Crónica

[Crónica] Sleaford Mods en Barcelona (Razz 2, 21 de abril de 2018)

Jason Willamson y Andrew Robert Lindsay, más conocidos como Sleaford Mods, conforman uno de los grupos más irreverentes de la escena actual, alabados por el mismísimo Iggy Pop en su documental «Bunch of Kunst» donde se ve que son el dúo más honesto de la música. Nacidos de la working class de Notthingham, estos ingleses no dejan indiferente a nadie y huyen de etiquetas: post-punk, spoken word, hip hop y electrónica todo junto en un buen batiburrillo de influencias que te explota la cabeza y con una cargada lírica que sale de la inquieta mente de Williamson, una especie de justiciero del pueblo que clama contra la injusticia social, la clase política, la sociedad inglesa y mundial y la opresión obrera. Lo mejor de todo es que no paran de crecer y con esa actitud desafiante ganan -para bien- más y más adeptos, como se notó en su actuación del viernes en Razz 2.

Teloneados por los locales Dead Normal, la actuación de los Mods de los millenials comenzó puntual, muy inglés todo. Su último disco «English Tapas» fue el gran protagonista de la cita, aunque por supuesto no faltaron los hits de otros trabajos. Y ellos, a lo suyo: sudor y trabajo de albañil como la Roma contra el Barça; bueno, salvo el roadie del grupo, que probablemente tiene el mejor trabajo del mundo: llevar un portátil, cargar agua para Jason y Fanta para Andrew. Parece que ha abandonado la cerveza para darle paso al azúcar como aliado.

‘Army Nights’, ‘Moptop’ y ‘I Fell So Wrong’ eran algunas de las encargadas de abrir la jornada de viernes, pero fue cuando sonó ‘Just Like We Do’ que el público se comenzó a meter de lleno en el flow de los de británicos. Williamson ya llevaba 3 botellas de agua encima, mientras escupía y sudaba sin filtro. Como su música, cruda y sin grandes decoraciones. Seguía el protagonismo de sus últimas canciones con ‘Cuddly’ y ‘Dull’ que nos hizo mover el culo a todos, entre una calma tensa que iban conectando cada vez más con el público mientras las cervezas iban subiendo entre la gente. ‘You’re Brave’ y sobre todo ‘Drayton Manored’, ‘TCR’ y ‘Jolly Fucker’ nos hizo ir en volandas en los 45 minutos que iban de concierto. Rápidos y letales, repartiendo ‘wankers’ y ‘fuck off’ mientras la gente iba pidiendo más sangre, como en un circo romano que se iba agolpando en las primeras filas con un pogo que ya es habitual en los conciertos de este par.

La parte final del concierto llegaba con la magistral ‘Fizzy’ escupiendo rabia a raudales como un río desbordado, insultando a viejos enemigos como debe ser. Espadachines del insulto, una profesión olvidada y que debería tener más repercusión. Le siguió ‘Jobseeker’, reclamo ante las condiciones laborales precarias que azotan UK y al resto del mundo, para cerrar como dos caballeros de los tacos con ‘Tied Up in Nottz’ y ‘Tweet, Tweet, Tweet’ como insultos hacia la sociedad moderna y el postureo, con un «ooooooohhhhhh» oscuro y tenebroso que nos adentra de lleno en el mundillo «Black Mirror». Sleaford Mods, vistos por quinta vez en los últimos años y cada vez más convencido que el mundo los necesita tanto como necesitamos el agua. Infalibles.

Fotografías: Silvia R. May
Texto: Sebas Rosas

Sebas Rosas
el autorSebas Rosas
BELIEVE IN THE ANTI † † † Twitter: @sebastopol17

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.