CrónicaDestacados

[Crónica] Primavera Sound 2017

cronica primavera sound 2017

El lunes publicamos una selección con algunas de las mejores fotografías que tomamos en el Primavera Sound 2017, pero hoy llega el plato fuerte. Aquí tenéis las crónicas de un total de 20 conciertos que disfrutamos en el mediático festival barcelonés. Abordamos desde conciertos de interés masivo (Arcade Fire, The xx) hasta aquellos forjados por doradas promesas del momento (Cigarettes After Sex, Alexandra Savior). Un jugoso «max mix» que esperemos que haga las delicias de aquellos que quieran repasar lo acontecido hace unos pocos días en el perenne evento musical catalán.

MARTES 30 DE MAYO:

Cigarettes After Sex:

Jessica Ferrerons / Binaural

El Primavera Sound Festival sabe cómo mimar a los nombres más vinculados al «hype» de su poblado cartel. Revisen por ejemplo el caso de Cigarettes After Sex. Martes 30 de mayo. 22:00. Apolo. Y ahí los teníamos sobre el escenario de la céntrica sala del paralelo, como mandaban los cánones, y no a las 4:05 de la madrugada de un sábado en el alienado escenario Adidas Originals.

Sacándose de encima aquella etiqueta/espina de «banda rookie» por antonomasia, Cigarettes After Sex demostraron ser mucho más que una mera propuesta emergente. Su sonido, nocturno y aletargado a partes iguales, viene descrito bajo un vaporoso halo de dream pop y shoegaze en la línea tanto de Beach House como de Mazzy Star. Todo ello envuelto en una fina neblina de estética noir que consigue encontrar una perfecta cohesión entre el repertorio musical y las escenas de cine clásico proyectadas sobre el escenario. Brillaron con luz propia la esperanzadora ‘Sunsetz’, joya donde las haya del álbum debut que está al caer, y también aquella delicadísima ‘Apocalypse’ cuyos chispeantes punteos de guitarra llegaron a embelesar nuestra más recóndita sensiblería. Sin olvidarnos tampoco de la estelar cover de ‘Keep On Loving You’ que con absoluta seguridad habría conquistado al buenazo de Kevin Cronin. ¿El único pero del show? La cadencia rítmica que atesora el grupo de Greg González. Cigarettes After Sex es de los que no genera medias tintas. O lo amas o lo aborreces a morir. Y es ese piloto automático el que consigue generar en la audiencia tanto eróticos sueños ochenteros, como también una modorra digna de una sobremesa en pleno domingo primaveral . Afortunadamente nosotros vivimos un intenso viaje onírico, ¿y tú? [Pablo Porcar]


JUEVES 1 DE JUNIO:

Alexandra Savior:

Alba Ruperez / Primavera Sound

 

Jueves 1 de junio. 19:15. Parc del Fòrum, La prometedora Alexandra Savior acaparaba todas las miradas al aparecer por un lateral del escenario Pitchfork. Lógico; el omnipresente Alex Turner de Arctic Monkeys había ejercido como productor de su álbum debut («Belladonna Of Sadness»), por lo que los fans de los monos del ártico se congregaron para ver si la estadounidense sabía jugar las cartas adecuadas al afrontar un reto escénico. La respuesta, sin lugar a dudas, fue afirmativa. Esta nueva diva de cabellera dorada sorprendió a propios y extraños con un magnetismo impropio de una debutante.

La artista coqueteaba con la audiencia, jugueteaba con ella e incluso la llegaba a arropar en su regazo en un concierto en el que brillaron tanto su tema de apertura (‘Frankie’)’, como la delicada ‘Girlie’ o una ‘Vanishing Point’ inquietante y seductora a partes iguales. Únicos puntos mejorables del set: de momento a Savior le faltan singles. Su repertorio parece estar labrado bajo un mismo filtro sepia. Y el aura de The Last Shadow Puppets está demasiado presente en el ADN de su estilo. Lo verdaderamente interesante surgirá cuando inteligentemente Savior decida utilizarla como mero punto de partida, y no como espejo sobre el que reflejarse en todo momento. [Pablo Porcar]

Cymbals Eat Guitars:

Los estadounidenses, capitaneados por Joseph D´Agostino, ofrecieron un concierto impecable en el escenario Primavera. Deudores de Pavement, así como del rock alternativo de los 90 en general, demostraron ser uno de los grupos más interesantes del panorama neoyorquino actual.

