Crónica

[Crónica] The Jesus And Mary Chain en Madrid (abril de 2017)

jesus mary chain madrid

El pop es espantoso, enciende la radio y te garantizo que lo que escucharás es basura“. Por eso, ahora y antes, The Jesus and Mary Chain se han movido siempre en las periferias de las modas, las radiofórmulas y el éxito comercial. Donde coetáneos como The Cure disfrutaban de los flashes, los hermanos Reid se iban al córner en el partido de los ochenta y los noventa a entretenerse matándose entre sí y destrozando su carrera. La frase inicial es de ellos, de hace unos meses. Retrata lo que han sido y serán: bichos raros, insatisfechos y eternamente desplazados.

Pero eso no ha evitado que hayan cultivado queriendo o no un estatus de culto y 18 años sin aparecer por Madrid eran demasiados. En un día ideal, de abril, frío y lluvioso, su vuelta a La Riviera fue un reclamo demasiado goloso hasta para los rostros conocidos. Hice cola detrás de Eva Amaral, vi el concierto al lado del actor Roberto Alamo (o su doppelganger). Solo me faltó cruzarme con la Reina Letizia . Que si es fan de ‘Un buen día’ no veo por qué no tendría que gustarle ‘Some Candy Talking’. Al fin y al cabo van más o menos de lo mismo.

Si las consecuencias de la miseria moral del tatcherismo en cuanto a Escocia las narraba Irvine Welsh, también se oyen ecos en The Jesus & Mary Chain. Una respuesta en forma de hedonismo malsano y un misticismo turbio y desaliñado. Tras idas, venidas y peleas, volvieron a dirigirse la palabra para un nuevo álbum, ’Damage and Joy’, editado este año y cuyo título no puede definir mejor la trayectoria de estos escoceses. De él, para Madrid, escogieron lo justo (‘Amputation’, ‘All things pass’, ‘Mood Rider’, ’Always Sad’ y ‘War On Peace’) mientras salpimentaban el asunto con clásicos de su tortuoso repertorio, a tope de distorsión. ‘April Skies’ (cómo no), maravillas como ‘Head On’, ‘Teenage Lust’, ‘You Trip Me Up’, ‘Reverence’ y su “I want to die like Jesus Christ” y el manifiesto que es ‘I Hate Rock&Roll’. También ese ‘Just Like Honey’ que ahora es de ellos, de Bill Murray, Scarlett Johansson y las calles de Tokio. Sólo dejaron en casa el ‘Stoned & Dethroned’ (1994).

Es la carrera de los hermanos Reid un discurso dictado por las exigencias de la toxicomanía y el balance de una relación fraternal perniciosa, pero sin el efectismo monetario e impostado de los Gallagher. Lo suyo ha sido y es algo para hastiados, hostiles y pasados de tuerca en general. Pero en La Riviera había pocas caras jóvenes, aún menos cardados y poca violencia. Antes les tiraban botellas, ahora fotos en móviles carísimos. De los altercados de orden público se ha pasado a los amagos de pogo en la última canción. Jim y William han envejecido, contra todo pronóstico y con dignidad, pero no han sido los únicos.

Texto | Carlos A. Forjanes
Fotografías | Diego Durden

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.