CrónicaDestacados

[Crónica] Download Madrid 2018

cronica download madrid 2018

Hay artistas que sí o sí hay que tachar de la lista de grupos a ver en directo. Poco importa que tengas la cazadora llena de parches y tachuelas en el fondo del armario: si te gusta el rock, aceptas unos ritos implícitos. Algo así fue el Download Madrid 2018, con la última gira de Ozzy y el regreso de Guns N Roses como grandes reclamos, pero también con algunas de las bandas más punteras de los últimos años en su cartel. Nostalgia, pirotecnia, nachos con queso, cerveza y el hedor de la depuradora contigua en la caja mágica de Madrid.

JUEVES

Backyard Babies

Breves y concisos, Backyard Babies ponen la nota clásica en la primera jornada. Los suecos se presentan con un público aún ubicándose entre las zonas de sombra o en busca de bebida para combatir el calor. Backyard Babies, por su parte, nos ofrecen un concierto ideal para calentar motores aún con un público por despertar, que consigue arrancarse con la emblemática ‘Abandon’.

Arch Enemy

De suecos va la cosa, pero ahora cambiamos de registro. Arch Enemy son un nombre propio dentro del death metal que en esta ocasión presentan “Will to Power”. Entre nubes de humo Alyssa White-Gluz capitanea como un huracán el setlist de la banda, que consigue arrancar los primeros moshpits del festival casi al final del concierto, con la llegada de los clásicos ‘We Will Rise’ y ‘Nemesis’.

Kreator

Con casi 40 años sobre los escenarios poco más podemos decir de Kreator. Algo más lentos, los alemanes hacen un repaso a algunos de los temas más emblemáticos de su carrera e inauguran los moshpits del Main Stage 2.

No faltan el confeti ni los cañonazos de humo, golpes de efecto para presentar su último álbum “Gods Of Violence”.

Marilyn Manson

Cuesta creerse a Marilyn Manson hoy. Protagonista de cantidad de bulos en internet e icono de la cultura popular, su personaje empequeñece entre cambios de vestuario, nubes de humo y un setlist irregular con demasiados descansos como para seguir el ritmo.

Pero hay una persona que sí se cree a Marilyn Manson: el propio Marilyn Manson. Y sí, tira de clásicos como ‘Sweet Dreams’ y ‘Beautiful People’ más que centrarse en su último trabajo “Heaven Upside down”, pero ni así. No faltan los momentos más irreverentes en los que el cantante pide cambiar el ‘Fuck The Police’ por un ‘Make love to Police’ o en el que sube a un chico al escenario al que le pide que se quite la camiseta por ser de otro grupo, sin darse cuenta de que ese momento le robaría por completo el show. El chico, envuelto en una bandera de Perú, se convierte en el protagonista absoluto. Anima a un público que en su mayoría esperaba a Avenged Sevenfold, canta sin saber las letras, poseído por el espíritu rockstar, capeando el temporal mejor de lo que se hubiera imaginado. Tanto es así que baja y se oyen gritos “¡Que vuelva el peruano!”.

Rise Against

Quizás no hemos sabido entender el rumbo de sus dos últimos discos. Quizás la voz de Tim McIlrath no tiene la potencia de la que hacia gala hace diez años. Pero en festivales, la banda se crece. Precisos, incombustibles. No hace falta recordar viejos directos para hacer que todo el público salte a la par en ‘Ready To Fall’.

No hay dudas: Tim McIlrath baja del escenario y cruza la pasarela cual mesías. Para delante de un tumulto de fans que alargan sus extremidades hasta límites de torsión por acercarse a su ídolo, todo ello mientras se desgañitan cantando ‘Savior’. Y él mira divertido y se lanza al público, desatando la histeria colectiva y disipando cualquier tipo de duda de la consistencia del directo de la banda en 2018.

Avenged Sevenfold

En un cartel en el que la idea más repetida es que el rock se está quedando desprovisto de leyendas, Avenged Sevenfold era la nota discordante. Cañonazos de fuego acompañaban a una mano monstruosa que poco a poco que empieza a invadir el escenario. De repente, aparece una figura monstruosa que no tiene nada que envidiar al Eddie de Iron Maiden: “Hail To The King”, bienvenidos al infierno.

Los americanos han sabido mantenerse fieles a su propio estilo, más allá del auge y caída del metalcore y superar momentos difíciles como la muerte de su batería The Rev, al que recuerdan en la emotiva “So Far Away”. La legión de fans que le acompaña allá donde van son prueba de ello, y aunque “The Stage” no es su mejor esfuerzo, ver en directo “A Little Piece of Heaven” es una prueba irrefutable de la buena salud del directo de la banda, con un M.Shadows volcado completamente en su personaje.

A Perfect Circle

Situémonos: 14 años sin disco nuevo de A Perfect Circle, contando el período de separación de la banda. Poco importaba la intensidad de la jornada: la expectación que genera A Perfect Circle es innegable. Una expectación que crecía cuando la banda tocaba con entrega ‘Counting Bodies Like Sheep To The Sound of War Drums’, pero el público no escucha nada. Qué concierto más raro, hasta caer en la cuenta de que se trata de un fallo técnico. La banda, ya en escena, capea el temporal lanzando púas a los asistentes que están tan desconcertados como ellos mismos. Un fallo que mutiló más de media hora de show.

Sin poder sacarnos esa espina, finalmente consiguieron envolvernos en esas atmósferas de ensueño, rodeados de pantallas que les convierten en seres eléctricos. A caballo entre los temas nuevos en el que ‘Desillusioned’ brilla con fuerza y el repertorio más clásico con un ‘Weak and Powerless’ que nos hizo viajar en el tiempo.

Carpenter Brut

Las luces rojas bañan el escenario. Pura locura electrónica para acabar la primera jornada. Tras su paso por el Primavera Sound Carpenter Brut trajeron su show de electrónica y gore de serie B a Madrid. Entre el público, dos reacciones: los que ya saben de qué va la cosa y se dejan arrastrar por esa vorágine eléctrica, y los que aún no los conocían y se quedan atónitos.

Haz click en las páginas “2” o “3” situadas bajo estas líneas para revisar las crónicas de los conciertos del resto de días del festival.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.