Mejores Discos

Teenage Fanclub – Here [Recomendación]

Aquello de los inventos con gaseosa quizás lo idearon Norman Blake, Gerard Love y Raymond McGinley, la MSN de Teenage Fanclub. ¿Por qué? Pues porque después de más de 25 años de carrera siguen siendo capaces de sacar nuevo material y de una forma muy digna. Y lo hacen airosos porque se dedican a lo que saben, a lo que siempre han sabido hacer. No de la misma forma y con otra intensidad, pero en esencia, pop de manual. Delicado y efectista. Redondo como un balón y certero como una flecha. Si se te dan bien los arroces, los días importantes no te metas a la cocina a hacer pasteles de arándanos.

Así pues ‘Here’, el noveno álbum de Teenage Fanclub nos deja dos importantes lecciones. Por un lado, si haces una cosa bien, sigue haciéndola, que todo te va a ir mejor que probando estridencias que no te pegan. Y la segunda, que los escoceses siguen en muy buena forma. La senectud parece que les vuelve a sentar bien. ‘Here’ es un disco notable y consistente. Mejor parado que sus predecesores, ‘Shadows’ (2010) o ‘Man-made’ (2005). Ha valido la pena esperarse 6 años. ‘I’m in love’, el primer sencillo y corte que abre el álbum, es la mejor muestra de ello. Denota cuando Blake se pone a la cabeza y vuelve a sacar la enésima canción pop perfecta por los cuatro costados. Una melodía pulcra, reconocible y vibrante. Y una letra hablando de amor (¿de qué si no?). La tortilla de patatas de la música popular. Sencillez y tradición que siempre sabe bien mas vayan pasando los años. Lo mismo con ‘The Darkest Part Of The Night’. Delicadeza y guitarras flotantes. Amor y masculinidad bien entendida. Porque hay que ser muy hombre para poder cantar estas cosas y que suene tan sincero y jodidamente visceral. ‘Hold on’ también podría bien entrar en este grupo de la melodía pegajosa y el estribillo girante. Canciones que son como aquellos días, que no sabes bien por qué, pero te sientes bien. Hay café recién hecho y camisas bien planchadas. Calidez en ambiente y en el vientre y tienes aquella sensación que el mundo es un lugar, a fin de cuentas, agradable para pasar por él.

Pero este ‘Here’ va más allá. También encontramos piezas más intimistas como ‘I have nothing more to say’ o más tiradas a la experimentación de texturas y sonidos un poco menos cristalinos y más matizados. ‘I was beautiful when I was alive’ o ‘Steady state’ son eso y la mejor representación de los contrapesos dentro de Teenage Fanclub entre Blake, Love y McGinley. Y que así sea durante muchos años. Porque necesitamos bandas como TFC. Para recordarnos aquello de la belleza de la cotidianidad y lo del lugar no tan grisáceo para vivir en él. Parece mentira que tengan que venir gentes de Escocia, tierra de paraguas y pies mojados por la lluvia, para recordarnos tal cosa. Pero no es nada nuevo que de allí sigan saliendo puras joyas de la constelación pop.

Resumen de la crítica:

Nota8
Oscar Villalibre
Redactor en Binaural desde hace más de 3 años. El pop y el soul son el motor. Las guitarras afiladas, las trompetas y los violines el mejor impulso. Twitter: @oscarvillalibre

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.