Crónica

[Crónica] Iván Ferreiro en Barcelona (mayo de 2017)

ivan ferreiro barcelona

Iván Ferreiro, cantante y compositor gallego, volvió a cautivarnos anoche en la sala Razzmatazz de Barcelona, donde dio rienda suelta a su furia paranoica y donde pudimos ver su mejor versión.

Allá por noviembre nos presentaba ‘Casa’ en la sala Barts, donde desplegó todo su arsenal de nuevos temas y nos introdujo en los acontecimientos ocurridos en su vida el último año. Encontrarse en situaciones complicadas le llevó a destapar sus miedos y desengranarlos en forma de canciones. Este año, lleno de dificultades para él, le ha llevado a expulsar sus fantasmas y convertirlos en lo que podría ser el mejor de disco de Iván Ferreiro hasta la fecha. Él es rabia y melancolía pura. Su poesía nos atrapa y nos dejamos llevar.

El bolo comenzaba con varios temas de menos intensidad, como ‘Me toca tirar’ y ‘El Bosón de Higgs’, que tímidamente iban cogiendo fuerza. Al cabo de tres canciones aparecía ‘Inerte’, perteneciente al disco ‘Relax’, de su época con Los Piratas. Iván sabe cómo meterse al público en el bolsillo jugando con la nostalgia. Nos devuelve cachitos del pasado con varias joyas de su anterior banda, como ‘El equilibrio es imposible’ y el mítico tema ‘Años 80’ que bien podría ya tratarse del himno de una generación. Poco a poco iba desmenuzando su último trabajo y aumentaba la energía en la sala con ‘Casa, ahora vivo aquí’, ‘El pensamiento circular’ y ‘Farsante’. La cosmicidad se palpaba con ‘Los restos del amor’, un tema en el que echamos de menos los coros de Martí Perarnau, que llenaba de amor y optimismo el ambiente. Sacó a relucir su coraje con la penetrante ‘Días Irae’ dónde su voz se desgarraba y se fundía con el suelo del escenario.

A falta de tres minutos para las diez de la noche, Iván se unió al homenaje que en otras salas de Europa también iba a tener lugar, parando el concierto para rendir tributo a las víctimas del atentado del pasado lunes en Manchester. Un minuto de silencio que llenó la sala de un sabor agridulce, al que le siguió un minuto de ruido donde la ira contenida salió a relucir.

Y repetimos los errores / Qué si antes eran grandes, ahora son enormes’, decía la letra de ‘Extrema pobreza’, canción que con delicadeza nos vaticina el final de un amor que poco a poco desaparece. No faltaron otros temas de sus anteriores trabajos como ‘N.Y.C.’ , ‘Toda la verdad’, ‘El dormilón’ o ‘S.P.N.B’. Iván nos arrolló con su poesía creando una química especial con los allí presentes. ‘Más de eso que se acaba / Lo volveremos a hacer / Cantarlo todo en un fin de semana’ decía ‘Pájaro azul’, y eso es exactamente lo que el público hizo. La atmósfera era insuperable, los fans de Ferreiro son fieles a su música y se entregan en cada canción creando una perfecta simbiosis con la banda. También sonó uno de sus temas más aclamados, ‘El viaje de Chihiro’, con el que las voces al unísono parecían reventar el techo de la sala.

Para acabar la velada, el gallego escogió las primeras estrofas de ‘Diecinueve’, un tema compuesto por la banda sevillana Maga, que se fusionó con ‘Turnedo’, la canción bandera de ‘Canciones para el tiempo y la distancia’. Cada vez que Ferreiro toca este tema la dulzura invade el espacio, nos rescata de un pasado y nos traslada a esa playa donde la lluvia moja nuestros zapatos. Su música está escrita desde las entrañas, largas letras que cuentan verdades, historias que reflejan superación, melancolía y desgarro. Su forma tímida de moverse y su peculiar voz, hacen de Iván Ferreiro un artista especial que se ha mantenido durante el tiempo en el panorama musical español. Sabe rodearse de buenos músicos como el polifacético Ricky Falkner, el gran Pablo Novoa, su hermano Amaro Ferreiro y Emilio Saiz (Nothing Places, Mucho), entre otros, que crean una compañía insuperable.

Anoche pudimos ver a un Iván renacido, destapando toda su furia en el escenario, regalando honestidad con cada nota. Su música nos envuelve, recoge nuestros pedazos del pasado, los agita y los convierte en magia. Toda la que él desprende en cada movimiento, en cada estrofa. Sin duda, Iván está en su mejor momento.

Fotografías: Karen Montero
Texto | Fátima Conde

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.