CrónicaDestacados

[Crónica] Mad Cool 2017

cronica mad cool 2017

Desgraciadamente la segunda edición del Mad Cool Festival será recordada para siempre como una de las más trágicas de la historia festivalera de nuestro país. El fallecimiento del acróbata Pedro Aunión (noticia) dejó el corazón en un puño a la audiencia que, ilusionada, se agolpaba el pasado viernes en el recinto de La Caja Mágica de Madrid.

Entre ellos obviamente nos encontrábamos nosotros. Y aún a día de hoy se nos viene todo abajo cuando recordamos lo sucedido hacia las 23:00 horas de ese fatídico día. Así que no nos vimos con cuerpo de cubrir tanto el concierto de Green Day, como tampoco el de Cage The Elephant. La voluntad no era suficiente para acabar de encauzar nuestra atención en un momento humanamente tan delicado.

Pese a ello aquí os compartimos una crónica en la que repasamos una buena cantidad de conciertos ofrecidos en los tres días del imponente festival musical de la capital. Concretamente son 16 las actuaciones que analizamos con bisturí. Desde el pop bailable de Foster The People hasta el rock rasgado de Dinosaur Jr, pasando por el Americana de Ryan Adams y el etéreo dream pop de Anna Of The North. Estos escritos, del primero al último, van dedicados a la figura de Pedro. Que lo sucedido no quede jamás en el olvido.

JUEVES

Jueves 6 de julio. 20:35 . Pese a que un aguacero azotaba el recinto de La Caja Mágica, Warpaint se subieron al escenario Matusalem para deleitarnos con la primera actuación de todo el festival madrileño. A base de puro tesón y “savoir faire” melódico, las californianas consiguieron generar algunos rayos de sol en una de las tardes climáticamente más incómodas que recordamos en la capital.

Arrancaron con la ondulada ‘Heads Up’, y ya con el aterrizaje de ‘Krimson’ Warpaint demostraron que la química forjada esencialmente entre Kokal, Wayman y Lindberg es el gran as que el grupo guarda bajo la manga. Tan admirable es la complicidad atesorada sobre el escenario que uno no puede más que rendirse ante la sinergia instrumental exhibida en ‘Undertow’, y a un doble o triple juego vocal impulsado en ‘Keep It Healthy’. Sin embargo hay algo que debe ser remarcado: Warpaint encuentran única y exclusivamente la excelencia cuando cosquillean las suelas de nuestro calzado. ‘Love Is To Die’ y esencialmente ‘New Song’ son las canciones que conquistaron definitivamente al personal. Por ello me extrañó, y mucho, que decidiesen cerrar la función con una ‘Disco // Very’ que rebajó revoluciones, y que se quedó a años luz del efectismo deleitado en el primer single de “Heads Up”. Extraño “coitus interruptus” para un más que correcto directo que siguió en gran medida un canon calcado al marcado en el VIDA Festival catalán. [Pablo Porcar]

FOALS

Con el cielo más calmado la lluvia parecía cesar al turno de los de Oxford. Puede que para ellos el clima no resultara nada fuera de lo común dada su experiencia en festivales donde es difícil que salga un rayo de luz, pero por suerte para todos íbamos a poder disfrutar del espectáculo sin las dichosas precipitaciones que marcaban el principio de esta jornada inaugural.

Foals se han convertido en unos habituales dentro del circuito de festivales europeos y parecen no generar ninguna polémica al respecto. El punk-funk que les hacía moverse en la onda de Bloc Party o The Rapture tras su debut Antidotes continúa entre esa progresión rockera y tribal que fueron adoptando en sus siguientes largos. Aunque pecaran de no saber distribuir bien sus temas a lo largo del tiempo que tuvieron, consiguieron agitar al personal. Comenzaron con buen pie enlazando “Mountain At My Gates”, “Olympic Airways”, y la levanta pistas “My Number”, para empezar los primeros bailes –y chapoteos- sobre el verde tapete.

