DestacadosMejores Discos

The National – Sleep Well Beast [Recomendación]

the national sleep well beast

Con mucha discreción, sobriedad y poco -a priori- nuevo que ofrecer, The National se han ido haciendo un hueco en la escena del rock alternativo de nuestro siglo. El quinteto de Ohio que lanzase hace ya 10 años (que se dice pronto) el sobresaliente “Boxer”, ha estado esta década puliendo su sonido hasta consumar su estilo y cohesionarlo en este “Sleep Well Beast”, su séptimo álbum de estudio. Porque la última referencia discográfica de Matt Berninger y compañía es precisamente en la que mejor se amalgama el trabajo de cada uno de los miembros, en el que todo suena más que nunca en su justo lugar. Si En “High Violet” muchas veces la sección musical parecía totalmente separada de la vocal, en “Trouble Will Find Me” este problema comenzó a disiparse, hasta encontrar el equilibrio ideal entre las partes en este 2017.

Es mucho más fácil comprender esta progresión dada la cantidad de proyectos colaborativos en los que la banda se ha inmiscuido en estos últimos cuatro años (razón de más para que les haya llevado más tiempo firmar este disco). Como ellos mismos nos comentaron recientemente en una entrevista concedida a nuestra web, a este ímpetu por trabajar con otros artistas, se ha unido el de crear un nuevo estudio y de ahí buscar nuevos sonidos, siempre desde la seriedad que caracteriza su identidad musical. Los álbumes de EL VY o LNZNDRF son algunos de los -muchos- lugares donde los miembros de The National han tenido la cabeza metida estos cursos, y su impronta experimental y postpunk (como siempre) impregnan con fuerza este pulidísimo “Sleep Well Beast”. A un sinfín de baterías frenéticas las comienzan a rodear sintetizadores espaciales como en ‘Walk It Back’, que sin embargo no desentonan con las apenadas melodías de guitarra o los arreglos de cuerda orquestales.

the national sleep well beast critica

También el propio Berninger suena especialmente sereno en este disco (con la excepción de ‘Turtleneck’, que parece un directo). La sección lírica, de nuevo compuesta por él y su esposa, toca aquí y allá hablando del difícil reto de llevar un matrimonio, planteando momentos especialmente dramáticos que la terapia de la propia música les evita atravesar. Aunque “Sleep Well Beast” podía parecer primeramente un disco especialmente político de The National, acaba más resultando en uno que habla de los sentimientos surgidos de la situación en los Estados Unidos. No trabaja sobre el problema en sí, sino en sus consecuencias y el malestar que genera la circunstancia, siendo más honesto y menos pretencioso.

La producción tan homogénea en un principio da la sensación de que este es el disco menos “coreable” de los de Ohio, pero vuelve a pasar lo que con cualquier LP bien cimentado; a través de las escuchas varias canciones empiezan a destacar por sí solas. A la fantástica ‘The System Only Dreams in Total Darkness’ se unen ‘Day I Die’, ‘I’ll Destroy You’ o ‘Guilty Party’. El punto en común de toda esta carne de directo son sus bases rítmicas aceleradas e intensas. The National siempre parecen más cómodos en esta aflicción desgarrada y nerviosa, aunque no faltan en el disco otras grandes baladas con ‘Born To Beg’.

Junto a esta coherencia global, el otro punto más destacable de “Sleep Well Beast” son los pequeños detalles experimentales. En una escucha tranquila y detallada uno siempre puede descubrir un novísimo e inesperado elemento dentro de cada corte, que se amolda de forma liviana y camaleónica a el resto de recursos de The National. Las partes más destacables se las llevan las cajas de ritmos de algunos de los temas mencionados anteriormente, los coros femeninos de otros dos o tres, y la culminación en el soberbio cierre, que da nombre al disco (que por acercarse se acerca hasta a alguna composición de Steve Reich).

En un inesperado giro de los acontecimientos, sin perder identidad y sin cambiar ninguna base de su estilo, The National firman un séptimo disco sorprendente a la par que reconfortante. Parece que abrirse a la escena y acercarse al trabajo de muchos otros artistas (no olvidemos a Justin Vernon) les ha ayudado a orientar mejor que nunca su propio sonido, después de 18 años de andadura.

 

Resumen de la crítica:

Nota8.3

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.