[Crónica] Sofar Sounds Barcelona (30 de septiembre)

Estamos acostumbrados a que Sofar Sounds Barcelona nos sorprenda con sus carteles clandestinos, siempre atinados, cercanos a la escena alternativa de aquí. A buen seguro, de allí no sólo sales con el gusto de haber presenciado un buen guateque, de ahí sales con un par o tres de nombres nuevos en la agenda. Llevamos varias ediciones beneficiándonos de su formato y sabiendo que de ese encuentro saldremos conociendo más. Y es que la historia se repite, aunque esta vez un diluvio haya intentado empañarla.

Xerim-areste

Hablemos de música. Gracias a ella no se ha suspendido la jornada, ya que tocar en una terraza con tamaña lluvia era una idea totalmente descabellada. Imposible, vamos. Por eso nos han llevado a una sala del sótano del Hotel Rosselló, donde por cierto el ambiente ha sido el esperado; pues como estar en el salón de casa. Literalmente, entre cojines y cerveza hemos visto a Xarim Aresté sorteando a la multitud sentada para tocar los primeros temas de la noche. Tenía un disco que presentarnos y lo ha hecho de tú a tú, sin rodeos, desnudando con su guitarra acústica la esencia de ‘La Rosada’, segundo disco en solitario que ha lanzado con Bankrobber.

her-little-donkey

Del siguiente invitado me llevo muy buenas vibras. Merecedor del título de ‘promesas’ de nuestra sección, en Her Little Donkey hay mucha miga, una base que incita a imaginar un futuro de rosas para este cuarteto que ha sabido acomodar y caer bien al público. Entre manos se traían su recién estrenado segundo epé  y, con todo, han sonado muy armónicos, la verdad. Entre los cuatro han desplegado una colección de temas de rock alternativo, dóciles en su mayor parte, que, de no haber estado sentados, más de uno los hubiera bailado. Será interesante verles en sala, pues se ha hecho corto. Como el concierto de El último Vecino, que ni alargándolo han saciado las ganas de más.

El-ultimo-vecino1

Gerard Alegre y compañía ya habían tocado en Sofar en 2013 y ahora volvían con toda la experiencia ganada para ofrecer un directo de altura. Soy fan de los manierismos de Gerard cuando canta. Recuerdan a the Drums o, yendo a la referencia, a Joy Division. De alguna manera ha marcado la diferencia. Su sonido se ha apropiado rápidamente del espacio y, lo dicho, con la puesta en escena todo ha salido rodado. Sumando que han tocado un nuevo tema y un par de hitos (entre ellos ‘Tu Casa Nueva’), los que al principio estábamos al borde de la relajación (propia tras la jornada de un miércoles criminal) hemos acabado 100% activados. Rogando, como decía al principio, un poco más de El Último Vecino, al fín y al cabo toda una anécdota verlos por allí. Con ‘Un sueño terrible’ ha concluido la función.

Ha sido una cita fugaz, intensa a su manera, cómoda y con su particular aura familiar-musical, lo que permite conocer a un músico más allá del escenario. Entrega ha habido por parte de todos y eso se nota. Yo al menos. Así, lógico que cada Sofar se reafirme. Quedaros con lo de que la iniciativa funciona por amor al arte. No tiene otra explicación.

Fotos | Max Segura
Texto | Màrius Riba

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar