Mejores Discos

[Recomendación] Berri Txarrak – Denbora Da Poligrafo Bakarra (2014)

berri txarrak poligrafo

Tres cabezas tiene el dragón. Tres almas se reflejan en tres EP, de una banda que hace de la ductilidad virtud, y de su sello de calidad un sobreentendido. Este año Berri Txarrak celebra veinte de trayectoria, cómo pasa el tiempo que dicen. Para conmemorarlo han optado por hacer un viaje hacia las sonoridades que su evolución atesora y plasmarlas en un formato que, ejecutado con el cuidado que requiere, contiene la promesa de ser algo más que un mero documento, una bitácora de viaje o un estado de la cuestión en formato retrospectiva. Es algo más. «Denbora Da Poligrafo Bakarra» transcurre más allá, y se nos presenta en un total de veinte (como no podía ser de otra manera) canciones que por encima de todo, son otro ejercicio de creatividad y cura musical, de un grupo que ha conseguido dar por sentado algo tremendo, y es que nunca ofrecen más de lo mismo, pero sonando siempre plenamente identificables. No hay duda que una gran parte de esto recae a la constante temporal de los veinte años, el elemento de la ecuación siempre perenne, que ha crecido musical y personalmente todos este tiempo. Gorka Urbizu.

Desde la sublimación de los primeros años en el tremendo Libre©, disco que conjugaba metal y hardcore como pocos lo han hecho, hito brutal, con cada disco posterior hemos descubierto aún más nuevos horizontes y sonoridades, mientras la banda metamorfoseaba hacia un trío de rock del que solo se mantiene Gorka. Con el primer EP de la colección (Sutxakurrak), producido por el gran Ross Robinson (que ya trabajó en Haria) y grabado en Venice (California), que le da un toque expansivo y visceral, reconectamos por momentos con los primeros tiempos de Berri Txarrak, en especial en el tercer corte del EP, ‘Alegia’. Siete temas que coquetean con el pasado pero a la vez atesoran una continuidad evolutiva clara desde su anterior disco, un espíritu de proyección al futuro que abraza toda la colección. Lánguidos e inmensos riffs a lo Black Sabbath o Mastodon si se quiere establecer paralelismos actuales o arrebatos precisos y frenéticos. El más metalúrgico de los tres, también se toma desarrollados respiros marca de la casa, todo dentro de los pequeños cambios sonoros, de nuevos matices que aportan los últimos compañeros del proyecto en el último lustro, David González al bajo y Galder Izagirre a la batería.

Para el segundo se nos reserva la aventura más distinta, aquello que puede enervar al hooligan más intolerante, pero que con atente escucha delata lo orgánico y casi lógico (en términos musicales) del asunto. Con Ricky Falkner a la producción, grabado en Madrid, se rebaja la distorsión a cotas insólitas para Berri Txarrak, sonando cristalinos por momentos. Siete canciones bajo el nombre Helduleku Guztiak, un viraje contundente hacia piezas que sin olvidar la naturaleza rockera del asunto, conjugan los estribillos más indies que han escrito nunca (‘Bigarren Itzala’), con algún coqueteo bailable (‘Lemak, Aingurak) o sintetizador estallando (‘Bele Erraldiola’). Pero las tres que se elevan no solo del EP sino de la colección en sí, son la sublime ‘Poligrafo Bakarra’, el desarrollo exquisito de Helduleku Guztiak, o la más rockera del conjunto, con una línea de baja de aquellas que sobresalen, ’26 Segundotan’. El segundo EP es la mejor prueba que no siempre importa con que las rellenas, pues las buenas canciones las puedes tocar, si sabes, como te dé la gana.

Para el tercero y último, de nombre Xake-Mate Kultural Bat nos adentramos en la vertiente hardcore de Berri Txarrak, y claro, de entre las leyendas del género que se ponen a la producción, si puedes contar con Bill Stevensson y Jason Livermore, en su Blasting Room de Fort Collins, poca cosa más necesitarás fuera de tus canciones, para que el conjunto suene con el frenesí claro y atronador que el batería de Descendents imprime a sus producciones. Si a esto le juntamos la frescura con la que Berri Txarrak se aproxima a un género en revitalización, los seis cortes pasarán como lo que duran, una bienvenida exhalación de punk rock. El más directo de los tres, prosigue la impresionante tónica de todos, y es que no sobra nada.

Berri Txarrak se consagra de la forma más explícita posible, veinte años después de su fundación, como una banda de rock en mayúsculas, cada vez más versátil, y da la sensación que tomando lo mejor de las experiencias individuales y colectivas de sus miembros actuales. No puede negarse que hay cierta madurez en Denbora Da Poligrafo Bakarra, aquella que en vez de amedrentarte, te impulsa a tomar con seguridad los caminos que te apetecen. Veinte temas que celebran el pasado, nos hacen disfrutar el presente e iluminan el futuro, en un experimento (toma nota Dave Grohl) en el que se han hecho permeables a tres grandes influencias, dialogando musicalmente con ellas, y la probeta no les ha estallado en las manos, sino en los altavoces.

Nil Rubió
el autorNil Rubió
Periodista y sociólogo, escribe sobre música allí donde le dejan. Fuera de un concierto es alguien alienado. Un pogo sudoroso, un riff de Page o Iommi, olor a amplificador quemado, una melodía que te erice el vello, el "White Album", Strummer y Joey Ramone. Twitter: @nilruf | Web: www.nilrubio.com

4 comentarios

  • Bueno. yo diría que Berri Txarrak se consagró con el eskuak-ukabilak y que con Libre remataron la faena. Desde entonces nos han sorprendido y dejado con la boca abierta en cada disco, y éste, como no podía ser de otra manera es impresionante

    • Completamente de acuerdo. Se consagraron como banda hace mucho tiempo. Pero con éste, soy de la opinión que lo hacen como banda de rock más allá de géneros, matices y estilos.

  • Totalmente de acuerdo con la crítica. Para mí Berri Txarrak son la mejor banda de rock española de todos los tiempos y su seña de identidad son la calidad y la versatilidad. Lejos de estancarse, cada nuevo disco es un viaje nuevo, y este último es brutal, junto con Haria y Libre lo mejor que han parido. Enormes, como siempre

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.