Crónica

[Crónica] MC50 en Barcelona (Sala Apolo, noviembre de 2018)

mc50 barcelona

Con motivo del 50 aniversario de su debut discográfico, Wayne Kramer, el único miembro en activo de los míticos MC5, se ha embarcado en una gira en la que, en compañía de miembros de algunos grupos que podríamos llamar “de referencia”, pretende celebrar la música del quinteto y de paso hacerse un merecido auto homenaje.

En el primer concierto de las tres fechas de su gira española, Brother Wayne ha venido respaldado por nada más y nada menos que Brendan Canty de Fugazi, Billy Gould de Faith No More, Kim Thayil de Soundgarden y Marcus Durant de Zen Guerrilla. Casi nada. Y más goloso todavía siendo viernes noche, inicio del fin de semana y de la libertad condicional laboral. Difícil que con semejante equipo el concierto saliera mal o regular. Cinco titanes del rocanrol, talluditos y canosos ellos, tocando un puñado de canciones de uno de los grupos que más ha marcado el devenir del rock más enérgico de las últimas décadas.

Y aunque hayan pasado tantos años de la desaparición de los MC5, su legado, sus canciones y su sonido siguen siendo igual de válidos que en 1968. De acuerdo, esto no es Detroit. De la formación original únicamente queda Wayne Kramer, y a veces estos “súper grupos” sobre el papel son muy buena idea pero a la hora de la verdad no acaban de funcionar. Pero estos MC50, visto lo visto en la sala Apolo, son un grupo bien engrasado, que disfruta tocando (da gusto ver a Kramer con sus 70 años guitarreando y bailando con pasión) y que más que un grupo tributo es un proyecto sólido y justificado.

La noche, como era de esperar, fue intensa a más no poder. Exhaustivo repaso a los tres discos de MC5, con un Durant rutilante y soulero, un Thayil incluso sonriendo a la parroquia, y unos Canty y Gould efectivos y exactos. Y por supuesto Wayne Kramer gozando como el que más revisitando su glorioso pasado todavía vigente. Desde el inicio con ‘Ramblin’ rose’ a ‘Looking at you’, tema con el que acabaron (y que sigue siendo una de las canciones más redondas de la historia del Rock), estos MC50 nos avasallaron a base de high energy rock n’roll (‘Come together’, ‘Sister Anne’, ‘Kick Out The Jams’), roquerío vacilón (‘The American Ruse’, ‘Shakin’ Street’), e incluso se atrevieron a llevarnos, ni que fuera por momentos, por el ruidoso free jazz con el que gustaban de coquetear los de Michigan. Un gustazo. 50 años no son nada.

Fotografías: Kevin Zammit
Texto: Andrés Ruiz

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.