Crónica

[Crónica] Azkena Rock Festival 2015

[Crónica] Azkena Rock Festival 2015

Tras fallar el año pasado por primera vez por diferentes motivos, volvíamos a Mendizabala con la ilusión de siempre. Un cartel equilibrado y todos los “extras” que te ofrece el Azkena Rock Festival lo hacen único en su especie.

Entramos pronto para hacer una entrevista a The White Buffalo, que pronto podréis leer. Para entonces los gallegos Mad Martin Trio ya estaban entreteniendo a la gente con su efectivo rockabilly . Nuestra primera cita obligada del día era con The Last Internationale. El ahora dúo (Brad Wilk ya no está a la batería) apadrinado por Tom Morello, presentaba su excelente “We Will Reign”. Delila Paz salió sola para pegarse una exhibición vocal antes de salir sus compañeros. Ya en modo trío atacaron ‘Killing Fields’ y se metieron enseguida al público en el bolsillo con sonido, talento y entrega. ‘Life, Liberty, and the Pursuit of Indian Blood’ puso a todo el mundo a gritar “blood, blood!” y el escenario 3 cada vez se llenaba de más gente, atraída por los de NYC. Bajada de revoluciones en ‘Fire’ y ‘We Will Reign” con una Delila sobradísima en las voces. ‘Hard Times’ es un tema nuevo que publicarán en su próximo disco ya bajo la discográfica de Tom Morello. Funcionó muy bien. ‘Wanted Man’ dio paso a un medley explosivo. La versión en formato medley de ‘Sleep Now In The Fire’ (RATM) con fragmentos de ‘Sympathy For The Devil’ (Rolling Stones) funcionó de maravilla. Ya con el público entregado cerraron con ‘1968’ con Delila cantando la mitad de la canción entre el público. Notable concierto de los de NYC y con ganas de que se vuelvan pronto por aquí.

last

Traslado al escenario grande donde JD Mcpherson estaba presentando su excelente “Let the Good Times Roll”. Pero la lejanía, la gran cantidad de público y un sol de justicia nos hizo no conectar con el show en ningún momento. ‘North Side Gal’ o ‘Fire Bug’ sonaban bien desde la distancia, pero esperaremos a otra oportunidad. La oportunidad de entrevistar a Lee Bains III, me impidió ver los primeros temas de la esperadísima presencia de The White Buffalo en Vitoria. Me comentaron que había salido a pelo con la bellísima ‘Wish It Was True’. En ‘One Lone Night’ tenía ya al público en su mano y su potencia vocal hacía temblar Mendizabala. En la escasa hora de la que disponía llegó a tocar 16 canciones. Un repaso excelente de toda su discografía. Emocionó ‘Love Song #1’ y fue coreada ‘Oh Darling What Have I Done’. En la recta final destacaron una imperial ‘The Whistler’, ‘Damned’ y el cierre con ‘The Pilot’. Un talento extraordinario y uno de esos lujos que se suele permitir el Azkena. Será difícil pero esperemos que pueda volver. A la vuelta de la esquina está su nuevo disco.

white

Television venían a tocar el “Marquee Moon” integro. Lo hicieron, pero fuera de orden. Escuchamos el concierto en la lejanía. Salvo los grandísimos 10 minutos de guitarreo de ‘Marquee Moon’ con los que cerraron, tampoco destacamos gran cosa. Y la gente tampoco acabó de conectar con el show. Lee Bains III and the Glory Fires se habían venido desde Alabama solo para tocar en el Azkena. Pese a un jet lag brutal, Lee estuvo muy amable en la entrevista que pronto publicaremos. Pero vayamos a lo importante, el flamante nuevo fichaje de Sub Pop dio el concierto del festival. Un auténtico huracán sobre el escenario. Una entrega como pocas veces hemos visto. Desde el arranque con ‘The Company Man’ hasta el cierre 50 minutos después con ‘Dirt Track’.

Se llevaron por delante a todos los afortunados que los elegimos antes que a Black Mountain, con los que se solapaban. Lee hace lo que quiere con su voz pero sus compañeros no se quedan atrás. Desde el primer minuto se dedicaron a rockear con su estilo sureño con un toque punkarra y sus enormes canciones. ‘The Kudzu and the Concrete’, ‘Dereconstructed’, ‘We Dare Defend Our Rights’,… la lista es interminable. Saltos, jams, bajadas al público,.. no faltó de nada. Simplemente el deseo de que se vengan por salas y más gente pueda disfrutar de semejante talento. Tiempo para las estrellas del día.

