CrónicaDestacados

[Crónica] A Perfect Circle en Barcelona (Be Prog! My Friend 2018)

a perfect circle barcelona

“Veni, vidi, vici” (“Vine, vi y vencí”). Esa frase, o una bien similar, fue la que ayer noche debió pasar por la cabeza de Maynard James Keenan al abandonar el Poble Espanyol de Barcelona. Cual Gaius Iulius Caesar del rock alternativo actual, el de Akron viajó a la ciudad condal rodeado de los 40 integrantes de la numerosa “crew” de A Perfect Circle decidido a subsanar en el Be Prog! My Friend 2018 las malas sensaciones generadas un día antes en el Download Madrid 2018.

Por fortuna en esta ocasión todo fue como la seda. Ni hubo fallos técnicos, ni “coitus interruptus” que enturbiasen la experiencia de los asistentes. Enfundado en un traje de color semi granate y luciendo un peluquín blondo, Keenan ejerció de William Shatner sobre el pilar central de un imponente escenario más propio de una Enterprise intergaláctica, que de un show rockero al uso. Con pantallas verticales y horizontales de alta resolución flanqueando a los artistas, la propuesta 100% digital de A Perfect Circle consiguió rebasar toda expectativa en un intenso espectáculo inmersivo sin apenas parangón en el rock de pabellones.

Maynard James Keenan gobernó con su voz un variado setlist protagonizado visiblemente por los cortes de “Eat The Elephant“. El líder de Tool brilló sobre visuales de un firmamento estrellado con el efectista arranque concretado con ‘Eat The Elephant’ y ‘Disillusioned’, para poco después empezar a introducirnos discontinuamente en el lodo de las joyas clásicas.

Con ‘The Hollow’, McJunkins y Howerdel dieron rienda a suelta una movilidad, y un virtuosismo, que encontró prolongación en ‘Weak And Powerless’, con duelo de sables guitarra / bajo sobre fondo verdoso incluido, ‘Rose’ y ‘Thomas’. A partir de rebajar (ligeramente) revoluciones con una versión de Depeche Mode (‘People And People’), A Perfect Circle exploraron territorio etéreo con las delicadas ‘Vanishing’ y ‘The Noose’, representada visualmente sobre un frondoso arbolado, cuyo elemento ensoñador sirvió para dotar de cierta tercera dimensión al directo del supergrupo.

A partir de entonces los estadounidenses fueron directos a por el noqueo tanto con material nostálgico (‘3 Libras’) como con el enfangado rock industrial de ‘Counting Bodies Like Sheep To The Rhythm Of The War Drums’, o el embrujo electrónico (y también eléctrico) de ‘The Contrarian’ y ‘Talktalk’. Especialmente remarcable fue el tramo final de la velada, balanceado entre una ‘The Outsider’ jaleada eufóricamente por la audiencia y las embelesadoras formas de ”The Package’ y ‘Feathers’.

Gratas piezas actuales como la citada ‘Disillusioned’ o la adictiva ‘So Long, and Thanks For All The Fish’ dotaron al directo de un fabuloso equilibrio que sirvió a A Perfect Circle para ejecutar su golpe perfecto en Barcelona. Acústica exquisita, setlist compacto, montaje escénico abrumador, secciones instrumentales en estado de gracia… ¡incluso Keenan estaba de buen humor! (“beautiful place, beautiful people, we’re blessed to be here” – expresó orgulloso el excéntrico artista en pleno bolo). Sólo faltó que la noche fuese estrellada… o no. Porque visto con perspectiva ese viaje hacia los cuerpos celestes fue el que hicimos ayer noche a bordo de su NX-01. Imposible no disfrutar de las vistas.

Fotografías: Jèssica Ferrerons
Texto: Pablo Porcar

 

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.