Mejores Discos

Squarepusher – Be Up A Hello | Crítica

squarepusher be up a hello

Cinco años después de su último trabajo tenemos con nosotros lo nuevo de una de las figuras que proyectase y “empujase” los límites de la electrónica en los años 90. “Be Up a Hello” es el decimocuarto trabajo de Squarepusher en solitario, un “back to the basics” después del intrépido “Damogen Furies”, lo que no implica un retorno a un lugar seguro; sino un nuevo juego con los límites. Tom Jenkinson nos vuelve a lanzar décadas después un disco de puro acid, con ritmos y breaks encendidos, distorsiones por doquier, y un uso de los sintetizadores analógicos clásico y delirante.

La carrera de Jenkinson está marcada por una incansable pesquisa del cambio: cuando no aprovecha su talento como bajista, se lanza al ambient, colabora con orquestas o mezcla de forma inmejorable el jazz con el IDM. Pero durante los últimos años, Jenkinson ha pasado por algún que otro momento desagradable (en Quietus lo comenta someramente) que le ha hecho querer homenajear o abrazar su pasado; pero no de una forma nostálgica ni anquilosada, sino con una energía enorme y con una frescura que ya quisieran algunos debutantes. “Be Up a Hello” abre con una sintética y casi música chip ‘Oberlove’. Tanto ella como ‘Hitsonu’ son las más desenfadadas y tienen ese deje a videojuego que le resta carga nerviosa a las alocadas combinaciones de cajas de ritmos, pero esta sensación recreativa se irá diluyendo a medida que avance el álbum.

 ‘Nervelevers’ es tal vez uno de los títulos más acertados de lo que llevamos de año. Una canción rompe cartílagos que energiza y desata al que la oye. Es interesante ver a Squarepusher regresar a un estilo en el que a otros artistas les cuesta tanto desenvolverse con acierto, haciéndolo además con tanta soltura. El acid no deja de aparecérsenos como un nicho, un género para atrapados que sólo localiza su mercado en festivales de ámbito altamente experimental, y que sin embargo practican desde hace más de dos décadas varios de los artistas más influyentes de la música vanguardista de nuestra era. Como si de un visionario (odiosa palabra) se tratase, Jenkinson juega con este estilo, sin ninguna expectativa de reconocimiento ni de trascendencia, convirtiendo este “Be Up a Hello” en un enorme y divertidísimo “me importa una mierda” que sólo prensa especializada y público curtido en este sonido plúmbeo podrán disfrutar o reconocer.

No menos acertado es el título de ‘Speedcrank’, otra maníaca propuesta para desencajar mandíbulas. Su progresiva añadidura de flashes reverberados al enfervorizado ritmo central, que recuerda holgadamente a Ceepax Acid Crew o AFX empieza a oscurecer definitivamente el LP. Aún con ello nos quedan dos pistas “ambientales”, como son la emotiva ‘Detroit People Mover’ y el tétrico cierre ’80 Ondula’ con un apabullante y profundo leitmotiv sintético que despide de forma especialmente solemne este “Be Up a Hello”. De la sexta a la octava encontraremos entonces las canciones más intensas: dos de ellas, ‘Vortrack’ y ‘Terminal Slam’ sendos singles que resumen perfectamente la “perversa diversión” del disco y como sumario ‘Mekrev Bass’, un corte sin parangón que hará delicias y derretirá los tímpanos de los amantes del primer Squarepusher.

“Be Up a Hello” es más una demostración de poder que una ampliación de miras. Aún con ello, resulta difícil sentarse a escucharlo y no terminar con una sensación de extrema crudeza y futurismo (resulta difícil en general quedarse sentado escuchándolo). Si bien Squarepusher no ha vuelto a dar un giro desorientador para su nuevo álbum, el británico, a estas alturas de partido, tampoco parece necesitarlo. Su música habla por sí sola y lo hace de una forma mecanizada, surrealista y sin embargo extremadamente visceral y humana.

Escucha en streaming el nuevo disco de Squarepusher.

Resumen de la crítica:

Nota:7.8

Pros

  • Del tema 6 al 8
  • Lo sencillo que parece en manos de las personas adecuadas

Contras

  • No apto para cardíacos

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.