DestacadosMejores Discos

Yves Tumor – Heaven to a Tortured Mind | Crítica

yves tumor heaven to a tortured mind

Empecemos con un importante cumplido: Yves Tumor es uno de los músicos más prolíficos y eclécticos de los últimos años. Lo mismo te abruma con un ambient psíquico, te planta un tema de techno desollador, que se marca un corte de funk sensual y divertidísimo. Si Yves Tumor en su debut como tal en Warp, “Safe in the Hands of Love” hacía una breve pero intensa recolección de casi todos sus intereses, en su segundo trabajo con el celebérrimo sello se centra en uno de esos nichos, el que parecía mencionar en las pocas entrevistas que ha concedido como uno de sus grandes objetivos: el funk y el soul rock. “Heaven to a Tortured Mind” es un disco especialmente homogéneo, cadencioso, “comercial” e inquietante, en el que un alienígena (Sam Bowie) parece haberse tragado el cuerpo de James Brown, que ahora se nos muestra lánguido e infecto; entre la androginia y una exacerbada y perversa sexualidad.

Así, como una retorcida estrella del pop, Bowie nos muestra otro recoveco de su complejo y cambiante personaje. Esta máscara, que sin duda es un sonido que sorprenderá encontrar en Warp (aunque últimamente también han fichado a Squid, diluyendo ese aspecto de electrónica experimental que siempre ofrecen) es, con diferencia, la más accesible de Yves Tumor hasta la fecha. Un rock rabioso y caótico, con unos grooves sofocantes, canciones que apenas sobrepasan los tres minutos; voz presente en todos los temas… Pero ello no implica que Sam Bowie haya escatimado en ruido y violencia. La otra característica de “Heaven To a Tortured Mind” es precisamente esa tensión entre la euforia y los ojos desorbitados. Un frenesí y un nervio palpables acompañan casi todo el LP, que es de los mejores de lo que va de año describiendo la angustia que supone estar vivo en 2020.

“Heaven To a Tortured Mind” es desde ya uno de los discos más enajenados de la década. Tanto éste como el anterior trabajo de Bowie no dejan de incluir en sus títulos palabras tan conciliadoras como “amor” o “paraíso”, para sin embargo ofrecernos una efusiva ración de crueldad, un zarandeo anímico sin parangón. Recuerda tal vez, a esa actitud acaparadora de Iceage, que tratan de abarcar dentro de sus canciones las distintas virtudes y emociones a priori irreconciliables de la experiencia humana. En este caso Yves Tumor logra su objetivo con creces: un bajo con un ritmo encendido y voluptuoso conduce absolutamente todo el trabajo, ya sea los falsetes de ‘Hasdallen Lights’ o el R&B hedonista de ‘Romanticist’.

En su nuevo trabajo Yves Tumor apenas deja espacio para la relajación, pero en vez de envolvernos en un ambiente especialmente reflexivo, terrorífico o subterráneo, substituye esa posible realización por un goce inmediato y constante.  Todo “Heaven to a Tortured Mind” es un disco de hits y pop. Está construido para poder empezarse desde cualquier punto, recortarse en singles, atraer a un público bastante más importante que sus predecesores… Y todo ello sin dejar de lado esa enigmática marca de agua que Sam Bowie le aporta a todo lo que toca. Este es, de algún modo, el paraíso artificial para una mente desquiciada por la época actual; y en ese sentido es un álbum redondo.

Aunque de tan seguro que suena Sam Bowie parece pecar de utilizar unos recursos excesivamente asequibles, esta impresión no tarda mucho en disolverse. Hay muy pocos artistas haciendo trabajos de este calibre melódico en el rock actual y más teniendo en cuenta la enorme cantidad de diferentes capacidades que nos ha mostrado Bowie en los últimos años. “Heaven to a Tortured Mind” es un aspirante a todo este año, describe de forma fehaciente, accesible y sugestiva nuestro momento actual; y lo hace sin pecar de predecible ni caer en clichés. Un enema de euforia, rabia y energía para días de inquietante calma y forzado sosiego, que puede terminar por convertirse en una de las referencias más relevantes de su autor, o al menos en la que le lance a la (ya insinuada) cabeza del círculo de festivales y giras internacional.

Streaming de «Heaven To A Tortured Mind» de Yves Tumor:

Resumen de la crítica:

Nota:8.4

Pros

  • El Groove todo el trabajo
  • La improbable capacidad de Bowie para sacar un disco tan contundente de este estilo

Contras

  • El videoclip de ‘Gospel for A New Century’: entre Hellboy y una fantasía estereotipada de cruising

1 comentario

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.