Crónica

[Crónica] Fu Manchu en Barcelona (7 de octubre 2016)

Como no podía ser de otra manera, comienzo este post rindiendo el sentido homenaje a Javi Ezquerro, fallecido el pasado mes de julio. Un tipo que además de promotor y cabeza visible de On The Road Music era un apasionado de la música. Responsable de tantos y tantos buenos momentos musicales, entre los que se encuentran los Fu Manchu, quienes merecidamente le dedicaban este concierto del pasado viernes noche. Personas como Javi son las que fomentan las bases del rock n’ roll que no entiende de modas, resiste al paso del tiempo y permanecerá en la eternidad. Gracias Javi desde Binaural por tantos momentos juntos.

Ahora sí nos metemos en materia y lo del viernes 7 de octubre marcará el paso de la banda de Orange County y uno de los referentes del stoner y la vuelta a nuestro país tras siete años. Hábilmente teloneados por los locales Gyoza, quienes, con una voz muy potente y una puesta en escena bastante correcta, abrían la velada para los cuatro jinetes del punk stoner más californiano. Porque a diferencia de los también míticos y extintos Kyuss que beben del desierto, los capitaneados por Scott Hill demostraron que el hardcore punk de Black Flag lo llevan metido en el ADN tanto como las Vans como uniforme.

El show fue in crescendo, las primeras canciones sirvieron para demostrar que a pesar de la edad estos surferos siguen con la energía intacta y que la edad son los padres. Ya les gustaría a muchos grupos más jóvenes tener la energía de los Fu. Aunque el sonido de la sala en un principio dejaba que desear, ya que las guitarras del propio Hill y Bob Balch no se escuchaban muy nítidas, todo iba a mejorar y los riffs de Balch iban a comenzar a apoderarse del Razz 2, que contaba con una media de público aceptable aunque no suficiente para lo que la envergadura de la banda pide. Pero así es Barna, qué le vamos a hacer.

dsc_6599-copy

La gira venía enmarcada en el aniversario de “King of the Road”, el sexto disco de estudio y uno de los más famosos del cuarteto junto a “The Action is Go”, “(Godzila’s) Eatin’ Dust” o “In Search Of…”. Por tanto no fue de extrañar que El King of The Road de pe a pa acaparara la mayoría del setlist con las destacadas ‘Boogie Van’, ‘Hell on Wheels’ y ‘King of the Road’. Brad Davis ni se inmutaba al mando de su bajo y le pegaba a las cuatro cuerdas al mejor estilo francotirador, sabiendo cuándo acertar. Scott Reeder hacía lo propio al frente de la percusión: su cowbell marca registrada de la casa junto al headbanging de los guitarristas y sus melenas Pantene completaban el pack.

El público se volvió loco entre cerveza y porros. ¿Acaso cabía esperar otra cosa? La banda iba agotando canciones llegando al clímax del disco con temas como ‘Blue Tile Fever’, ‘Drive’ y la versión de Devo ‘Freedom of Choice’ que cierra el álbum, para volver al ruedo con clásicos de otros LP como ‘Evil Eye’, ‘Moongose’, ‘Saturn III’ o el ya clásico cover de la Blue Öyster Club ‘Godzila’ con la sala viniéndose abajo y el público alcanzando el orgasmo. Noche de camaradas que acabó en el Pepe con millones de birras en el cerebro y haciendo amigos. Una noche de nuevos colegas, de los mismos de siempre, donde el buen rollo reina por todos lados y acabas haciendo piña para la posteridad. Una noche de rock n’ roll de las épicas, como las que muchas veces soñó Javi.

dsc_6623-copy

Fotos: Ivor Lugo

Sebas Rosas
el autorSebas Rosas
BELIEVE IN THE ANTI † † † Twitter: @sebastopol17

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.