Crónica

[Crónica] NOS Alive 2018

The National no Palco NOS / The National performing on NOS Stage

La semana pasada tuvimos la oportunidad de estar presentes en el NOS Alive 2018, uno de los festivales más importantes del continente, y a continuación compartimos con vosotros las crónicas de los principales conciertos de los que pudimos disfrutar en tierras lisboetas.

JUEVES 12 JULIO
JAIN

Jain es el proyecto artístico de Jeanne Galice, una joven francesa cuyo pop pegadizo con rasgos electrónicos presenta una clara influencia arábica y africana. Este hecho se debe a que cuando era pequeña estuvo viviendo en Dubai, la República del Congo y Abu Dhabi por motivos de trabajo de su padre. Tras publicar un EP inicial que consiguió generar bastante expectación en su Francia natal, así como incluso también en España, a finales 2015 publicó su álbum debut, Zanaka, del cual logró vender más de 50.000 copias en el país galo. La fecha en el NOS Alive se encontraba dentro del marco de su Warm Up Tour, una gira que le servirá de calentamiento antes de publicar su segundo largo, Souldier, previsto para el 24 de agosto de este año.

En su primer concierto en tierras lusas, la cantante ofreció una masterclass de interacción con el público, y es que aprovechó cada una de los temas de su enérgico set para invitar al público a imitar sus acciones, ya fuese saltar, mover los brazos, dar palmas, cantar… A pesar de que era relativamente temprano –sobre las siete de la tarde– la carpa del Palco Sagres se llenó, el público respondió de una forma excepcional y resultó ser de esos shows en los que incluso aquellos que no conocen al artista se lo pueden pasar de maravilla.

A lo largo de su concierto pudimos escuchar los dos singles de su próximo álbum publicados hasta la fecha, “Star” y una “Alright” que apunta a hit y que introdujo confesando que trata sobre “ser fuerte en una relación”, así como algunas piezas inéditas. Es el caso de “On My Way” o un tema que coge la base melódica de la canción de la serie de televisión de dibujos animados “Inspector Gadget” y en el que, además de sorprender y agradar en la misma medida, Jain nos demostró que también se le da bien rapear. Por supuesto, tampoco faltaron sus dos grandes hits, los cuales se reservó para la fase final del concierto: una “Come” para la que Jeanne cogió la guitarra acústica y en la que también jugueteó con algunos loops de voz y percusión, y una “Makeba” que clausuró su actuación y en la que se recreó interactuando con el público –primero creando un poco de hype previo a la canción haciéndonos cantar los “ooohe” característicos de la pieza, más adelante organizando una competición improvisada para decidir qué zona del público generaba una ola humana más intensa y también hubo ocasión para hacernos sentar a todos los allí presentes antes de terminar saltando por todo lo alto–.

NINE INCH NAILS

“This is the first day of my last days”, la frase que abre la canción “Wish”, fue también la encargada de dar comienzo a la actuación de Nine Inch Nails en el NOS Alive 2018. Por unos momentos algunos pudimos pensar que realmente se trataba del primer día de nuestros últimos días, y es que vaya inicio de concierto más trepidante que vivimos tras concatenar “Wish” con “Less Than” y “March of the Pigs”. Algo que me llamó especialmente la atención en ese momento fue la realización del vídeo que se mostraba por las pantallas laterales: en lugar de optar por el patrón típico multicámara, las imágenes, que además eran en blanco y negro, provenían de una misma cámara que era manejada desde el mismo escenario y que se movía rápidamente ofreciendo planos cortos de los distintos miembros de la banda. De esta forma, la sensación de vigorosidad se veía aumentada significativamente.

Afortunadamente para nuestros corazones, acto seguido bajaríamos las pulsaciones con temas como “The Lovers”, para la que Trent Reznor recurrió a algunos audios reproducidos directamente desde una grabadora, o “Shit Mirror” y “God Break Down The Door”, temas incluidos en Bad Witch, su álbum más reciente, y que desde Binaural pudimos escuchar en directo por primera vez en el concierto que ofrecieron en el Royal Albert Hall de Londres. Seguidamente llegaría “Closer”, pieza que para mi sorpresa no devino de las más celebradas –o al menos me dio esta sensación– aunque sí que logró alzar unos cuantos teléfonos móviles. De la puesta en escena en “Copy of A” me gustó especialmente el juego de sombras al que recurrieron, obtenido gracias a la colocación de una hilera de focos lumínicos que apuntaban a los miembros de la banda, y que cuadraba a la perfección con la pieza. A continuación Trent se dirigiría al público para presentar “I’m Afraid of Americans” de su buen amigo David Bowie.
La fase final del concierto estuvo marcada por una vivaz “Gave Up”, en la que Trent aprovechó para agradecer la entrega por parte del público, una bailable “The Hand That Feeds” y una celebrada “Head Like A Hole” después de la que, tras un silencio que generó bastante expectación, llegó la deseada “Hurt” con la que concluyó un concierto planeado con maestría, que mostró la garra que el público probablemente deseaba pero que también supo dejarnos respirar cuando así lo precisábamos.

