Mejores Discos

[Recomendación] Ex Hex – Rips (2014)

ex hex rips

Sobreproducción, complexidad laberíntica, grandilocuencia. A veces la música peca de esto, otras lo convierte en arte. Nada de lo primero se encuentra en Ex Hex, un proyecto casi extemporal liderado por Mary Timony, una de las mujeres que más tiene a decir sobre el rock alternativo y que todas las veces que lo requiera merece ser escuchada. Siempre asociada con bandas de calidad incuestionable pero no mucha exposición mediática, como los esenciales Helium, las ineludibles Wild Flag, o también en solitario. Esta vez, decide aparcar estructuras más tortuosas y coge el producto más fresco del supermercado de las ideas, lo aliña a base de un festival de riffs y solos, en un plato que se sirve crudo pero que reboza buen hacer y descaro.

Mary Timony lo quiere pasar bien, y así el tono del disco es directo, rockero y muy disfrutable. Se junta con Betsy Wright y Laura Harris en un autentico power trio, e hila la trama de su infancia y juventud musical, proyectando un sonido que suena liberado. Saca de su chistera, un cóctel de punk, hard-rock, glam y power-pop con sencillez, sin artificio sonoro y que expone los trucos más clásicos de aquél sonido que se remonta a finales de los setenta hacia delante, sin sonar forzado en ningún momento. Reverb extraterrenal, cuchillas por cuerdas, batería controlada en un beat que da para palmear hasta sangrar las manos y bajo marcando el pulsómetro. Timony saca su vertiente más macarra a la voz, acompañada por unos coros de puro chicle. Cae en un territorio en el que confluyen The Undertones, Ramones, The Runaways, Cheap Trick o Roxy Music, y viene como anillo al dedo para quien disfrutase enormemente el pasado año del impresionante regreso de Redd Kross. No en vano comparten sello.

En el poco más de media hora que dura, no hay un momento de aburrimiento. Doce temas que dan poco respiro, salvo un final que suelta un poco la tensión para empezar a ambientar la resaca posterior a la fiesta. ‘Don’t Wanna Lose’ empieza con un golpe y reverberando sobre un fraseo de Timony que desemboca en un estribillo que marca el listón. A partir de aquí, riff directo al tímpano y a disfrutar. ‘Beast’ la define su propio nombre en cómo entra la guitarra. Las estructuras se repiten pero sigue la inspiración en ‘Waste Your Time’, y así en cada tema. Más revolucionado en ‘You Fell Apart’, con ecos a T. Rex en ‘How You Got That Girl’… Mención aparte merece ‘New Kid’, que suenan como si se supieran la mejor banda de rock del mundo, jugando con el tempo, que aquí marca la aparición de un guitarreo rítmico que lo propulsa todo hacia ese lugar que no por concurrido al largo de la historia, implique que sea fácil llegar.

El manjar ofrecido es perversamente adictivo, desacomplejado y pornográfico para el oído de quien quiera hacer air guitar por la habitación. Producción clara, sonido sucio, no hay otra forma de escuchar “Rips” que no sea con los altavoces a todo volumen, para que estalle por todos los lados su bienvenida simplicidad conceptual. Con algunos de los ganchos pop y melodías más conseguidas de su carrera, Mary Timony se centra en la pura diversión por encima de todo, abandonando su vertiente más triste y confesional, con unas compañeras que le ayudan en ello, configurando una de las mejores bandas del año y un debut excelente. Un disco de un sonido físico como pocos se han publicado este año, que encuentra en aprovechar lo máximo de lo mínimo una receta sonora redonda. Puro rock ‘n’ roll.

Nil Rubió
el autorNil Rubió
Periodista y sociólogo, escribe sobre música allí donde le dejan. Fuera de un concierto es alguien alienado. Un pogo sudoroso, un riff de Page o Iommi, olor a amplificador quemado, una melodía que te erice el vello, el "White Album", Strummer y Joey Ramone. Twitter: @nilruf | Web: www.nilrubio.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.