Mejores Discos

[Recomendación] TV On The Radio – Seeds (2014)

tv on the radio seeds

Hay algunas bandas, unas pocas, que suelen generar unanimidad en la alabanza y un respeto más o menos transversal. Son aquellas que no gozan de titulares inmensos, pero que con el tiempo, disco a disco, y el buen trabajo consiguen generar respeto entre el público. TV On The Radio es una de estas bandas. Desde que allá por 2003 apareciera su primera referencia, el EP ‘Young Liars’, los de Brooklyn han cimentado un sonido ecléctico, repleto de matices y dando muestras de la supremacía negra en el asunto musical. Del afro-punk y rock más duro, al regocijo en las mieles del pop, y, finalmente, a la comunión sin vergüenzas con los sonidos más sintetizados. Una montaña rusa estilística con la guía de la calidad como patrón.

Una historia, en definitiva, repleta de buenos discos. Una narración que no contenía capítulos nuevos desde el magnético ‘Nine Types of Light’ (Interscope, 2011), y que por fin tiene nuevo tomo. Acabándose 2014 ha llegado ‘Seeds’, su quinto álbum de estudio. Con colorista portada y cromática sonoridad. Aquí la esencia sigue siendo la misma. Nueva York, intelectualidad bien entendida, una prodigiosa aptitud para la melodía bien trenzada, negratas molones y la puta genialidad escenificada en la voz de Tunde Adembipe. Respeto. ‘Seeds’ contiene alguna dosis más de mermelada de fresa de lo que nos tenían acostumbrados en sus orígenes, pero que ya se vislumbraba en su anterior disco. Aquí hay el añadido de los sintetizadores, bien presentes en la mayoría de cortes. Y una majestuosidad en la producción como viene siendo habitual. Multitud de matices. Un conjunto bien armado, con buenos espaldarazos de guitarra y ya menos tímidas invitaciones al baile.

“How much do I love you? How hard must we try? To set into motion a love divine?” Primera invitación al amor y al tormento en ‘Quartz’, primer corte del disco. Un inicio sosegado que viene seguido de ‘Careful You’, una de las piezas más sintetizadas. Canto de amor afrancesado.

Un respiro inicial para llegar al primer bombazo que es ‘Could you’. Donde aparecen de nuevo los TVOTR más vitaminados. Ritmo y soltura. Rasgados de guitarra marca de la casa y pies en Polvorosa. Camisetas sudadas y brazos en alto. Más amor incondicional. Cantos de desespero y caídas largas hacia el sollozo que llegan con ‘Happy Idiot’, primer single de ‘Seeds’. Lamento bailable y la obstinación negra por los coches. No es para el que les escribe la mejor canción del disco pero sí un corte con todos los ingredientes para un sencillo manido.

Otras pistas como ‘Test Pilot’ (más referencias automovilísticas) y las increíbles segundas voces de Kyp Malone; o ‘Ride’, que aunque no aparezca en una lona en el Born barcelonés es un vocablo que nos transporta a esta gran creación marca de la casa. Ritmo y elegancia negra. Un continuo en todos los trabajos de TV On The Radio. Que buenos son los chicos de la tele en la radio.

Clase con pelo afro y gafas imposibles. Remachada en otras canciones reseñables como ‘Winter’, dosis de guitarra para los melancólicos de ‘Desperate Yotuh, Bloodthirsty Babes’ (Touch and Go, 2004). O ‘Love Stained’, la elevación y conjugación ulterior de la esencia de este ‘Seeds’. Líneas sintéticas. Porciones vocales esponjosos. Subidas y bajadas. Pasajes oscuros que transitan entre estribillos alicatados y vocalmente sublimes. Gloria en la tierra para los profetas del amor torturado. Un buen resumen, pues, de lo que significa este disco. El primero desde la muerte del bajista Gerard Smith, en 2011. Orgulloso homenaje. Un sentido recuerdo para los caídos y una alabanza a una banda que no cesa de buscar nuevas sonoridades, siempre partiendo de las coordenadas estilísticas que les han llevado a un reconocimiento, por fortuna, bastante generalizado.

Un trabajo que seguro encontrará detractores por no ser lo esperado. Pero en esto de la música el gusto va por barrios. Las canciones no son buenas o malas. Nos gustan, las detestamos o las endiosamos. En este tercer grupo van, personalmente, TVOTR. ‘Seeds’ ha llegado a finales de año, pero seguro que se colará en las listas de lo mejor de la cosecha de 2014.

Oscar Villalibre
Redactor en Binaural desde hace más de 3 años. El pop y el soul son el motor. Las guitarras afiladas, las trompetas y los violines el mejor impulso. Twitter: @oscarvillalibre

1 comentario

  • Igual han perdido algo del ácido y las aristas de sus comienzos pero conservan una clase y un estilo inconfundibles. De lo que más me ha gustado este año. Y me alegra.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.