Pocas bandas encajan mejor que ZZ Top en el Azkena y tarde o temprano teníamos que tener a los barbudos en Mendizabala. Después de una intro bastante divertida salieron con toda su artillería de hits. El sonido cerca del escenario era bastante pobre, pero aún y todo la gente disfrutaba de un arranque con ‘Got Me Under Pressure’, ‘ Waitin’ For the Bus’, ‘ Jesus Just Left Chicago’ y una coreada ‘Gimme All Your Lovin’’. Los pocos temas de “La Futura” (2012) que metieron como ‘Flying’ High’ o ‘ I Gotsa Get Paid’ encajaron a la perfección con los clásicos. Estuvieron bien y entretenidos pero como ha pasado otras veces en el Azkena no fue el show que más disfrutamos. Después de una tarde tan intensa con TLI, The White Buffalo y Lee Bains III se nos quedo un poco pobre el concierto. Levantó un poco la cosa con una buena versión de ‘Foxy Lady’ con imágenes de Hendrix. Tampoco estuvo mal el cierre de set con temas de calibre de ‘Cheap Sunglasses’ o ‘Legs’. Curiosamente cuanto más nos alejábamos del escenario, mejor sonaba. Buscando sitio para L7 escuchamos como ‘La Grange’ y ‘Tush’ cerraron la esperada visita de ZZ top a Vitoria. No fue para tirar cohetes, pero si una cuenta pendiente menos .

El Azkena fue el primer show anunciado de la vuelta de L7. Una vuelta llena de incognitas. ¿Mantendrían la intensidad de hace 20 años? ¿Seguirá siendo Finch aquel huracán en el bajo?. ¿Seguirá Donita al mando de la nave? Todas las dudas aclaradas en cuanto salieron con ‘Deathwish’. Se nota cuando una banda no ha vuelto solo por cuestiones económicas. L7 iban a desplegar un impecable repertorio, que iban a disfrutar tanto ellas como el numeroso público que quedaba vivo en Mendizabala. Todo estaba en su sitio y pese a un sonido regulero (depende de la posición) atacaron ‘Andres’ para que Suzi demostrara que tampoco estaba aquí para pasar el rato. Se hicieron prácticamente “Bricks Are Heavy” entero con lo mejor del resto de su discografía. Sin tregua fueron cayendo ‘Everglade’, ‘Monster’, ‘Scrap’, ‘Fuel My Fire’, ‘Diet Pill’ y una intensa ‘(Right On) Thru’. Bromearon sobre la hora a la que se celebraba el concierto (2 de la mañana) e interactuaron con el público que ya tenían en su mano. Acabaron el set principal poniendo todo patas arriba con un ‘Shitlist’ donde brilló Donita. Para la propina se guardaron ‘Amerian Society’ (turno para Finch), la coreada ‘Pretend We’re Dead’ y la punk ‘Fast and Frightening’. Culminando una de esas jornadas del Azkena para el recuerdo. De esas que te vuelves a Vitoria muerto de cansancio, pero con unos cuantos shows memorables en el bolsillo.

l7
El sábado era una jornada donde a priori iba a mandar el metal. Desde primera hora ya se hacía notar en la ciudad con un aspecto más típico de un Resurrection. Nos pasamos por Fallerina para disfrutar de buena comida al aire libre y un conciertazo de “Cobra”. A Mendizabala entramos a tiempo de pillar el arranque de Eagles of Death Metal. Pronto se nos pasó el disgusto de no ver a a Josh Homme a la batería. Sus temas y la presencia de Jesse Hughes enseguida conectan con el público. ‘Bad Dream Mama’, ‘Don’t Speak’, ‘So Easy’, la coreada ‘Cherry Cola’ o la nueva ‘Complexity’ no fallan pese a un solazo que pone a prueba la capacidad de resistencia de todos. Como sorpresa aparece en el escenario Brent Hinds de Mastodon para tocar ‘I Only Want You’ con el famoso gorro de Euskaltel a la cabeza. Fin de fiesta con ‘I Want You So Hard’ y su mejor canción ‘Speaking in Tongues’ con un animadísimo Hughes. Se nos hizo caluroso, divertido pero sobre todo corto.