Nine Inch Nails no Palco NOS / Nine Inch Nails performing on NOS Stage
Nine Inch Nails no Palco NOS / Nine Inch Nails performing on NOS Stage

ARCTIC MONKEYS

A falta de escasos minutos para el inicio del concierto de los “Monos del Ártico” en el NOS Alive 2018, por los altavoces del escenario principal sonaba “Don’t Let Me Down”, tema de los míticos Beatles. Resulta un tanto irónico pensar que, muy probablemente, muchos de los que allí se encontraban es precisamente esto lo que debían estar pensando: “por favor, Arctic Monkeys, don’t let me down, no me decepcionéis”. Y es que es bien sabido que el último trabajo de los de Sheffield, Tranquility Base Hotel + Casino, ha generado una división de opiniones bastante profunda: por un lado hay aquellos que admiran, elogian e incluso celebran la evolución de la banda hacia una sonoridad –y actitud– más sofisticada, mientras que en el otro lado se encuentran aquellos que desearían volver atrás en el tiempo para poder reencontrarse con ese Alex Turner más joven y greñudo que rasgaba la guitarra de forma desenfadada.

Para estos últimos –entre los que yo humildemente en cierta medida me incluyo– me sabe mal reconocer que da la sensación de que Alex y los suyos tienen muy claro hacia donde se dirigen, avanzando a paso firme y sin titubear –aparentemente– ante las críticas. Resulta bastante ilustrativo que exactamente la mitad de su actuación estuviese dedicada a sus dos álbumes más recientes, AM y Tranquility Base Hotel + Casino, con cinco canciones de cada uno. Todo esto nos quedó aún más claro cuando, a modo de introducción a “I Bet You Look Good on the Dancefloor”, Turner confesó que si al componer la canción en 2004 esta significó poco para ellos, ahora significaba todavía menos. PAM. ¿Ironía, o sencillamente la mera realidad? En caso de ser cierto, debemos agradecerles que hagan el esfuerzo de recuperar en directo algunas viejas joyas cuando, si fuese por ellos, quizás ya estarían olvidadas en el fondo del armario.

Como resulta habitual en la presente gira, el show lo abrieron con “Four Out of Five”, single de su último álbum, y acto seguido aquellos con anhelos de pasado celebramos una potente “Brainstorm” que precedió la única pieza de Suck It And See que escucharíamos en todo el concierto: “Don’t Sit Down ‘Cause I’ve Moved Your Chair”. A partir de aquí los Arctic construyeron una atmósfera similar a la tónica general de su último álbum, intercalando los distintos temas con pausas ligeramente superiores a lo que resulta habitual y con un Alex Turner, inseparable de sus gafas de sol y de su americana, que de vez en cuando iba soltando algún “obrigado” y también aprovechaba para peinarse cuando notaba que su melena no estaba en la posición adecuada. El público coreó especialmente el inicio de “505” para la que Turner se sentó en el piano, donde se quedó para interpretar a continuación “Tranquility Hotel Base + Casino”. “Do I Wanna Know?” se convirtió más tarde en uno de los temas más celebrados –y enregistrados– del concierto, una actuación que clausuró, tras un prolongado amago de irse, con un bis conformado por “Star Treatment” –en la que Alex confiesa que “solo quería ser uno de los Strokes”, “Arabella” y “R U Mine?”.

A modo de conclusión, pienso que los Arctic Monkeys supieron contentar a un público que presentaba unas altas expectativas manteniéndose fieles a la dirección hacia la que avanza la banda. Habrá quienes les gustará más o menos, pero no hay duda de que su trayectoria les avala.

Arctic Monkeys no Palco NOS / Arctic Monkeys performing on NOS Stage
Arctic Monkeys no Palco NOS / Arctic Monkeys performing on NOS Stage

SAMPHA

Tras sacar un par de EPs y colaborar con artistas como SBTRKT, Jessie Ware, Drake, Kanye West o Solange, el cantautor y productor británico Sampha publicó en 2017 Process, su primer álbum de larga duración y con el que ganó el prestigioso Mercury Prize de ese año. Su propuesta logra combinar con una delicadeza y elegancia exquisita elementos de la electrónica, el soul y el R&B, generando de esta forma unas composiciones que presentan un alto potencial para atrapar y cautivar el oyente desde la primera escucha.

Habiendo actuado por primera vez en Portugal el año pasado con motivo del NOS Primavera Sound, el hermano pequeño del festival barcelonés que tiene lugar en Porto, Sampha ofreció en el NOS Alive 2018 su primer concierto en tierras lisboetas, por lo que había bastante expectación. El principio de su actuación coincidió con el final de Arctic Monkeys, lo cual explica que inicialmente la carpa del Palco Sagres estuviese un tanto vacía. No obstante, fue terminar “R U Mine?” de los de Sheffield y empezó a llegar más gente hasta que se llenó.

Durante la mayor parte de la actuación Sampha estuvo secundado por tres músicos más, y a pesar de que él también tenía que estar pendiente de varios teclados y sintetizadores, siempre que tenía la ocasión abandonaba la zona donde estos se encontraban para acercarse al público allí presente. Por otro lado, unos degradados multicolor a modo de fondo de escenario fueron los protagonistas de una puesta en escena simple pero elegante que encajó a la perfección con su propuesta sonora.

Tras abrir el concierto con “Under”, “Timmy’s Prayer” y “Reverse Faults”, la pieza “Too Much”, interpretada únicamente con su voz y tocando el piano, devino una de las más coreadas –y enregistradas–. A continuación la tambén popular “Plastic 100oC” precedió “Hold On”, la canción del también británico SBTRKT en la que Sampha puso la voz. Tras “Happens” y “Kora Sings”, una cuidada jam de percusión sirvió de introducción a “Without”. Finalmente, el concierto clausuró con la cautivadora “(No One Knows Me) Like the Piano”, que evidentemente fue de lo más celebrada, y una “Blood on Me” en la que Sampha aprovechó para presentar a su banda y que nos hizo bailar a todos.

Haz click en las páginas “2” o “3” situadas bajo estas líneas para revisar las crónicas de los conciertos del resto de días del festival.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.