Como grupo suenan muy compactos y transmiten una energía altamente contagiosa realzada por la agónica voz de Joseph. El concierto se basó principalmente en sus dos últimos discos y así, empezaron con Jackson, un medio tiempo a modo de himno, para seguir con ‘Warning’ que subió el nivel de la actuación. ‘Have a heart’ y ‘Wish’ de su último álbum Pretty years sonaron más contundentes en directo que en estudio. ‘Chambers’, ‘Well’ o ‘Laramie’ fueron algunos de los temas que desgranaron con la eficacia de una banda que mejoraba en cada tema. A destacar la actuación del batería Andrew Dole que estuvo magnífico y contribuyó de forma decisiva al buen sabor de boca que dejaron en los presentes. Una verdadera gozada. [Mario Bruce]

Arcade Fire:

Eric Pamies / Primavera Sound
Eric Pamies / Primavera Sound

Como ya sabrán a estas alturas, el Primavera Sound 2017 ha sido un festival que aparentemente podría haber venido guionizado por M. Night Shyamalan. Los «plot twits» concebidos a partir de las confirmaciones de última hora (bajo el sello «Unexpected Primavera Sound») eran tan bestias que a uno no le quedaba otra que enviar al carajo clashfinders, tablas de excel y todo tipo de previsora parafernalia. Recuerden especialmente lo vivido con Arcade Fire. Durante años permanecerá en nuestra memoria aquel momento en el que divisamos a un entrañable grupo de asalmonados británicos gritando de forma eufórica. Los canadienses iban a realizar un bolo sorpresa de forma inminente en un pequeño escenario del Parc del Fòrum, y ellos (y nosotros) éramos de los primeros en enterarnos de tamaño evento.

Escenario 360, con público arropando al grupo en los cuatro costados del mismo, estreno en primicia de temas totalmente nuevos (‘Everything Now’, ‘Creature Comfort’) y el sol cayendo lentamente en el horizonte. Menudo golpe de efecto del Primavera, y también de unos Arcade Fire que se sirvieron de ese cercano espectáculo para 1) demostrar que el clima festivo de sus directos funciona también en las distancias cortas y 2) que con ‘Everything Show’ han conseguido armar un buen corsé sobre la sencillez pop de ABBA, traduciéndola a un contexto mucho más contemporáneo. La banda irradió calor en todo momento (Régine Chassagne destapó un carisma solo al alcance de algunas frontwomans), y especialmente memorables fueron los momentos forjados bajo la batuta rítmica de ‘Ready To Start’, ‘Afterlife’ y una ‘Rebellion (Lies)’ semieclesiástica que cerró a lo grande un luminoso set. Sin visuales, ni artificios, Arcade Fire pegaron un puñetazo sobre la mesa para demostrar que en su faceta descarnada también se merecen portar corona. [Pablo Porcar]

Afghan Whigs:

Nuria Rius / Primavera Sound

Era el solape del año. Bon Iver presentaba en el escenario principal su excelente último disco, sin duda un concierto para no perderse, y solo había una persona capaz de hacer dudar hasta al más convencido: Greg Dulli. El puto Greg Dulli. El príncipe de las tinieblas del rock alternativo capitaneando a The Afghan Whigs con ‘In Spades’ bajo el brazo, muy notable segundo trabajo tras su vuelta al ruedo. Pesaba la ausencia del guitarrista Dave Rosser, enfermo de cáncer, a quien le dedicaron una ‘Gentleman’ cargada de garra, pero no faltaron músicos en el escenario. Violines, cello, saxo y trompeta se alternaban para dar color a temas como ‘Toy Automatic’ o ‘John the Baptist’ -este último causante de que la garganta de un servidor quedara como la de Joaquín Sabina por desgañitamiento imprudente-, y cuando Dulli se puso al piano para interpretar el single ‘Demon in Profile’ los niveles de sonido, hasta entonces un pelín irregulares, alcanzaron su punto óptimo, una recta final apoteósica que culminó en un ‘Faded’ para el recuerdo. Para entonces, os lo aseguro, de Bon Iver no se acordaba nadie. [Pau Ortiz]

