CríticasDestacados

‘Patience’, la vuelta comedida de Tame Impala

tame impala patience

“¿Hemos retrocedido del todo, hasta el punto de partida?”, se pregunta Parker en su vuelta a los comandos de Tame Impala. Es una pregunta que no precisa de respuesta, sino de reflexión: en la carrera de todo artista que ha tocado el cielo con las manos, se confirma y reconfirma que el factor tiempo no perdona a nadie. Ni a un músico archiconocido y consolidado como Kevin Parker, cuya carrera todavía parece ir al alza. El tiempo puede ser determinante hasta el punto de cuestionarse si Tame Imapala seguirá aterrizando de pie en sus saltos a la fe después de 4 añazos de inactividad (el lapso más dilatado entre disco y disco hasta la fecha, sin tener en cuenta sus fugaces colaboraciones con Mark Ronson, ZHU o Travis Scott, entre otros). Aunque no deja de ser curioso que, por otra parte, el tiempo parezca ser el principal responsable de diluirlas. Como respuesta explícita a todo llega ‘Patience‘, ese primer single desde 2015 que trata de lidiar con los ciclos y las fases de la vida.

Claro está que con el tiempo la expectativa engorda: “La gente me pregunta todo el tiempo, cada vez que acabo con un show”, suelta Parker en la segunda estrofa. Pues bien, ahora ha llegado el momento de devolvernos la pregunta: ¿Qué propone este nuevo single de Tame Impala? Pese a lo explícito, la respuesta no acaba de ser clara, porque ‘Patience‘ parece esconder bastantes más cuestiones de las que a primera lectura y golpe de oído puede sugerir. Alineado como tangente paralela a “Currents” (encajaría bien ahí), es un tema que no acaba de tener vocación de hit, pero que se expande casi a la misma frecuencia que su último disco. Para empezar, las guitarras de “Lonerism” siguen en el trastero llenas de polvo, pero en cambio apuestan por un sonido que se propulsa desde una base más disco (que abusa lo justo de la digitalización). Los cimientos y la argamasa de esta ‘Patience’ la componen un piano orgánico que lleva la batuta, y que, mezclado con los sintetizadores de setas de la felicidad, apela sutilmente (porque su música en realidad ya podría definir un nuevo género) a estilos como el house. La percusión también marca la diferencia, y de nuevo con sutilidad. La portada del single revela que son bongos los que marcan el compás. Siempre respaldados por unos graves sintéticos que hacen de colchoneta para el groove.

Sabedor de que “el tiempo no espera a nadie“, ‘Patience’ es una oda a ese universo psych-pop inalterable que solo Parker es capaz de producir. Aunque todo sea dicho: con 4 años de hibernación, supone una vuelta de impacto medio, pero al mismo tiempo sibilina, pues es cauta, comedida y algo misteriosa, tal y como su letra deja entrever. Tal vez sea cuestión de paciencia descubrir el fondo de la cuestión.

Màrius Riba
el autorMàrius Riba
Comunicación y marketing digital. Sin música no seguiría aquí. Así pues, sobreviviendo| Twitter: @MariusRiba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.