CrónicaDestacados

[Crónica] DCode 2015

La edición del DCODE de este 2015 no decepcionó, el festival gozó de un ambiente envidiable y de un público totalmente entregado además de un buen cartel. A pesar de todo ello también quedó patente la necesidad de replantear ciertos temas de organización; demasiadas horas de festival, y muchos grupos, para tantos huecos y poca variedad donde elegir. Sin olvidar la gran ausencia de la noche: Sam Smith. Era cabeza de cartel, un bajón en toda regla comunicado pocas horas antes por pantalla y que supuso un contratiempo para aquellos que habían pensado en planificar su jornada.

Decidí dosificar mis energías y, muy a mi pesar, me salté Wolf Alice o The Parrots ya que el festival comenzaba a las 12:00 y terminaba a las 4:30 de la madrugada. De entrada, mirando los horarios ya me parecieron demasiadas horas de festival y demasiado tiempo entre una banda y otra. Podrían haberlos solapado en alguna ocasión, pues contaban con estilos bien diversos. Así que al primer grupo que pude ver fue a Neuman, una de las apuestas nacionales del festival. Escuchándolos a ellos nada más llegar me dio la sensación de que la tarde iba a traer buena música. Se encargaron de caldear el ambiente progresivamente hasta cerrar su actuación con ‘Turn It’, un tema que todos acabamos por tararear.

Natalia Lafourcade los relevó en el escenario adjunto y, si al principio supuso un shock por el cambio de estilo, poco a poco consiguió sumergirnos en su agradable estilo en la que fue la presentación de su nuevo disco “Hasta la Raíz” en España. Se agradece que el festival pudiese trascender las pautas del rock y pop rock convencional, al que nos tiene más acostumbrados, para traernos a Natalia Lafourcade. Uno de los imprevistos de la jornada fueron las Hinds, otra apuesta por la música anglosajona local. La banda madrileña tocó más tarde de lo previsto por un retraso en su vuelo. Su sonido garajero, y cuando digo “G-A-R-A-J-E-R-O” lo digo claramente, contagió a un público muy predispuesto…. y fácilmente contagiable. Con chillidos irritantes, letras ininteligibles, y una actitud de descaro acabaron, de algún modo, por resultar entrañables. Con temas como ‘Bamboo’, ‘Davey Crockett’ o ‘Chili Town’ demostraron que lo más importante al hacer música era salir a tocarla, grandioso…. y con eso me planto.

Llegué para ver el final de la actuación de Second en la carpa con el escenario más pequeño, aunque su actuación fuera bien grande. Aquellos sibaritas del rock nacional coincidirán conmigo en decir que el sonido fue impecable, y ‘Rincon exquisito’ uno de los temas más coreados del festival. Pero fue con The Vaccines con quienes el publico rompió a chillar y bailar. Guardaron sus temas más movidos y conocidos para el final…. no fuera a ser que se nos ocurriese parar de bailar en algún momento. ‘If You Wanna’ sonó brutal, mucho más cañero que en su disco de estudio, pero también otros temas como ‘Give me a Sign’ o ‘Post break-up sex’ sonaron increíbles.

dcode2

Pero sin duda el concierto más vibrante y emotivo fue el de Suede, que no decepcionaron con su repertorio de himnos generacionales de los 90. Se metieron al público en el bolisllo a las pocas canciones de haber comenzado su actuación interpretando ‘Trash’ y ‘Animal Nitrate’, y guardaron el resto para ir soltándolos a lo largo del concierto, rompiendo el ritmo en diversas ocasiones para asegurarse de que nadie se relajaba. Destacaría ‘So Young’, ‘Filmstar’ o una increíble ‘Saturday Night’, pero entre todos ellos me marcó un apoteósico ‘Beautiful Ones’. Por lo general el sonido del DCODE, excepto algún altercado puntual, fue impecable, pero en el caso de Suede fue todavía más allá.

dcode3

Foals estuvieron más que correctos, con un sonido y una puesta en escena muy buenas, aunque en mi opinión quizás les faltó un poco de garra y descaro, y digo esto sabiendo que cuentan con temazos tan potentes como ‘What Went Down’. Destacaría el sonido de Jack Bevan en la batería, y el conocidísimo tema ‘My Number’ como uno de los mejores que se dejaron oír en el festival.

Cerraron Crystal Fighters con su fórmula mega resultona que pareció causar furor entre el público. Con sus mega hits ‘Love is All I Got’, ‘At Home’ o ‘Plage’ por fin la gente pudo desquitarse y saltar hasta morir, eso quienes todavía tenían energías. Y digo saltar porque el concierto estaba a petar, puede que fuese el que mayor afluencia de público tuvo. De hecho el festival mostró claros signos de masificarse, con largas colas en los servicios, en los tenderetes de comida, o en las casetas de intercambio de fichas (Tokens) para la bebida y comida. El único sitio no masificado fueron las barras; quizás porque la gente se lo pensó un par de veces antes de gastarse 3 euros por la cerveza pequeña o también por las enormes barras, pues había que ponérselo fácil a la gente en algún momento para que acudiesen a gastar. Vamos, en lo que respecta a los precios nada que envidiar a otros grandes festivales de España.

La guindilla fue la ya habitual procesión al terminar el festival, hacia las 4:30 de la mañana. Miles de personas desfilando hacia Moncloa a la espera de encontrar algún taxi libre, un bus poco lleno (la esperanza es lo último que se pierde), o haciendo tiempo hasta que el metro abriese.
No sería una mala idea poner buses lanzadera al centro de la ciudad, como hacen en tantos otros festivales. Pero puede que sea muy fácil juzgar y proponer ideas sin tener ni idea de la ayuda (o falta de ella) que recibe de las instituciones. Como mínimo los taxis podrían haber acudido en mayor cantidad, porque la escenita de la migración de los ñús era de película. Eso sí, con el buen rollo y un maravilloso recuerdo el camino de vuelta resulta siempre un poco menos largo.

Texto | Alejandro Vilela
Fotos | DCode

3 comentarios

    • Hola Virigina. Se me pueden haber cruzado los cables con Post break-up sex, si es así rectifico. Pero definitivamente sí que tocaron Give me a sign.
      Gracias x leer tan detenidamente la crónica, siempre es agradable saber k hay alguien al otro lado prestando atención 🙂

      • Toda la razón. Es sólo ‘Post break-up sex’ la que eché en falta.
        Gracias a ti por una crítica razonable y coherente del festival 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.