CrónicaDestacados

[Crónica] Cigarettes After Sex en Barcelona (noviembre de 2018)

cigarettes after sex barcelona

Al conversar con Greg González de Cigarettes After Sex uno puede entender rápido el motivo por el que la esencia de su grupo traspasa las fronteras de lo sonoro. Los poros de su hipnótico a la par que onírico proyecto musical supuran néctar de estilizado romanticismo cinematográfico. Marker, Truffaut, Minnelli y Godard están presentes en un tejido noir de membrana retro cuyo flujo instrumental nos teletransporta, casi de forma automática, al Nueva York de los años cincuenta. Enfundados en una larga gabardina de color crema, percibimos la humedad inherente en el ambiente mientras aspiramos el humo de un Muratti en plena intersección entre Kent Avenue y la North 6th Street. Y, repentinamente, pura pirotecnia emocional estalla en nuestro pecho derivada de un inesperado cruce de miradas con una hermosa transeúnte de dorada cabellera. Descrita en tono slow motion, esa sensación tan icónicamente retro nos permite encarnar el rol de Skip McCoy durante segundos, e incluso minutos, sintiendo a flor de piel la vida bohemia experimentada jornada tras jornada por el intrépido protagonista de una de las obras magnas de Samuel Fuller.

Esa es la gracia de la escala de grises melódica propuesta en vivo por Cigarettes After Sex. Su hipnosis dream pop es de aquellas que embrujan al personal. Masajeando cariñosamente su córtex cerebral y abrazando sentimientos arraigados a la más profunda nostalgia, González cuida hasta el mínimo detalle para que el embriagador hechizo consiga abstraerte de la realidad. Concretamente de la tuya. De la más personal, de la más rutinaria. Así consigue erizarte el vello de la piel viviendo en primera persona alguna de aquellas historias que tanto nos han hecho delirar frente a la caja boba.

El guión de lo ejecutado ayer noche en la sala Apolo de Barcelona se ciñó en gran medida a lo ofrecido en el Primavera Sound 2017. Destilando sobriedad en todo momento, Cigarettes After Sex consiguieron volver a materializar un notable show que tradujo al formato en vivo, y sin requerir ningún tipo de aspavientos, el material presente en su (corta) discografía. Y como podíamos esperar los de El Paso nos embelesaron tanto y tan bien como solo ellos saben hacer. Rebajando revoluciones, y apoyando su show con efectistas luces humeantes, Greg y su séquito encontraron la forma de captar la atención del público pese a lo monocromático de su propuesta.

Lo hicieron coqueteando con punteos crepusculares (‘Young & Dumb’), explorando oscuros affaires pretéritos (‘K.’), jugueteando con la sobreprotección (‘Nothing’s Gonna Hurt You Baby’) y reinterpretando los recuerdos más tiernos de nuestra infancia con alguna que otra fabulosa cover (‘Keep On Loving You’ de REO Speedwagon).

La sumisión amorfinada a la que nos vimos sometidos encontró su clímax desde el reverso más gélidamente lánguido del mismo en la delicada ‘Affection’. Y sentimos que se nos aceleraba ligeramente el pulso al sonar los acordes de la gran joya de la corona: una ‘Apocalypse’ que desde ya es un clásico instantáneo del dream pop de nueva era. De hecho, fue tal el arrollador efecto generado con esa onírica pieza que el bis integrado por la rara ‘Please Don’t Cry’ y ‘Dreaming Of You’ supo a poco. Eso fue el único punto negativo de esta tórrida cita de tú a tú con Cigarettes After Sex. Otra memorable velada en la que acabamos sintiéndonos como la fracturada bola de discoteca situada al fondo del escenario. Postrados a los pies de Jacob, Phil, Randall y Greg, reteniendo e interiorizando las escenas color ceniza de clásicos noir descritas en sus canciones. Que vuelvan los tejanos. Y bien pronto.

Fotografía tomada en el Primavera Sound 2017 por Jessica Ferrerons.
Texto | Pablo Porcar

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. Llevo ocho años escribiendo sobre música alternativa para esta web, y también colaboro puntualmente en la revista nacional Rockzone . Amante del folk, rock alternativo y el indie en general. Twitter | @pabloporcar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.