Fue al terminar la brillante “Spanish Sahara” cuando la actuación parecía decaer y algunos se acercaban a celebrar el buen tiempo con algún refrigerio. Su vocalista Yannis Philippakis supo mostrar esa pose de líder de grupo para levantar a los más distraídos en los últimos tres cortes consiguiendo algún que otro circle pit entre las primeras filas mientras sonaban “Red Socks Pugie”, e “Inhaler”; y acabar bajándose al público en la rompedora “What Went Down” para culminar una actuación que, de haber sido más tarde, hubiera atraído a más asistentes. [Alejandro Lozano]

FOO FIGHTERS

«…Foo Fighters no quisieron irse con chiquitas y solo empezar el concierto jugaron inesperadamente algunas de las mejores cartas de su baraja. ‘Everlong’, ‘Monkey Wrench’ y ‘Learn To Fly’ engorilaron a la audiencia en una intro espectacular sucedida por ‘Something From Nothing’, pieza de claros y oscuros integrada en “Sonic Highways” que sirvió para que al gentío no se le continuase disparando el nivel de adrenalina hasta las nubes. Esa misma dinámica de puro equilibrio, con alboroto y algún que otro masaje craneal, es la que, con mayor o menor efecto, Foo Fighters intentaron llevar a cabo a lo largo de su extenso setlist. El “punch” de ‘The Pretender’ cohesionó con la agradable melancolía reposada de ‘Big Me’. Y la grandilocuencia de ‘Congregation’ se topó con aquel creciente medio tiempo llamado ‘Walk’…»

Revisa la crónica completa del concierto de Foo Fighters en el Mad Cool.

KURT VILE & THE VIOLATORS

Imaginamos que no sería idea del ex miembro de The War On Drugs colocar su set justo después de que unos consagrados Foo Fighters pusieran patas arriba el festival. El espigado Kurt Vile salía a escena acompañado por sus The Violators sin poder evitar la broma de agradecer a los de Seattle por abrirles el show, y es que el bueno de Kurt sabía que no sería fácil mantener a los madcoolers tan arriba.

Puede que no fuera el momento adecuado, o que la gente estuviera ya pensando en trabajar al día siguiente, porque a medida que Kurt Vile y su banda iban desgranando canciones de sus dos últimos discos, muchos de los asistentes comenzaban a dispersarse mientras sonaban “Walking On A Pretty Day”, o “Dustie Bunnies”, dejando un espacio considerable en las primeras filas para los más acérrimos.

El de Lansdowne, Pennsylvania, por lo menos parecía más sobrio que en su anterior visita a Madrid cuando se acompañó de una buena botella de vino sobre la tarima de la sala Penélope. Más acertado a la guitarra y la voz, pudo desplegar sin problemas las dotes folk de las que lleva presumiendo últimamente. “Pretty Pimpin” uno de los singles abanderados de su último trabajo b’live I’m going down…, fue de lo poco que parecía levantar a los que andaban perdidos por ahí . Puede que si les hubieran cambiado a Foals el tiempo de actuación podríamos haber disfrutado de un mejor concierto al atardecer. [Alejandro Lozano]

TRENTEMØLLER

Entrada la madrugada tocaba el turno para los más valientes (o los que cogieron libre el viernes). La electrónica se adueñaba de la noche madrileña bajo la batuta del danés Anders Trentemøller que, muy bien acompañado por su banda de directo, dejaría bastante claro por qué agotó entradas en su último paso por la capital varios meses atrás.

El conjunto electrónico desarrolló su oscuro espectáculo en el escenario Matusalem reuniendo a nuevos y antiguos oyentes desde que los primeros acordes de “November” abrieran el set de los de Copenhague. Su variado estilo electrónico, entre techno minimalista y el post-punk de Joy Division, ha ido mutando con respecto a sus primeros trabajos. La cantante Marie Fisker es casi una líder dentro del quinteto electrónico, temas como “One Eye Open”, “Never Fade”, o “River In Me” muestran una potente puesta en escena en la que su oscuro estilo ambient se funde junto al punk futurista de la banda.

El productor danés, de 42, se aferraba a cualquiera de los múltiples instrumentos dispuestos por la banda, y animaba a los allí presentes como si de un cantante de rock se tratara, llegando a acercarse al público en algunos de los últimos temas del set. Pusieron el cierre con “Where The Shadows Fall” y “Take Me Into Your Skin” en una de las actuaciones más intensas e inesperadas del festival. [Alejandro Lozano]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.