Críticas

Rejjie Snow – Baw Baw Black Sheep | Crítica

rejjie snow baw baw black sheep

Con una reconversión muy irónica y personal del título de una canción infantil clásica de la lengua anglosajona, Alex Anyaegbunam nos presenta el que es su segundo disco de estudio bajo el sobrenombre de Rejjie Snow. Después de habernos abierto las puertas a su lado más vulnerable y melancólico tras el pasado “Dear Annie” (BMG, 2018) el rapero irlandés opta por deshacerse de ataduras emocionales y de lastres intensos para apostar por una oda al ritmo y a las mieles del disfrute lisérgico.

En “Baw Baw Black Sheep” (BMG, 2021) Snow decide que es el momento y el lugar para tomar un respiro, encenderse un cigarro aliñado y relajarse. Sin embargo, lo hace sin caer en frivolidades, pues lo que nos ofrece a través de sus catorce pistas es un viaje cinematográfico e introspectivo hacia determinados puntos de su memoria. Así es como, en palabras del propio artista de Dublín, toma el rol de un “pseudo-Willy Wonka” que ofrece al oyente una visita guiada por la fábrica musical que es su mente.

Una voz aguda que nos acompañará durante varios pasajes del disco y la mano del productor musical norteamericano Cam O’bi sirven como carta de presentación a este LP. No es la primera vez que Cameron Osteen (conocido por sus créditos en los trabajos de Chance the Rapper o Noname) mueve los hilos detrás de la producción de un trabajo de Rejjie Snow, pero en esta ocasión, la presencia y relevancia que adquiere el productor y cantante de Las Vegas en un trabajo del irlandés es la más destacada hasta la fecha, teniendo así su firma en algunas de las pistas más relevantes del álbum. Sirva este hecho para hacer acopio y mención del tema que comparten ambos con el ya desaparecido MF DOOM, icono inclasificable de la escena y héroe personal de Snow. ‘Cookie Chips’ fue el primer adelanto que pudimos testar de este nuevo álbum, en un ya muy lejano verano de 2020, cuando todavía desconocíamos el trágico destino que aguardaba a Daniel Dumile.

Fue por aquel entonces cuando Snow anunciaba la reinvención absoluta y total de su persona artística, que culmina ahora gestando uno de los trabajos más experimentales y oníricos que probablemente veamos en la escena del R&B este año. A medida que el álbum avanza, comenzamos a ser conscientes de que estamos sumergidos en una banda sonora delirante que interconecta sus piezas y envuelve nuestros oídos con interludios llenos de diálogo y escenografía. La de MF DOOM no es la única voz que se deja caer por “BBBS”, pues este demente pasaje cuenta a su vez con una nutrida lista de otros muchos actores invitados a leer sus líneas de guión. Es el caso de la cantante Tinashe, encargada de darle un empujón groove al álbum con su ‘Disco Pantz’, que da exactamente lo que sus ingredientes prometen. ‘Oreos deja la puerta abierta a que reconozcamos el spoken word del poeta J. Ivy, que precedido de un peculiar y divertido interludio, da paso a que la palabra cocaína se repita en bucle entre ritmos de batería y arreglos jazzísticos.

La vibración general en la que se mueve el disco es relativamente similar durante todo su transcurso. Abraza esos momentos tan diferentes y contrapuestos de un trip, como la subida (‘Shooting Star’) y la bajada (‘Relax’, donde además tiene a bien colaborar con el trío californiano grouptherapy.), pero su esencia, que convenientemente entremezcla toques de Hip-Hop, R&B y Jazz, permanece cuidada e intacta. La coherencia estilística de “Baw Baw Black Sheep” comparte además espacio con la acertada manera en la que nos hace partícipes de ese deambular nostálgico, donde hace uso de un manido pero honesto abanico de recursos noventeros y nos tiende la mano a algunos de los resquicios de su memoria.   

Resumen de la crítica:

Nota:7.1

Pros

  • Reinvención de su alter-ego musical, ofreciéndonos la oportunidad de desengranar más capas de su capacidad creativa
  • Invitación abierta a adentrarnos en una obra onírica y cinematográfica envolvente de la que acabamos sintiéndonos parte
  • Cohesión acertada de géneros, que entremezclados crean una deliciosa fusión de Hip-Hop, R&B y Jazz moderno

Contras

  • Aún siendo acertada, esa fórmula que combina arreglos de corte noventero puede acabar resultando algo trillada y repetitiva

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.