[Recomendación] Caribou – Our Love (2014)

caribou our love

Un montón de cosas han pasado desde “Swim” (2010), el último disco de Dan Snaith como Caribou. La más significativa fue su debut electrónico como Daphni, “Jiaolong”, hace ya un par de años. Sus dos alter egos, el primero más accidental y el segundo más estudiado e intencionado, parecen haberse unido finalmente en “Our Love”. El primer corte del disco e indiscutible himno del verano, ‘Can’t Do It Without You’, podría servir como definición ambigua de canción de amor: después de cincuenta repeticiones, la frase deja de exprimir su significado afectivo y se convierte en un mantra, un recuerdo imborrable, un sentimiento intransferible. Por sí mismas, esas cinco sílabas no dicen nada, pero en el universo Caribou las palabras se solapan, se pierden en un bucle y vuelven a aparecer revestidas de más intenciones. I cannot do… I cannot do… No puedo. No puedo hacerlo sin ti. Esa apertura tiene algo de autodestructivo.

Más tarde, en ‘Second Change’, la chica misteriosa (Jessy Lanza en este track) tiene la oportunidad de tomar la palabra y pide una comunicación más clara, algo que no va a recibir a lo largo del LP. Snaith tiene sus obsesiones, y va a expresarlas como él quiere. Es un artista sensible a las repeticiones y a sus efectos, y con “Our Love” lleva aún más lejos el hedonismo que da vueltas sin sabotear el sentido de propulsión de sus temas, que avanzan en una órbita especial. Nos vemos a nosotros mismos en el centro de un club, porque el disco es incluso más accesible y bailable que “Swim”, copa en mano y nuestros problemas en la cabeza; Snaith hace de guía, ofrece su visión del amor y lanza preguntas con varias respuestas. Sin darnos cuenta, hemos pasado por varios estados emocionales en cuatro minutos en el centro de la pista.

Este músico cerebral, doctor en matemáticas y padre de familia ha unido en “Our Love” dos líneas muy diferentes de pensamiento. Plasma diferentes capítulos de una vida y resalta algunas líneas fugaces de conversaciones más trascendentales (Take me back / Where I belong / To get you back is all I ever need), combinándolas con esos circuitos de repetición (Our love / Our love / Our love / Our love / Our love). Equilibra logística y estrategias más sesudas con emociones, y ataca sus puntos de fusión con mayor simplicidad que en otras ocasiones. Ese pastiche de deep house, psicodelia, sintetizadores vaporosos, guitarras krautrock, IDM y líneas de bajo con personalidad característico de Caribou se deja ver en “Our Love”, pero estas tendencias le ceden terreno al corazón de la música dance. Este séptimo álbum pertenece a alguien que ha priorizado y ha puesto por delante la reinvención antes que regurgitar sus propios temas.

Es cierto que sus discos son deliberados y sofisticados, pero nunca resultan fríos o lejanos. Snaith utiliza esa precisión que tanto domina para empaparla de alma. Donde antes disfrutaba escondiendo sonidos en estructuras más enredadas, este séptimo disco se simplifica y se coloca justo enfrente del que lo escucha. Menos ecos, menos reverberación y, en general, mucho más humano y directo. Como producto completo resulta menos cohesionado y no alienta tanto a la reflexión como trabajos previos, pero cuenta con algunos de sus mejores temas de forma individual, y escuchar las creaciones de Snaith siempre resulta ser una experiencia rica y reconfortante de la que aprendemos. Esta mayor ligereza podría abrir nuevas líneas de actuación para Caribou, Daphni o Manitoba, y mientras siga contando con las cuerdas de Owen Pallett, podemos estar tranquilos. Quizá no sea la mole más sólida y brillante que tiene, pero su fórmula sigue funcionando, y el Snaith papá es mucho más maduro.

Escucha el disco al completo.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar