Crónica

[Crónica] Benjamin Francis Leftwich en Barcelona (21 de octubre de 2016)

Abrió el concierto Travis Is A Tourist presentándose sobre el escenario de l’Auditori de Barcelona de pie con una guitarra eléctrica, micro, un par de chivatos, amplificador y voz verdaderamente rota, sorprendiéndonos con un magnífico primer tema. El micro estaba más bajo de lo necesario, lo que le obligaba a inclinarse y bajar la cabeza, a la vez que flexionar su pierna izquierda. A momentos se alejaba del micro y dejaba que su voz se proyectase únicamente de manera natural. Pantalones negros por encima del tobillo, camiseta blanca y unos bonitos zapatos negros charol completaban la puesta en escena del irlandés de tupé pelirrojo y descuidada voz. Al terminar su primer tema y presentarse él mismo clarificó que la causa del estado de su voz había sido el haber estado girando durante bastante tiempo, eso y los dos días libres que tuvieron en Barcelona para visitarla…y tomar unas cuantas copas. De hecho durante el segundo tema paró para dar un trago de whisky (según dijo) al vaso junto a los chivatos y aclarar su voz. No pareció espantarle ni molestarle de cara a tocar un segundo tema, cantando incluso algunos fragmentos a capela. Las dificultades fueron aplaudidas, evidentemente porque su voz rota seguía teniendo cierto encanto, y se metió al público en el bolsillo desde el primer instante. A parte de hacernos estar a la expectativa por si en algún momento pensaba volver a parar el tema porque la voz no le llegaba, o para hacer algún comentario, la música en sí misma era suficiente para mantenernos atentos. Nunca es fácil defender un concierto únicamente con voz y guitarra, y tanto Travis Is A Tourist cómo Benjamin Francis Leftwich lo consiguieron con creces.

Uno de sus temas ‘Needed it’, escrito con Rosie Carney fue uno de los momentos sublimes de Travis. Cómo también lo fue ‘Stevie Nicks’. El conjunto de temas eran claramente personales, y lo mejor es que los interpretó en el escenario cómo si estuviese en un pub irlandés rodeado de sus colegas. He de decir que nunca he visto un concierto tan cojonudo cómo el de ayer en un pub irlandés, quizás me toque viajar para ello. El no ver los rostros del público para el que estaba tocando le confundía, a pesar de decir varias veces que l’Auditori era uno de las salas más bonitas donde había tocado. Estuvimos bromeando entre canción y canción que terminaba con un cheers a modo de “gracias” y que de paso remataba con un trago a una birra.
Nada que ver con Benjamin Francis Leftwich que teniendo un registro mucho menos exigente tuvo un agua y una taza de te al suelo; Benjamin se portó bien… e hizo sus deberes.

De hecho incluso apresuradamente, pues entró y directamente tocó, sin mediar palabra, cómo con prisa por finiquitar esos primeros minutos de nervios de protocolo y miedo escénico que todo artista conoce. Y a pesar de ello consiguió bajar revoluciones de entrada y crear atmósfera. Su voz reverberada, la austera puesta en escena, la amplitud del escenario, y cómo susurra al micro cuándo canta colaboraron a ello. El segundo tema fue ‘Pictures’ que cantó fuera de micro. Ante el silencio del público, que ya había sorprendido a Travis y que ahora le sorprendía él mismo, nos calificó de audiencia ‘respetuosa y silenciosa’, claramente no es el ambiente al que están acostumbrados. De hecho dijo estar más acostumbrado a una audiencia fumada. El silencio era tal que entre tema y tema llegó a susurrarnos – “Are you still there?“. Aunque finalmente hubo recompensa por nuestro buen comportamiento. Decidió sentarse al borde del escenario y dedicarnos ‘Shine’ al que siguió con ‘Box Of Stones’. A mi me cautivó ‘Butterfly culture’ que tocó de nuevo con guitarra reverberada.

ben3

Ya terminando el concierto volvió a sentarse en el escenario para después caminar por el pasillo, y coronarse con ‘Atlas Hands’. La tocó sin micro, paseando en platea junto a las butacas de una audiencia que lo acompañó cantando suavemente, casi susurrando, para no tapar su voz ni el sonido de la guitarra; un momento verdaderamente íntimo, frágil e irrepetible.

De su último álbum ‘After the Rain’ destacaría ‘Tilikum’, ‘Kicking Roses’ y una grandiosa ‘Cocaine Doll’. Oh…y sin olvidar la entrañable ‘Summer’. Vamos, que practicamente he citado todo el set list. Lo cierto és que destacaría el concierto entero, tanto de Benjamin Francis Leftwich cómo de Travis Is A Tourist. Los dos exhibieron muy buen rollo, fueron cercanos y nos ofrecieron su música de modo que hasta casi pudimos palparla. Fue magnífico, sin duda hay que agradecer a los compañeros de COONCERT la oportunidad de poder disfrutar de experiencias tan sinceras cómo esta.

Fotos | Carlota Clavería
Texto | Alejandro Vilela

ben2

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.