Crónica

[Crónica] Devendra Banhart en Barcelona (Razzmatazz, 13 de febrero de 2020)

devendra banhart barcelona

‘Is This Nice?’, primer corte del reciente Ma (2019), abrió una velada espectacular de la mano de un dicharachero Devendra Banhart y lo suyos, un concierto que si bien hizo gala de un amplio repertorio, mucha variedad en lo referido a la trayectoria del cantante, a muchos se nos pasó en un suspiro. Porque el pasado jueves la 2 de Razzmatazz esperaba ansiosa un bolo que no dejó a casi nadie indiferente; es cierto que en las últimas filas se quejaban del sonido, continuas críticas que Devendra supo gestionar con humor y grandes dosis de ternura (esta definición puede extrapolarse igualmente a su cancionero; debemos reconocer ante todo que el tío es adorable).

Temas como ‘Theme for a Taiwanese Woman in Lime Green’ o ‘Mi Negrita’ fueron abriendo paso hacia momentos algo más rockeros y lengüetazos acústicos en los que se dejó escuchar, muy por encima, ‘Santa María da Feira’, tema que el cantante no suele subirse a las tablas (digamos que ‘Santa María da Feira’ es para Devendra lo que ‘Creep’ para los Radiohead, por situarnos de un modo un tanto gafapasta). Hubo instantes un tanto psicodélicos en los que la sala guardó silencio, expectante ante lo narrado por el músico en alguno de sus arranques de parloteo; a destacar que estos pequeños interludios culminaban en una verdadera orgía de carcajadas, así como el venezolano empezaba a hablar de cosas como hablarle a sus dientes y darles cariño, y otras tantas historietas descabelladas que se sacó de la manga para hacer risa.

De las recientes incorporaciones al setlist de Devendra podemos extraer unas cuantas cosas: en primer lugar, su desparpajo y presencia en el escenario aproxima sus aclamados clásicos a casi cualquier tema que haga sonar; por otro lado, ‘Taking A Page’, de entre todas las canciones que sonaron del nuevo disco, elevó los ánimos a niveles estratosféricos. Tal vez el momento álgido del concierto, sin desmerecer el esperado corte de despedida, por supuesto, se vivió con ’Fig In Leather’ y la bola de luz girando sobre nuestras cabezas, al grito de “Disco”, que sonó más a un grito de guerra que a otra cosa, pero que se difuminó en el ambiente en cuanto todo el mundo se puso a bailar (mención especial al espectacular solo de batería previo a ‘Never Seen Such Good Things’).

Como era de esperar, aunque hubo quien dudó e incluso abandonó la sala, Devendra no podía irse de Barcelona dejándonos con las ganas de disfrutar de ‘Carmensita’, y no solo fue tarareada y aplaudida, sino que la casi totalidad de los asistentes al bolo no pudieron evitar mover las caderas al son de la música, dejándose llevar, ya amansados por la infalible labia del venezolano, a esa tierna parodia del misticismo musical que envuelve a su personaje, porque intuyo que todo ese humor que destila no es solo parte de su puesta en escena, sino también de su música y espíritu.

Fotografías: Kevin Zammit
Texto: Gerardo Collazo

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.