Mejores Discos

[Recomendación] Against Me! – 23 Live Acts

El tumulto pasó de dentro a fuera. Tras una vida sintiéndose desplazada de su cuerpo, Laura Jane Grace decidió airear, con sus más próximos y luego con todo el mundo prensa mediante, su condición de afectada de disforia de género, y su intención de someterse a un tratamiento hormonal para dejar de ser físicamente Tom, “él”, y así conjugar con su parte mental y el deseo social de ser Laura, “ella”. Dio múltiples entrevistas, apareció en lugares insospechados para la líder de una banda de punk rock con raíces anarquistas como la revista Cosmopolitan, incluso colaborando con Joan Jett y con la propia Miley Cyrus. El alcance público de Laura Jane Grace y de Against Me! ha aumentado considerablemente. Algún fan más purista podría haberse preguntado alrededor de la música, de cómo afectaría todo esto a la vertiente creativa del asunto, el hecho fundacional del que deriva la relevancia mediática de una decisión tan privada como ésta.

Si ‘Transgender Dysphoria Blues’ fue una demostración sonora de que algo vital se había liberado dentro de Laura con todo esto, con una huida hacia delante en el sonido más punk del grupo, su traslación al directo, en ’23 Live Sex Acts’ pasa por encima cualquier reserva estilística que se pudiera tener con sus últimos discos. En la cara, a pleno pulmón y pasado de decibelios. Así es el disco, así debería ser el punk rock. Veintitrés cañonazos que no dejan respirar en casi ningún momento, que pueden extenuar al oyente de la pasión que rebozan. Con las novedades recientes de Inge Johansson al bajo e Atom Willard a la batería, auténticos gregarios bregados en mil bandas que le han venido como anillo al dedo al sonido y a la dinámica de Against Me!, que de un futuro incierto, ha pasado a girar como nunca y a planear ya un siguiente disco, como nos contó la propia Laura. No desmerece su compañero desde los inicios y mejor amigo, James Bowman, con sus coros característicos y el liderazgo vitamínico a la guitarra.

El disco, más allá de eliminar un poco de espacio vacío en medio de algunas canciones, está pensado con pura y radical honestidad. No es un primer concierto de la gira, son grabaciones en medio del meollo, hechas en ‘The Gritty Clit in Kiev’, antro de Indiana el 29 de febrero del 2014, con la voz de Laura incapaz de cantar algunas canciones con el tono del álbum del que vienen por puro agotamiento, parando ‘New Wave’ para abroncar la seguridad que no permitía al público saltar encima del escenario, con los coros de la gente emergiendo en la mezcla de vez en cuando, con finales atropellados, Laura arengado al grito de “tonight we’re gonna fuck shit up!”, y un largo etcétera de momentos que confieren al disco una inmediatez implacable.

El repaso a la discografía es extenso y muy representativo. Himnos de los inicios como ‘Walking Is Still Honest’ o ‘Pints Of Guiness Make You Strong’ inspiran a destrozar la habitación, tocados a la velocidad de la luz. ‘Cliché Guevara’ está, ‘Turn Those Clapping Hands into Angry Balled Fists’ es un maldito caos ensordecedor, también cortes de Searching For a Former Clearity (la tremenda reformulación de ‘How Low’ y la nueva letra de ‘Pretty Girls’), incluso la producción más edulcorada del White Crosses, salta por los aires cuando las canciones pasan por este directo. ‘White Crosses’, ‘High Pressure Low’, ‘I Was a Teenage Anarchist’ suenan con recobrada intensidad. No faltan las del último disco y un cierre instaurado en ésta última gira con ‘The Ocean’. En los bises, con ‘Sink Florida, Sink’, de las canciones del punk reciente que más incitan al coro colectivo, se siente aún más en la piel el caótico apogeo que se vivió aquella noche.

’23 Live Sex Acts’ no es un mero disco en directo de aquellos que se editan para cubrir expedientes o aprovechar el tirón del álbum que los precede. Aquí nos encontramos con el más fiel reflejo del poder que tienen Against Me! en vivo. Un documento de una época de liberación para su líder y testimonio de lo que sucedió en aquél lugar concreto, para reventar los oídos de quien se acerque a lo que se erige como uno de los mejores discos que han publicado. En la cara, a pleno pulmón y pasado de decibelios.

Nil Rubió
el autorNil Rubió
Periodista y sociólogo, escribe sobre música allí donde le dejan. Fuera de un concierto es alguien alienado. Un pogo sudoroso, un riff de Page o Iommi, olor a amplificador quemado, una melodía que te erice el vello, el "White Album", Strummer y Joey Ramone. Twitter: @nilruf | Web: www.nilrubio.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.