Crónica

[Crónica] Ed Sheeran en Barcelona (noviembre de 2014)

Unas semanas atrás tuve la suerte de poder entrevistar a aquel cantautor británico de éxito llamado Passenger. Recuerdo que hablamos sobre mil y un asuntos: su trayectoria musical, la eclosión de ‘Let Her Go’, la fama… incluso tuvimos tiempo para departir sobre la actualidad referida al Arsenal, club de sus amores. Curiosamente uno de los puntos que tratamos fue su evolución sobre el escenario. Fue en ese aspecto en concreto en el que Michael remarcó la gira de Australia como un punto de inflexión a nivel profesional. Ese «tour» fue en el que teloneó a Ed Sheeran, viejo amigo suyo del que aprendió a ganarse al público en aquel «solo ante el peligro» que tanto temen los cantautores emergentes.

Passenger hablaba maravillas de Sheeran y yo no pude evitar sentir curiosidad tanto por esta proyección de la figura del de Halifax como por todo el fenómeno que lo ha rodeado desde la publicación de «+». Tanto uno como otro motivo tuvieron un peso relevante a la hora de decidirme ayer a subir al Sant Jordi Club. Ed había decidido acercarse por primera vez a Barcelona y esta podía ser la velada perfecta para conocer cómo estaban definidos sus directos.

De entrada todo presagiaba ser un éxito. Mercury Wheels colgó el cartel de «sold out» en una sala repleta en su mayoría por un público adolescente que ansiaba ver a su ídolo. Finalmente el artista apareció sobre el escenario hacia las 21:15 de la noche. La puesta en escena parecía ser a priori tan sencilla como el look juvenil del propio Ed: no había banda, ni acompañamiento. Todo el espectáculo se reducía a Sheeran, su guitarra, un equipo de iluminación impecable y un total de seis pantallas enormes sobre las que posteriormente se proyectarían visuales de lo más dispares.

El concierto arrancó con una cruda redención de ‘I’m A Mess’ que sirvió como base perfecta para seguidamente provocar la locura con los primeros acordes del hit ‘Lego House’. Por entonces parecía encontrarme ante una actuación en vivo de un artista similar a John Mayer. La sobriedad se hacía patente en una propuesta eminentemente acústica. Eso era evidente, cierto, lo que desconocía es que con el medley establecido entre ‘Nina’ y ‘Don’t’ me iba a llevar la primera hostia en la cara.

Sheeran1

Dentro de esa alma de entrañable cantautor también se esconde un monstruo del pop que es capaz de bailar, saltar y desmarcarse con unas rimas que bien podrían dejar perplejo a más de un rapero de la Costa Oeste de Estados Unidos. La personalidad de este hombre es muy mestiza: tanto te puede sorprender con momentos cálidos e íntimos como se puede arrancar con un parafraseo de lo más alocado que recuerde a un Pharrell en potencia.

Esa oscilación entre momentos extasiantes con otros de perfil cercano es la que protagonizó la velada de principio a fin. Durante la hora y 45 minutos que duró la actuación hubo tiempo para todo. Desde rapeos endiablados (‘Take It Back’) o medleys sentimentales (‘One’ / ‘Photograph’) hasta sorpresas un tanto inesperadas (Sheeran interpretó ‘U.N.I’, pieza que comentó que llevaba mucho tiempo sin interpretar). Cabe decir que los momentos movidos suenan de forma bastante, bastante correcta (caso de ‘Sing’ que sonó como última canción del bis) pero no se puede negar la evidencia: Ed es un experto en el cara a cara, en el folk que se acerca a tus labios y te deja con ganas de un húmedo contacto. Estos momentos fueron debidamente representantes por dos de las joyas de la corona: la voluptuosa ‘I See Fire’ y aquella ‘The A Team’ que aún hoy continúa sonando tan fresca como sonó el primer día que se emitió por primera vez en la radio.

Tras disfrutar de su directo puedo decir que salí del recinto con un buen sabor de boca. Vocalmente solventó la velada con creces y pudo sobreponerse a la pésima acústica de la sala. No fue un espectáculo monumental pero el señor Ed Sheeran me demostró que es de los pocos cantautores capaces de hacerse con su «pop» a la audiencia de un estadio entero. Eso fue lo que consiguió ayer en el Sant Jordi Club de Barcelona y que probablemente también conseguirá en unos meses cuando actúe en uno de los olimpos musicales de Europa: el Wembley Stadium de Londres. ¿Acaso hay algo que pueda conseguir frenar el ascenso mediático de este hombre? No lo creo. Buena razón tenía el amigo Passenger.

Sheeran3

Sheeran11

Sheeran10

Sheeran9

Texto | Pablo Porcar | @pabloporcar
Fotos | Jèssica Ferrerons | @jessicaeatworld

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

7 comentarios

  • Hola, aun teniendo entradas y esperas de mas 5 horas de cola, no pudimos disfrutar del concierto por la aplicacion estricta de una norma,q segun gente q estaba igual q nosotros, no se habia aplicado en eventos menos adecuados. Mucha gente se quedo fuera con entrada, por ser menor de 16 años y no ir acompañados de alguno de sus progenitores o tutor legal, con la consiguiente decepcion y enfado, cada menor debia llevar un progenitor o tutor, no valia un adulto q se hiciera responsable ¿no es apropiada la musica del cantaautor para ese publico menor de 16 años?. Si es asi pq consienten la venta de entradas a ese publico. En el exterior del recinto hubo mucho publico muy decepcionado.

      • Te aseguro que se quedó gente fuera y que había venido de bien lejos. Cómo iban a saber que les iban a dejar entrar ? Se marcharon entre lágrimas y una decepción que no hay derecho.

    • Cierto, en la web no decía nada de eso. Además de qué sirve la autorización que nos descargamos, imprimimos, y rellenamos si sólo valen padres?
      Una verguenza los seguratas que nos hablaban como si hubiéramos cometido algun delito.
      Muy bien Ed Sheeran. Lo pasamos muy bien.

      • Dices muy bien Ed como si fuese su culpa, estas normas las pone la sala, no el artista. Así que relajate que el no tiene la culpa de que no te dejen entrar, en la entrada ponia bien claro «menores de 16 acompañados de progenitor o tutor legal» así que no os hagáis las locas.

      • Totalmente de acuerdo con Alba, Ed no tiene ninguna culpa, sabíais perfectamente que no se podía entrar sin tutor o progenitor, porque lo ponía en la entrada. Ed dió un concierto maravilloso! <3

  • Perfectamente tus palabras podrían haber salido de mi boca (o de mis dedos en este caso). Ayer tuve la gran suerte de asistir al concierto de Ed en Madrid y puedo decir que fue uno de los mejores conciertos en los que he estado. Es un prodigio, lo mismo te canta una balada (Thinking out loud), una canción sobre problemas sociales (A team), un rap (Take it back) o hace un medley de Runaway y Backstreet back de Backstreet Boys y todo eso sin banda, sólo con su guitarra, su loop pedal y su voz. ¡Ed Sheeran es un genio, un artista de la cabeza a los pies!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.