CrónicaDestacados

[Crónica] Julien Baker en Barcelona (martes 31 de mayo, La 2 de Apolo)

cronica julien baker barcelona 2022

«Little Oblivions» de Julien Baker no es solo la consolidación de un sonido propio, sino que también es la definición de una hoja de ruta estilística. Quizás algo despistados en ese sentido por las anteriores visitas forjadas en solitario a nuestro país, las recientes citas de concierto concretadas en Barcelona y Madrid nos han servido para entender, ahora sí, cómo se traslada a un sobrio directo el concepto ultradefinido soldado en la goma del vinilo.

El show materializado en La 2 de Apolo fue una clarificadora respuesta a esta fórmula: durante aproximadamente hora y veinte minutos de directo, Baker nos sumergió en una actuación enmarcado troncalmente por un «live» con banda. Con una puesta en escena gobernada por dos guitarristas (Baker inclusive), un bajo, un teclista y un batería, la de Tennessee se vio sobradamente reforzada para alcanzar aquellos anhelos estratosféricos tan marcados a corazón abierto en su última referencia. Disparó a fuego solo arrancar con ‘Hardline’, para después corretear por los pasillos de sus últimas inquietudes con cortes como la melosamente onírica ‘Bloodshot’, o la rítmica ‘Favor’. Las bases de percusión electrónica casaron de fábula en ‘Relative Fiction’, para poco después abrir hueco al material cosechado en tiempos (algo) más añejos.

Ahí, con sencillos un tanto aislados como ‘Red Door’, se demostró que Baker también sabía cubrirse de gloria al recubrir las capas sonoras de sus incursiones más descarnadas. Había algo mágico en su actualizada forma de operar en vivo, y todo pasaba por el hecho que, sin perder un ápice de épica, la integrante de boygenius ha conseguido mantenerse el pulso refinado de sus obras. Mérito suyo, y mérito también de sus compañeros de banda, que con segundas voces y puntuales apuntes sonoros consiguen llenar la contienda melódica de los shows.

Pero no todo estuvo destinado a tocar el estrellato: rebajando un poco el tono, y a su vez tratando de esconder un poquito la cabecita como frontwoman, Baker destinó una pequeña parte del set a recuperar sensaciones 100% en solitario. Sucedió a la guitarra con ‘Sprained Ankle’, y también al piano con uno de sus temas más recientes.

Hilado ya ese respiro, Julien Baker volvió a mostrar armas tomar con un tramo final gobernado por, quizás, algunos de sus temas más resonantes. Traca final con la delicadamente extasiante ‘Appointments’, ‘Sour Breath’ y, a modo de colofón, la modulada ‘Zip Tie’ que acabó con Baker rozando aquellos designios post rockeros que tanto definen su pavimento sonoro. Ya como frontwoman efectista, Julien Baker ha conseguido ser en 2022, y sobre los escenarios aquella heroína de los delays y los reverbs eternos que tanto esperábamos que fuera.

Fotos: Màrius Cervera
Texto: Pablo Porcar

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.