Crónica

[Crónica] Vida Festival 2018

cronica vida festival 2018

Seguramente, esta edición del VIDA 2018 será recordada por la gran apuesta nacional desplegada. Y, de nuevo, no ha fallado. Como en el año anterior, nos hemos adentrado en los bosques y alrededores de la Masia d’en Cabanyes de Vilanova i La Geltrú para catar esa cantidad de propuestas afines al festival. Y, en resumen, podemos decir que no solo nos hemos llevado gratas sorpresas, sino que también hemos paladeado con gusto reservas de hace ya una década. Quien dice Elvis Perkins, dice Franz Ferdinand. Así fueron nuestras tres jornadas en el pintoresco festival.

JUEVES

Calexico

La música de Calexico prescinde de una de las fronteras más controvertidas políticamente: la de México con Estados Unidos. Su mezcla genuina de folk norteamericano y de raíces centroamericanas es lo que los ha llevado al éxito tras nueve discos. La leve lluvia no hizo que el público se asustara: ver desplegada la banda de Calexico al completo lo valía. El público, tímido, empezó a soltarse a medida que la banda reivindicaba los derechos de muchos mexicanos por culpa de las políticas norteamericanas a ritmo de guitarra en canciones como “Voices in the Field”. La banda presentaba “The Thread That Keeps Us”, un disco que les funcionó ante el público, cada vez delirando más ante tal despliegue de medios musicales. La banda Amparanoia acompañó a la banda en uno de los toques finales con “Cumbia de Donde”, un canto a la vida que terminó coreado por todo el público, hasta por aquel que no tenía mucha idea de la banda. Calexico fue una delicia para sus fans y un descubrimiento maravilloso para los que todavía no los conocían. (Karen Montero)

Curtis Harding

El toque soul de Curtis Harding fue mucho más que anecdótico, a pesar de ser el único de este estilo en el Vida. Fue uno de los platos fuertes de la jornada inaugural del festival: un músico que prácticamente se desnudó en apenas una hora de concierto entradas las diez y media de la noche. Puntualidad germánica del festival, que aprende de su hermano mayor Primavera Sound. Harding, elegante hasta la médula, presentó su último disco, “Face Your Fear” (Anti-, 17) con una banda soberbia con la que se compenetraba al milímetro. Melodías sensuales llenas de expresividad en las que no faltaron guitarras que demostraron que, antes de encasillarse solo en un solo género, prefiere coquetear experimentar con bases rock y electrónicas. Con “On And On” el músico de Michigan conseguía los máximos coros del público, que bailaba con calma sus canciones pero que poco a poco se animó a hacerlo con más ganas. Puro estilo del soul contemporáneo. (Karen Montero)

Vulk

El estilo de Vulk, marcadamente post-punk, contrastaba con su actitud al subir al escenario. Una timidez característica de una banda que todavía no se cree lo que le está pasando: aclamada por la crítica y con el espacio del escenario de La Cabana lleno a rebosar de un público con muchísimas ganas de verlos actuar, por descubrirles en directo. Los bilbaínos fueron el refrescante plato antes de medianoche de ritmos influenciados por bandas como Preoccupations o King Crimson. Y, a la vez, pueden alardear, si quieren, de un estilo propio que han afincado con su nuevo álbum, “Ground for Dogs”, que presentaron la noche del jueves. La timidez pronto se convirtió en confianza con el público, que respondía con bailes frenéticos y pogos descontrolados. Arriba, Vulk irradiaba fuerza y control musical a cada canción. Abajo, la sonrisa brillaba al unísono. Hasta los que no eran vascos coreaban –como podían– canciones como “Behiaren Begirada”, de su nuevo trabajo. El bajo, gran protagonista de la banda, dio una clase magistral de saber hacer que no hacía más que maravillar y dejar el listón realmente alto. Con la solidez de canciones como “No Muscle” o con himnos de su primer disco como “Something Internal”, la banda mostró la gran maestría que tiene al componer y al actuar en directo. El toque perfecto para aquellos que también reclaman rock y punk en el Vida y querían una alternativa al concierto de Los Planetas. (Karen Montero)

Futuro Terror
Para no perder la costumbre de hacer pogos, gran parte del público de Vulk caminaba apenas unos metros para ir al concierto de Futuro Terror, en La Cova. Menos intensidad en la lírica y más en la percusión y las guitarras que sus predecesores. Lo óptimo para un público que cada vez se venía más arriba y tenía más ganas de bailar y corear hasta quedarse sin voz a medida que avanzaba la madrugada. La potencia del punk de Futuro Terror era, sin embargo, una puesta en escena preparada y consolidada, una soberbia musical que los llevó a firmar en 2017 con Bcore su último disco, “Precipicio”. La banda presentó temas de este álbum como “El Paso Dyatlov”, una fiesta de guitarras en pleno apogeo con una voz ardiente que paliaba todas las ganas de bailes caóticos. Adaptados totalmente al cambio de uno de los componentes hace un tiempo, el frenesí y las ganas de hacer disfrutar como niños a los asistentes fue la fórmula maestra de su concierto, lo que les sale siempre redondo. (Karen Montero)

Haz click en las páginas “2” o “3” situadas bajo estas líneas para revisar las crónicas de los conciertos del resto de días del festival.

Màrius Riba
el autorMàrius Riba
Comunicación y marketing digital. Sin música no seguiría aquí. Así pues, sobreviviendo| Twitter: @MariusRiba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.