Crónica

[Crónica] Neurosis + YOB en Barcelona (martes 16 de julio de 2019)

cronica neurosis barcelona

Las Okkult Session organizadas por la gente de Madness Live comenzaron el año pasado con Madrid como sede y con bandas de la talla de Amenra, Godflesh, Sinistro, Dool y Louise Lemón. Este 2019 el formato ha cambiado tanto de formato (de 5 bandas a 3: Neurosis, YOB., Kowloon Walled City) como de ciudad -de Madrid a Barcelona-.

Compromisos laborales nos impidieron llegar a ver a Kowloon Walled City, una auténtica lástima porque teníamos muchísimas ganas de ver qué ofrecían los californianos, pero si que pudimos entrar a tiempo para el comienzo de YOB, que constaban segundos en el cartel, pero no menores en potencia. Los de Oregon desplegaron toda su artillería de doom metal y sludge más gordo que una hamburguesa triple. Y no es para menos: el trío formado por Mike Scheidt (guitarra y voces), Aaron Rieseberg (bajo) y Travis Foster (batería) enseñaron los dientes y dieron un buen repaso a sus ya dos décadas de trayectoria tocando cuatro canciones – sí, por la larga duración de las mismas – y obviaron presentar los cortes de su más reciente disco “Our Raw Heart” de 2018. Algo a destacar de YOB es que, por más potente y ruidosa que sea su música, no deja de ser la reflexión personal y la búsqueda de paz dentro de uno mismo. Son una banda que tiene bastantes adeptos y puede ser por la historia de superación del grupo, que comenzó en su circuito local desde escenarios humildes en la escena metalera del noroeste (Oregon y Washington) hasta que en primera instancia con “The Great Cessation” (2014) y sobre todo con “Clearing the Path to Ascend” (2014) alcanzaron el sitio que tienen hoy en día.

Sus canciones tienen la particularidad de estructurarse en torno a la repetición de los hipnóticos riffs circulares de su líder. La banda se centra a un potente esqueleto central y el público asiente al tiempo mientras sus cuellos entran en un sube y baja. Si. con esto, a cada tema le dedicas entre 10 y15 minutos, la magia está hecha. Cada nota que sale es venerada y cada variación en forma de riff entra como cuchillo a un trozo de carne. La voz de Scheidt es igual de expansiva que su música, y deambula desde el tono más suave hasta el gemido gutural. YOB es una banda que tiene la intención de explorar todas las emociones humanas de manera incondicional y lo alcanzan a la perfección. Sus temas son piezas acuosas y melódicas de metal lento que va creciendo gradualmente hasta llegar a un final desgarrador. El trío se sumerge en el letargo de su música junto a su público. Como anécdota, momento top cuando Scheidt pregunta: “¿cuánto falta? – ¿24 minutos?” “Pues nos da tiempo para un tema más.

Tras ellos, llegó el momento esperado por la mayoría de los asistentes de camisetas negras: el de la banda de Oakland, Neurosis, leyendas dentro del post-metal y el sludge, que desde 2011 no pasaban por una sala española. Los liderados por Scott Kelly y Steve Von Till venían con la espalda ancha que les da una extensa carrera compuesta de una decena de álbumes, el último de ellos “Fires Within Fires” ( 2016).

Los fieles de la iglesia Neurosis podían estar contentos, pues ver a una banda que ha inspirado a otros grupos como Mastodon o Isis no es algo que ocurra todos los días, y menos en una sala como la de Poble Sec. El devastador directo del grupo se apoya en una presencia brillante con un sonido contundente y grueso de metal, y arrancaron con ‘A Sun That Never Sets’ para poner la audiencia patas para arriba. Neurosis tienen la capacidad de hacer del caos un lugar íntimo y perfecto, combinando a la perfección esa crudeza y visceralidad con oscura y suave calma por momentos. Scott Kelly es una bestia en el escenario, enfundado en su camiseta de fútbol americano, es dueño de una voz tan buena como se escucha en los discos y una presencia que va al unísono con toda la banda, que saben cómo complacer a la multitud. Piezas como ‘My Heart For Deliverance’ y ‘A Shadow Memory’ iban desfilando y Von Till daba una masterclass de las seis cuerdas, de los amplificadores salían rayos y el sonido era tan atmosférico como turbio.

La intensidad de la banda se puede resumir a participar en tres triatlones seguidos, todo bajo una milimétrica técnica combinada con una brutal potencia que se observa a leguas y nos ayuda a entender qué significan Neurosis para la escena metalera contemporánea. Continuando con ‘Giving to the Rising’ y ‘End of the Harvest’ nos dieron un buen golpe al mentón. El estado de trance continuaba y ya el cierre apoteósico fue con nada más y nada menos que ‘Stones From the Sky’ y una interpretación que nos voló la cabeza en mil pedazos. El tecladista, Noah Lands, se metió en el papel acabando el concierto tirando sus sintetizadores por los suelos y golpeando las teclas con baquetas y a cachetadas. Fuimos testigos de una noche ruidosa y mágica en la que Neurosis demostró que su sonido es lo más parecido a una manada de mamuts milenarios pisándote el cráneo.

Texto: Sebastián Rosas
Fotografías: Rosario López – Binaural.es

Sebas Rosas
el autorSebas Rosas
Beers, Burgers & Black Sabbath. Twitter: @sebastopol17

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.