[Crónica] Militarie Gun en Madrid (Wurlitzer Ballroom, 5 de junio de 2024)

[Crónica] Militarie Gun en Madrid (Wurlitzer Ballroom, 5 de junio de 2024)

Si un día antes American Football asentaban un terreno cálido y respetuoso en su concierto agotado en la Copérnico de Madrid, aquello fue el preludio de una noche en la que, un día después, Militarie Gun arrasarían con la céntrica y diminuta sala Wurlitzer de la capital.

El cuarteto bilbaíno EZEZEZ se encargaría de abrir el debut de Militarie Gun después de que estos hicieran un triplete histórico en el Primavera Sound de Barcelona. Una puesta en escena arrolladora, juvenil a la vez que madura, repleta de punk y rebeldía, incluso con un espacio dedicado a ‘Believe’ de Cher con la marca sonora de la formación vasca.

Cumpliendo con la puntualidad inglesa, la banda angelina atravesaba el estrecho pasillo de la Wurlitzer para tratar de llegar al escenario entre vítores y aplausos cuando caían casi las once de la noche para empezar a rematarla empezando con “Seizure Of Assets” y otros cortes de su álbum más reciente como ‘Think Less’, ‘Return Policy’ o ‘Will Logic’ entre gotas de sudor y sacrificados desde el primer momento.  

Una segunda mitad de un set sin descanso llegaría con cortes de su disco debut “All Roads Lead To The Gun” (2022, Alternatives Label) desde ‘Ain’t No Flowers’ o ‘Big Disappointment’ hasta ‘Let Me Be Normal’ en las que el respetable demostró sentir cada letra como si las hubieran escrito las casi 200 personas que allí se agrupaban.

Con un marcado, interiorizado y breve discurso simpatizando con la amistad, las experiencias personales y la salud mental, Militare Gun deleitó al público con una inédita “Thought you were waving” para después regresar a su reciente disco “Life Under The Gun” (Lomavista Recordings, 2023) con las esperadas y precipitadas ‘Very High’ y ‘Do It Faster’ cerrando una noche irrepetible. La próxima vez que Madrid les vea será en un recinto de mucho mayor aforo, porque la Wurlitzer demostró quedarse pequeña para su primer concierto en la capital. 

Recogiendo las palabras de su frontman Ian Shelton, la clave está en “hacer letras tristes y ponerlas sobre una canción divertida”, y es justo eso lo que coincide con su filosofía y manera de hacer las cosas. Porque ante los problemas, la necesidad de pedir ayuda y el paso de la vida sobre nuestros planes todos estamos al mismo nivel. Especialmente quienes esa noche se aferraban a letras como “spend the day getting high, plans are off, the day is gone” o “no words to heal the pain, you know we can try, but that would be in vain” como si no hubiera un mañana.

Texto | Lucía Monsalve
Fotos | Sergio Morales

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar