Mejores Discos

[Recomendación] Susanne Sundfør – Ten Love Songs

susanne sundfor

Susanne Sundfor se colocó en el número 1 de las listas de su Noruega natal en 2012 con ‘The Silicone Veil’, el disco con el que también debutó en tierras inglesas. Después de su estreno internacional (aceptamos UK como descubridora oficial de talentos), le surgieron trabajos como churros: dos temas junto a sus vecinos Röyksopp, el tema principal de la película Oblivion con Anthony Gonzalez de M83, una cover de Depeche Mode, un remix de Maps, la producción del primer disco de Bow To Each Other… En 2014 respondió a las necesidades de su propia musa y escribió, compuso, orquestó y produjo un disco precioso, heterogéneo, maduro y delicado que ve la luz este lunes 16 de febrero. Su recién nacido es un canto a la libertad artística y la independencia: se ha hecho a su manera, enfrentándose a los miedos de la auto-producción, y el resultado son diez cortes brillantes en forma y contenido.

Su sexto álbum de estudio se ha convertido en el más personal y, a su vez, en el más mainstream, no en cuanto a sonido sino en términos expresivos. Hay mucha magia y ciertas posibilidades en el pop con las que no cuenta ningún otro género, y el de Susanne Sundfør aplica perfectamente sus texturas y estructuras para subvertirlas. ‘Ten Love Songs’ es un retrato pop emborronado por ritmos tribales que a veces bordean lo industrial, electro ochentero e incluso órganos de iglesia. Habla de la dicotomía que experimenta el corazón humano: contradicciones y éxtasis, miedos y esperanzas, traiciones y lealtades. Empieza con un lamento y acaba con su visión distópica de un mundo sin amor. Las emociones nos alejan de convertirnos en robots, y ella cuenta en sus entrevistas que la primera idea fue crear un disco sobre violencia, y aunque esa fiereza se nota en algunos temas, acabó convirtiéndose en un disco lleno de canciones sobre relaciones humanas.

susanne

You took off my dress and you never put it on again”. A mitad del camino el oyente se tropieza con el monolito de piedra bajo el que se vertebra todo el disco: los 10 minutos de “Memorial” crecen en intensidad junto a una orquesta de cámara que refleja la vulnerabilidad y el amplio rango de emociones humanas en las que quería centrarse Susanne. “Fade Away” comparte una energía muy Queen; “Delirious”, “Insects”, “Accelerate” y “Kamikaze” son trallazos más oscuros y agresivos; “Slowly” es más digerible y tradicional; y las power-balads de aire fantástico como “Trust Me” o “Silencer” son ya un sello de identidad en la discografía de la noruega, al igual que los cambios de tonalidad en medio de las canciones.

A nivel global, la travesía forma un paseo explosivo y a ratos desesperado por los riachuelos helados de los países nórdicos, y desde España cuesta creer que la intimidad, la experimentación, la singularidad y el buen hacer que impregna ‘Ten Love Songs’ pueda llegar al número uno en las listas de ventas en su país natal. Hace un par de semanas, Toundra sorprendían subiendo hasta el número dos, por debajo de Alborán y un puesto por encima de Melendi; y lo pavoroso del mercado patrio se convierte en un verdadero descampado conociendo casos como el de Susanne Sundfør en Noruega. Stay away from the charts.

Susanne Sundfør – Ten Love Songs

Azul Corrosivo
Comunicadora de profesión y vocación; torpe de corazón. Escribe sobre videojuegos en Mondo Píxel y Hobby Consolas. Tiene un peluche que se llama Mozzarella. Twitter: @AzulCorrosivo - Blog: azulcorrosivo.blogspot.com.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.