CrónicaDestacados

[Crónica] Primavera Sound 2016 en Barcelona (viernes 3 de junio)

El Primavera Sound 2016 nos ha brindado algunos de los conciertos más exquisitos que hemos degustado en estos últimos meses. Tras analizar lo vivido en la jornada del jueves 2 de junio, aquí compartimos nuestra crónica de los conciertos a los que asistimos en algunos de los escenarios del Parc del Fórum. Sacamos el bisturí y desmenuzamos al detalle lo ofrecido por Shura, Titus Andronicus, Savages, Radiohead, The Last Shadow Puppets y Beach House en sus respectivas actuaciones.

SHURA (Firestone):

17:30. Mientras el sol trataba de evaporarnos los sesos apareció en escena la británica Shura para intentar apagar las llamas a base de refrescantes hits ochenteros. Lo cierto es que lo consiguió pese a que el set fue una versión recortada y ajustada del que iba a ofrecer a altas horas de la madrugada en el escenario Vice. A presión introdujo un puñado de sus singles más llamativos, entre los que ubicamos ‘Touch’, ‘Indecision’ o una ‘What It’s Gonna Be’ que ha llegado para ser una de las joyas de la corona de este verano. La sinergia entre ella y su grupo funciona de forma precisa, alcanzando cierto estado de clímax sonoro en el tramo final de ‘White Light’, en el que se entremezcla una húmeda atmósfera con una expansiva línea de guitarra. Todo un chapuzón sonoro que nos dejó con una bella sonrisa en los labios. – Pablo Porcar.


TITUS ANDRONICUS (H&M):

Si Shura pretendía refrescar el ambiente, Titus Andronicus buscaba generar lo opuesto. A los de Glen Rock les va aquello de avivar las llamas a base de un buen punk rock afilado y rasgado que muestra continuamente sus respetos al surgido del Reino Unido en los años setenta. Conscientes del reto que suponía tocar a esas horas de la tarde en el escenario H&M, Titus decidieron tirar incluso de repertorio externo (y clásico) al versionar ‘Blitzkrieg Bop’ de los Ramones. Aunque lo cierto es que no hubiera sido necesaria esa cover. Interpretaron a buen nivel obras de su último compacto (‘Fired Up’, ‘Fatal Flaw’) como también de discos pretéritos (‘Upon Viewing Brueghl’s Landscape With The Fall Of Icarus’), y descargaron entusiasmo y buenos puñetazos al mentón con temas como ‘A More Perfect Union’. Fue entonces cuando la gente se arremolinó en las primeras filas del pit derecho, y el rostro de Patrick Stickles acabó dibujando una sonrisa de lo más amplia. «Challenge completed» – debió exclamar aliviado el estadounidense minutos después. – Pablo Porcar.

titus


SAVAGES (Heineken)
:

Nunca una apertura hizo tanto honor a la condición natural de un grupo. ‘Sad Person’, al contrario de lo que algunos puedan pensar, no fue un derroche, pero mostró la esencia de Savages: una contundencia evidente y una seriedad que marcó distancias. Distancias que, por otro lado, Jehnny Beth, una frontman mayúscula, demolió una y otra vez sin ningún tipo de concesión. Se lanzó desafiante varias veces al público para contagiarnos con su ira. Lo vimos en ‘Hit Me’, entre otras, aunque ya desde el escenario se respiraba ese espíritu inconformista donde antaño Patti Smith no perdonó ni al más benévolo. Acabar con ‘Fuckers’ redondeó un concierto de tarde y de sangre rock ‘n roll. Un conciertazo, vaya. – Màrius Riba.

savages


RADIOHEAD (Heineken):

Lee la extensa crónica que redactamos sobre el concierto de Radiohead en el Primavera Sound 2016.


THE LAST SHADOW PUPPETS (H&M):

The Last Shadow Puppets afrontaron el difícil reto de dar continuidad a lo ofrecido por Radiohead en el escenario colindante. Obviamente sus armas no eran las mismas que empuñaron Yorke y cía minutos atrás. A Turner y a Kane les va el jolgorio, jugando con cierto pop tabernario y añejo que a momentos reverencia al editado en la década de los cincuenta. Al arrancar el set, tras juguetear con ‘Black Plant’,  pusieron la directa acelerando las pulsaciones de los fans con ‘Miracle Aligner’, probablemente el mayor hit de «Everything You’ve Come To Expect». Fue entonces cuando se empezó a evidenciar el tórrido, e inocente, «bromance» existente entre un dúo que había llegado con ganas de pasárselo bien.

Es ese coqueteo y flirteo constante entre ambos el que consigue que los shows de TSLP consigan dejar un buen sabor de boca entre los asistentes. Porque resulta imposible no sentirse partícipe de la íntima fiesta impulsada por estas dos celebrities. Con sonrisas pícaras y comentarios sarcásticos incluidos, y una excelsa segunda línea de invitados de lo más VIP en la que divisamos una exquisita sección de cuerda. Por faltar solo falta el morapio, ya que el resto de ingredientes surgen directamente de la despensa de los mejores anfitriones que podemos llegar a imaginar.

Al ver a Turner en modo descamisado cantando a viva voz ‘My Mistakes Were Made For You’, ‘Sweet Dreams, TN’ o una cover de ‘I Want You (She’s So Heavy)’ de The Beatles uno se da cuenta que para Alex es necesaria la existencia de The Last Shadow Puppets. El directo de TSLP consigue que dé rienda suelta a aquellos impulsos escénicos que se ve incapaz de dar con el grupo que comparte con Helders, Cook y O’Malley. No existen límites, ni formalismos, ni protocolos. Lo que vemos sobre el escenario es puro colegueo y camaradería que acaba derivando en un desacomplejado directo repleto de interpretaciones de calidad, como las perpetradas con obras tan candentes como ‘The Age Of The Understament’ o ‘Bad Habits’.

Nota: Concierto 100% recomendado para fans de Arctic Monkeys. Uno acaba adorando aquel estatus voyeur adquirido al ver a Alex Turner ingeniar todo tipo de diabluras sobre el escenario. – Pablo Porcar.

lsp


BEACH HOUSE (Heineken):

No sé hasta qué punto pudo afectar la anecdótica demora de quince minutos, pero lo único que tengo claro es que, si había alguien afectado, el cabreo se le tuvo que pasar rápido. Legrand salió encapuchada como una hechicera. Alex, junto a batería y guitarra, acompañarían para obrar la maravilla. El cielo estrellado nos puso en situación y, como siempre, Victoria, que más tarde acabaría desmelenándose sobre el teclado, nos embelesó con su torrente de voz.

Una cascada de agua cristalina. En directo sonó muy potente (su formato ya lo evidenciaba); acierto total. ’10 Miles Stereo’ llevó a la catarsis. ‘Take Care’ fue sencillamente apoteósica. El setlist fue breve, pero mantuvo las emociones a flor de piel. Quizá ‘Sparks’ no fue el cierre esperado, pero en cualquier caso la huella ya estaba ahí. Beach House, de nuevo estelares – Màrius Riba.

beach

Fotos | Primavera Sound
Texto | Màrius Riba / Pablo Porcar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.