Con ganas de verles en su futura gira por salas. Carrera de escenario a escenario para ver a Cracker donde ya el público era el de la vieja guardia del Azkena. Cuando sales con ese sonidazo y con una canción del calibre de ‘One Fine Day’ imposible poner alguna pega. Enseguida caen los hits ‘Low’ y ‘Teen Angst’. Lowery y un imperial Hickman a la guitarra se presentan en Vitoria con la excelente banda de Nashville con la que grabaron el año pasado “Berkeley to Bakersfield”. Todo funciona, da igual que tiren de temas más enérgicos o pausados, recientes o antiguos. Enlazan ‘Sweet Potato’ con ‘This is Cracker Soul’ y sale de diez. Consiguen que todo el mundo cante ‘The World is Mine’ o se vaya de viaje con ellos en ‘Euro Trash Girl’. Están a tal nivel que da igual que acaben con un tema tan inofensivo como ‘El Cerrito’. Con permiso de “Lee Bains III” han dado el concierto del festival y lo saben. Que vuelvan cuanto antes. No duramos más de dos temas de Red Fang donde sigue cascando un sol de justicia, ya que es momento de descansar antes de la traca final. Volvemos cuando están atacando ‘Prehistoric Dog’ y a tenor de las opiniones posteriores habían dado un buen show.

Llega el turno de los cabezas de cartel, Mastodon. No los veía desde aquel accidentando Festimad de 2005 y la evolución es evidente. Y a mí personalmente me gusta. La puesta en escena era perfecta. Anocheciendo en Mendizabala y con un sonido más que aceptable salieron muy contundentes. Su caballo de batalla siguen siendo las voces, pero esta vez lo fueron salvando. ‘Tread Lightly’, ‘The Motherload’, ‘High Road’ suenan de maravilla y reivindican su reciente LP. Intercalaron pepinazos del pasado como ‘Bladecatcher, Aqua Dementia’ o ‘Megalodon’. El show se nos fue haciendo largo y fuimos tomando posiciones para “Off!”. Finalizan con ‘Crystal Skull’ y cuando todos esperábamos un ‘Blood and Thunder’, se atreven a hacerlo con ‘The Czar’. Orginales desde luego.

mastodon

Turno para los esperados OFF!. Este all-star del hardcore solo nos había visitado en un Primavera Sound, donde pintaban bien poco. Lo que nos dieron fue exactamente lo que buscábamos, 45 minutos de magistral hardcore ochentero. Fueron capaces de hacerse 25 canciones e incluso algunos entretenidos speeches de Keith Morris (otro con un gorro de Euskatel). La energía infinita de Steve Mcdonald (con guiños a Redd Kross), Dimitri Coats, Mario Rubalcaba y el talento a las voces de Keith Morris no dieron tregua. Y luego están las canciones, en especial las de los primeros EP. ‘Voice You Out’, ‘I Don’t Belong’, ‘Poison City’, ‘Meet Your God’, ‘Hypnotized’ y una estupenda traca final con ‘Red White and Black’, ‘Black Thoughts’, ‘Darkness’ y ‘Upside Down’. Maravillosos, con “Cracker” lo mejor del día.

off

 

Nos da pena perdernos a John Paul Keith del que todo el mundo habla maravillas y nos dirigimos al principal para ver a Ocean Colour Scene. La cosa no pintaba nada bien. Primero la ausencia de un pilar como Steve Cradock, luego la hora del concierto (ya pasadas las 12 de la noche) y un escenario principal con poquísima gente y la mayoría del público cenando o descansando. Y tal como pintaba, fue. Ni la salida con ‘Riverboat Song’ puso las cosas en su sitio. Más bien al revés. El nuevo guitarrista dio una imagen muy pobre y la banda apenas parecía haber ensayado con él. ‘So Low’, ‘The Circle’ o ‘Hundred Mille High City’ sonaron muy descafeinadas. La cumbre del despropósito fue una ‘Profit in Peace’ que no supieron ni cómo acabar. La cosa remontó cuando Simon se quedó solo para interpretar la bella ‘Robin Hood’ y ‘Better Day’. Desde ahí ya hubo algún momento disfrutable como ‘One For The Road’ pero poco más. Tal fue la cosa que nos envió a la cama y no esperamos a Wovenhand, para el que tampoco eran horas.
Balance más que positivo otro año más en Mendizabala, gran asistencia y sobre todo actuaciones memorables (Lee Bains, Cracker, OFF!,..) no precisamente los cabezas de cartel. Y es lo que más nos gusta de este festival. Además de su ambiente y comodidad. Hasta el año que viene. Viva el Azkena!

1 comentario

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.