Críticas

[Crítica] The Hold Steady – Heaven Is Whenever (2010)

The-Hold-Steady-Album-CoverEscuchar un nuevo álbum de The Hold Steady es siempre un gran acontecimiento para quien escribe. Esta vez, pese a los espectaculares precedentes sentados en los tres últimos trabajos de estudio de la banda de Brooklyn, las expectativas eran algo bajas debido a la marcha de Franz Nicolay, el teclista que aportó a la banda su característico sonido vintage desde 2005, noticia que nos cayó a todos como un chorro de agua fría. ¿The Hold Steady sin su piano y sus teclados? Esto no puede salir bien.

Y ese es el problema de ser una gran banda. Cuando tienes a tus fans acostumbrados a discos sobresalientes, un trabajo sólido pero sin esa chispa de genialidad les parece completamente prescindible. Y ‘Heaven is Whenever’, por lo menos en las primeras escuchas, es un disco completamente prescindible para los que seguimos enamorados de ‘Boys and Girls In America’, ese increíble elepé que Finn y compañía se sacaron de la manga en 2006.

Aunque Tad Kubler, el guitarrista de Wisconsin, se ha sentado en la banqueta de Nicolay para arropar los temas a los teclados, el vacío es enorme. Nicolay llenaba cada rincón de las canciones de la banda al más puro estilo Roy Bittan, en cambio Kubler se ha limitado a tejer una base de teclados en el fondo de cada corte. Dean Baltulonis y el propio Kubler han intentado tapar ese hueco en la producción, distorsionando la voz de Craig Finn en prácticamente la totalidad del álbum y ampliando el abanico sonoro de las guitarras, lo que confiere al disco un toque algo psicodélico. Bajo mi punto de vista, el resultado es una maraña de sonido que impide en muchas ocasiones descifrar el verdadero esqueleto de las canciones que, eso sí siguen siendo en su mayoría tan espectaculares como antaño.

Hacia el final del álbum se descubre la joya de la corona: “Our Whole Lives”, que si bien sigue mostrando importantes carencias de producción nos transporta de nuevo a los fabulosos mundos de ‘Separation Sunday’, ‘Boys And Girls In America’ y ‘Stay Positive’. Finn sigue siendo un prolífico escritor, capaz de cantar ensayos en lugar de versos  como si le fuera la vida en ello y llevándonos a ese mundo siempre nostálgico y algo cínico que de primera mano observo durante tanto tiempo tras la barra de un bar. Este corte, junto a “Soft In The Center” y el algo punk “Rock Problems” parecen estar ahí para que no perdamos la fe en lo que, por lógica, debe seguir siendo una de las mejores bandas del panorama.

Pese al resbalón de ‘Heaven Is Whenever’, este humilde crítico sigue creyendo en esta panda de borrachos que un día decidieron meterse en un estudio y, sin saberlo, salvaron el Rock and Roll.

[Puntuación 6/10] (…y siguiendo muy atentos a posteriores escuchas)

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.