[Crónica] The 1975 en Madrid (WiZink Center, 27 de febrero de 2024)

[Crónica] The 1975 en Madrid (WiZink Center, 27 de febrero de 2024)

Una casa hecha a medida

El dress code era simple para una noche que prometía mucho para el público español de la banda británica: camisa blanca, corbata negra, zapatos o botas de plataforma, y como su frontman, el ego por los cielos.

Nativos digitales de una sociedad a priori inestable e insensibilizada (quien escribe esto incluida) se reunían ayer en el WiZink Center en el marco de una extensa gira de estadios que The 1975 diseñó para tratar de contentar al mayor público posible. Lejos de ser un tour típico donde Europa sólo comprende tres ciudades en Alemania y dos en Italia, Still… At Their Very Best demostró que a la tercera va la vencida -habiendo cancelado previamente en dos ocasiones-, y Madrid recibió por primera vez a The 1975 en un entorno que no fuera un festival.

Después de una brevísima y tímida intervención de Been Stellar, neoyorkinos a los que el brit-pop y el post-rock les ha pegado fuerte y que los ingleses han decidido acoger en sus fechas por Europa, Matty, Ross, Adam y George cumplieron eso de la puntualidad inglesa, personándose a las nueve de la noche en punto detrás de un telón que desató la euforia con tan sólo rozar el suelo.

En un set dividido en tres actos (el primero dando nombre a su reciente disco, el segundo una brevísima intervención en acústico y el tercero demostrando que sí, aún siguen en su mejor momento) las dos horas de show se hicieron cortas. Un hype musical y personal completamente justificado por una mayoría femenina que aclama que Healy es el “mom I can fix him” de nuestros tiempos se hace aún más evidente cuando el frontman de la banda escupe versos atrevidos como “I read between the lines and touched your leg again” o se pone romanticón entonando “About You” y “When We Are Together” seguidamente.

Tras una ristra de politiqueo y trending topics sociales con personajes como Mark Zuckerberg, Noel Gallagher, Liz Truss o Vladimir Putin dando sus respectivos discursos a través de una televisión por la que Healy desaparecería al terminar, la elección de la canción que iría después (la versión de su guitarrista secundaria Polly Money de “Jesus Christ 2005 God Bless America” en solitario, que acabó recibiendo vítores por doquier y algún “soy lesbiana por ella” suelto) quizás no fue la más acertada. Sin embargo, “Love It If We Made It” acabaría sonando después de un buen repaso por varias canciones de “A Brief Inquiry Into Online Relationships” (2018) y “I like it when you sleep, for you are so beautiful yet so unaware of it” (2016) con motivo de su octavo aniversario.

Llegaba el final del concierto con la triada “Chocolate” (que se la debían a su público tras no haber rastro de ella en el Mad Cool Festival en 2023), “Sex” y “People”, y sin rastro de carne cruda, flexiones, bailes y algún que otro chiste polémico o sexual, uno empieza a verlo claro. Y es que es precisamente a medio camino entre el caos y la incertidumbre de esta sociedad moderna donde la música de The 1975 se erige como un faro de identidad y éxtasis compartido.

Texto | Lucía Monsalve
Fotos | Livenation

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar