Destacados

[Entrevista] Lady Lamb: «Siento cierta gratitud al tener que afrontar episodios de estrés y ansiedad»

lady lamb

La música de cantautor suele retorcerse con el paso de los tiempos. Buscando una nueva vida, sus formas viran al ser sometidas por los azotes de la cotidianidad y del día a día. Retozándose en el barro, la existencia sabe mejor, y sino hablen con Aly Spaltro, nuestra protagonista del día. Conocida en terreno artístico como Lady Lamb, esta joven compositora afincada en Brooklyn (Nueva York) se empezó a hacer un nombre en 2015 al editar «After», álbum debut de polvorienta base Americana que se asemejaba en luminosas formas a las ceñidas por Caroline Spence en «Somehow». Dejando atrás la senda continuista exhibida en «Tender Warriors Club» (2016), la estadounidense sorprendió en 2019 con «Even In The Tremor», desacomplejada obra en el que Spaltro ahondaba, sin tapujo alguno, en el estrés social de nuestros tiempos mientras abría miras para coquetear con erizados arreglos pop (‘Even In The Tremor’), sinuosos paisajes sintetizados (‘Little Flaws’) y un grandilocuente Americana destilado con los condimentos acuñados por los Delta Spirit más dados a la épica (‘Prayer Of Love’).

A tan solo unos días vista de actuar en Barcelona (sábado 29 de febrero, VOL, entradas), Madrid (domingo 1 de marzo, Siroco, entradas) y Ourense (lunes 2 de marzo, Cafe Pop Torgal, entradas), conversamos con Aly para meter cucharada en la inspiración que le llevó a diseñar el contenido de «Even In The Tremor». También en conocer su visión de Erin Tonkon, productora e ingeniera de sonido que colabora en el LP y que en su día trabajó con el gran Duque Blanco (ya saben: David Bowie). Pasen y lean:

Recientemente descubrí que tu último álbum – “Even In The Tremor” se inspiró en situaciones que viviste tanto en Queens como en diferentes países del mundo. Uno de estos fue España.

¡Es cierto! Pasé varias semanas en Madrid. Caminé un montón, explorando la ciudad a fondo. El museo Thyssen fue uno de los puntos álgidos del viaje. También visité el Prado, pasé ratos en El Retiro y probé todo tipo de sabrosos alimentos (¡churros y chocolate inclusive!). Ese viaje inspiró el contenido de la canción ‘Even In The Tremor’. Los españoles son gente muy abierta y generosa.

¿Qué te inspira más?¿Lo que vives en tu rutina diaria en Estados Unidos o estando de viaje?

Diría que en ambas situaciones. Cuando estoy en casa suelo pensar mucho. Soy de esas personas que también sueño mucho despierta. Eso me ayuda a componer letras. Pero viajando existen muchas cosas y muchas vivencias que uno puede absorber para así poder inspirarse.

Portada de «Even In The Tremor»

Hablando sobre viajes… En el videoclip de ese tema (‘Even In The Tremor’) apareces paseando por un conocido paraje mexicano. ¿Qué te llevó allí?

¡Cierto! Mi novia y yo rodamos el vídeo en Teotihuacán. Es una ruina pre-azteca. De hecho arqueólogos e historiadores aún no han matizado del todo qué civilización fue la que la construyó. Aún se preserva muy bien. Cuando la visité por primera vez me impactó mucho, por lo que fue muy divertido el poder volver un año después para grabar un videoclip en ese espacio. Hacía mucho calor y apenas existía sombra en la zona, pero lo peor fue la cantidad de turistas que caminaban por la zona. Tuvimos que evitar una gran cantidad de gente, y ser muy pacientes, para rodar todas las tomas.

Sobre el nuevo disco… ¿Cómo fue trabajar con Erin Tonkon? Erin trabajó tiempo atrás con David Bowie. Es considerada una heroína en el sector.

Es muy buena en todo lo que hace. Necesitamos más mujeres produciendo discos y tomando la iniciativa en lo relativo a ingeniería de sonido. Esto ayudará a crear una mayor visibilidad de cara a gestar un futuro próspero.

Tu nuevo álbum cuenta con muy buenos temas. Mi favorito, quizás, sea ‘Deep Love’. ¿De qué va el tema?¿Y qué tipo de relación tienes con ese tema? Resulta curioso el hecho que, pese a no ser un single, el tema ha obtenido un gran número de escuchas en Spotify.

Pensaba que tenía el disco ya finiquitado cuando un día, caminando por Nueva York, me sentí algo deprimida por el estado en el que el mundo estaba sumido. Recuerdo que salí del vagón de un tren en Queens y fui testigo de un momento muy dulce protagonizado por unos vecinos. Fui directa a casa y esa canción afloró en mí. Inicialmente me sentí un poco nihilista, pero al pensar sobre gente a la que quiero el tema fue compuesto muy rápidamente. Ahora no puedo imaginar entrar en el estudio sin ese tema, porque siento que ‘Deep Love’ expresa conscientemente aquello con lo que he tenido que lidiar durante todo el álbum. Siento cierta gratitud al tener que lidiar con episodios de estrés y ansiedad.

Al leer las letras del álbum es difícil no sentir que el sentirse enamorado y el lidiar con la ansiedad son pilares temáticos del LP. ¿Qué conexión sientes que ambos temas poseen en el contenido del trabajo?

Creo que cuando te sientes inseguro puede ser relativamente sencillo el sentir ansiedad en materia romántica. Y cuando tienes algo importante que no quieres perder, puede ser fácil el sentir miedo por perderlo. Los dos pueden ir de la mano sin tener que hacer un “checkin” en nuestro ser y cuestionar nuestro estrés. En el disco trato de transformar miedo y ansiedad en amor y gratitud.

¿Cuáles consideras que son los artistas a los que más has admirado mientras crecías? Quizás sea solo yo, pero siento ciertas vibras a lo St. Vincent en tus temas.

Cuando era muy, muy joven, con apenas cinco o seis años, estaba obsesionada con The Beatles. Fueron mi primera banda favorita, y aún me siento bastante anidada a ellos, pese a que no conservo ese grado de fanatismo. Al crecer me adentré más y más en el jazz y en el blues, escuchando mucho a Billie Holiday, Etta James, Nina Simone, Otis Redding… En el instituto descubrí muchos artistas que aún amo como Sufjan Stevens, Joanna Newsom o Neutral Milk Hotel. Sobre St. Vincent: considero que es una gran guitarrista, y soy muy fan de sus arreglos. Ella me influenció en mis inicios al darme la confianza de sentir que podía concebir toda mi música por mí misma.

Por lo que tengo entendido has tocado solo una vez en España. Concretamente en el Teatro Lara, en Madrid en 2013. ¿Cómo fue ese directo?¿Y qué podemos esperar de cara a lo que nos espera a la vuelta de la esquina?

En el primer viaje que hice a España formé parte del Voces Femeninas Festival. Fue una experiencia genial que me sirvió para conocer a los promotores de ese festival, que han acabado siendo amigos míos. Me entusiasma la idea de volver en algunas semanas. Tocaré en solitario. Prometo imprimir mucha energía y emoción en mis canciones. Quiero que mi concierto se sienta como un lugar en el que la gente pueda sentir algo.

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.