Mejores Discos

[Recomendación] Ty Segall – Manipulator (2014)

«Manipulator» es la última joya del inquieto Ty Segall y su trabajo más extenso hasta la fecha ya que cuenta con 17 canciones. Sus detractores dirán que desde 2008 el californiano no ha parado de grabar discos, colaborar en proyectos y producir LP’s lo que alimenta el mito que cantidad no es sinónimo de calidad pero Segall ha desmontado rápidamente esa posibilidad. Es verdad que el rubio es uno de los artistas más prolíficos de su generación, y ya a sus 27 años es considerado un referente de la movida punk garage de la Costa Oeste, pero esto no implica que grabe todo lo que le sale de su mente inquieta e hiperactiva. Si algo ha demostrado Ty en estos 6 años de carrera es que todo tiene un sentido, desde al acústico «Sleeper» hasta el psicodélico «Slaughterhouse«. Todos y cada uno de ellos reflejan lo que el artista quiere transmitir con su personalidad y en cada momento de su vida, si le sumamos su directo aplastante con su nueva (vieja) banda (Mikal Cronin al bajo, Charlie Moothart a la guitarra y Emily Rose Epstein a la batería) el resultado es una carrera basada en riffs, calidad musical y mucho esfuerzo.

«Manipulator» representa la pausa inevitable que tenía que llegar sí o sí, un doble LP que se ha demorado más de un año en ser producido (escritura y grabación) algo inusual en él, ya que sus otros trabajos eran grabados apenas componía las canciones. ¿El resultado? Un sonido más detallista, con una mejor forma y una gama de sonidos que antes no había logrado compenetrar. Solos de guitarra, esencia de rock británico, glam rock, garage, mucho setenta y psicodelia en un LP que el propio Ty se ha encargado de tocar todos los instrumentos salvo en una sola pista que si lo hace con la ayuda de su Ty Segall Band.

Observamos a un Ty Segall que se ha puesto el traje de gala para competir en las grandes ligas y un séptimo disco que cumple con las mentadas 4P’s (pop, punk, progresivo y psicodelia). La evolución de su obra nos muestra a un artista que a pesar de no llegar a los 30 años, está en constante transformación con palpables torrentes de guitarras fuzz y distorsiones. El cambio es notorio si se le compara con otros discos como «Melt» o «Lemons» pasando por «Twins«. Se ve reflejada una mejoría y haber dejado atrás ese sonido lo-fi de sus inicios. Ya nos lo hizo notar en el tremendo disco de su grupo Fuzz, con una influencia cargada de Black Sabbath en el que el caos está bien encausado. ‘Feel‘, el primer single y adelanto en forma de 7″ del Manipulator ya nos mostraba ese rock setentero que había desarrollado en Fuzz. Un torrente de rock clásico y contundente en su máxima expresión, carente de cualquier truco moderno o algún efecto muy común en algunos nuevos artistas. Cualquier parecido con Jack White es mera coincidencia.

Es notoria la influencia de los tardíos setentas y sus tintes psicodélicos en su último trabajo pero sin abandonar sus raíces garage. Ganchos de power pop, llenos de fuzz como ‘Green Belly‘ basado en una poderosa línea de guitarra habilidosa que hacen que rebaje el sonido sucio que antes había alcanzado con discos como el «Reverse Sharck Attack» o el «Hair«. Canciones como ‘Tall Man Skinny Lady‘, ‘Mister Man‘ o ‘The Clock‘ en las que domina la percusión y una influencia notoria de David Bowie. ‘The Singer‘ y el falsete en su máxima expresión para esos coros agridulces tirando a dulzones o el psych-fok de ‘The Faker‘ y ese homenaje a T-Rex.

Otro elemento a destacar es la uniformidad y secuencia de cada canción, magistralmente ordenada en un disco muy bien producido. Temas agresivos y cautivadores que te atrapan son la base de este LP, como por ejemplo ‘Green Belly‘ y ese dejo acústico que te encandila para dar paso a ‘Connection Man‘, donde su esencia garage sale a relucir, riffs apisonadores y una línea de bajo milimétrica. ‘The Hand‘ es una canción que podría resumir este disco perfectamente, comienza de manera tranquila con una guitarra acústica melódica para dar paso a un estruendosa cascada de riffs psicodélicos que te llevan por delante y ojo que es un tema de casi 5 minutos. También hay espacio para la introspección en canciones como ‘Susie Thumb‘ o la potente y pesada ‘The Feels‘.

«Manipulator» es un retroceso en el tiempo y un homenaje al rock clásico en tiempos donde grupos abusan de efectos, reverbs y demás. Ty Segall escarba en el pasado, en la columna vertebral del rock para entregar un disco que nos hace recuperar la fe. Su éxito reside en que pese a tener un sonido «clásico» es totalmente adaptable a los tiempos que corren, si a eso le sumas la energía de una banda bien compenetrada, no se puede pedir mucho más. El rubio ha sacado su disco más medido, más definido y más ecléctico, Manipulator exige calma en su escucha, una calma que hasta el mismo Ty Segall ha alcanzado. Ahora que parece haber dado el salto al mainstream, resta saber si es capaz de manejar la presión y saber convivir con ella, él mismo se ha forjado la imagen que tiene y parece que le ha llegado el momento de abandonar el underground para batallar en donde muy pocos tienen cabida.

Sebas Rosas
el autorSebas Rosas
BELIEVE IN THE ANTI † † † Twitter: @sebastopol17

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.