King Gizzard & The Lizard Wizard:

Jessica Ferrerons / Binaural
Jessica Ferrerons / Binaural

Lo que pasa con King Gizzard & The Lizard Wizard es cosa seria. Son una banda inclasificable, no se me ocurre una mejor manera de definirlos que una suerte  de Thee Oh Sees de las antípodas pasados de LSD. Stu Mackenzie y compañía llegaban con el pedigrí de sus dos últimos discos “Nonagon Infinity” y “Flying Microtonal Banana” y con otro a punto de salir (“Murder of the Universe”), por lo que el hype venía alto, más después de haber entrevistado a su líder unas horas antes en el mismo Primavera Sound, y que anticipaba que lo darían todo ese jueves a las 2:00.

El alcohol ya subía por las venas y el escenario Primavera presentaba un lleno bastante importante para ver a una de las bandas más en forma de la actualidad. Los de Melbourne no se cortaron un pelo y comenzaron con el combo de su último LP ‘Rattlesnake’, ‘Nuclear Fusion’ y ‘Doom City’, lo cual encendió al personal y de qué manera. Después pasaron a una parte más experimental con temas de su próximo disco: piezas como “Alter Me” y “Altered Beast” que se bifurcan en dos partes servían de nexo para darle al grueso de las canciones de “Nonagon…”. ‘Robot Stop’, ‘Gamma Knife’ y ‘People Vultures’ nos llevaban en volandas al paraíso de colores que pintan estos chavales, soportados por un fuerte componente rítmico a base de dos baterías. ‘Cellophane’, del genial “I’m in Your Mind Fuzz” nos dejaba mirando a Cuenca y con ganas de más, de volver a ver en sala este ritual psicotrópico del vendaval oceánico que son los King Gizzard. [Sebastián Rosas]

Bon Iver:

Eric Pamies / Primavera Sound
Eric Pamies / Primavera Sound

El concierto de Bon Iver me planteaba dudas serias de antemano sobre si podría disfrutarlo como merece o no. Un gran festival, escenario en Mordor, miles de personas y, sobre todo, el nuevo tipo de público mayoritario que va al festival a pasarlo bien, dejando la música en segundo plano. Por eso ir un rato antes a pillar una buena posición parecía una buena decisión. Y así fue. Bon Iver iluminaron el escenario Heineken con mucha más potencia de la esperada. La voz de Justin sonaba com un punzón bajo la piel. Clavándose y dejando marca. La banda de Wisconsin tocó principalmente cortes de ‘22, a Million’, el último disco, bien rebozado todo de vocoder y efectos sintetizados. Pero el conjunto sonando con fuerza. Y a más electrónica menos frialdad.

‘29 #Strafford APTS’ por ejemplo sonó como los ángeles, emocionando a más de uno. Una combinación que solo Vernon puede ofrecer gracias al carisma que desprende. También sonaron varios temas de ‘Bon Iver’, su segundo disco, como las imparables ‘Perth’, ‘Calgary’ o ‘Holocene’. Canciones que en directo se elevan como un globo de helio e inundan cualquier macroescenario. El único pero fue el olvido en el repertorio de ‘For Emma, forever ago’, pero la salvación vino con la última canción. Justin solo en el escenario con un foco apuntando a él. Y las notas de ‘Skinny love’ sonando de aquella forma que hace de la música pura belleza. Y te emocionas recordando ese invierno de 2008 en el que descubriste este ya clásico disco de la música popular de nuestros días. [Oscar Villalibre]

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.