[Entrevista] Steven Wilson: “The Harmony Codex”, la magia inmersiva del Dolby Atmos y cómo el tiempo vuela

entrevista steven wilson

Este especial artículo ha contado con la excepcional colaboración de nuestro amigo Eduardo Arcos (Hipertextual), quien se ha lanzado a entrevistar a Steven Wilson en nombre de Binaural.es. Todo un placer el haber contado con su espada.

Voy tarde”, pensaba, mientras entraba al parking de los Ocine Urban Caleido en donde se hará la presentación del nuevo disco de Steven Wilson, “The Harmony Codex” en Madrid. Es doblemente especial para mí. Es uno de mis artistas favoritos, por lo que, escuchar el disco antes que sea lanzado, era ya un privilegio. Pero es que, además, sería presentado por el propio artista, que estará presente durante la escucha.

Claro que no iba tarde. Simplemente, estaba un poco nervioso. Después de todo, llevo veintidós años escuchando la música de Wilson. Desde que descubrí a Porcupine Tree en 2001, he seguido su carrera, asistido a muchos de sus conciertos, con la banda y solista. Pero tenerlo tan de cerca, presentándome su nuevo disco, es definitivamente especial.

La presentación del disco fue curiosa y muy diferente. Dentro del cine de los Ocine Urban Caleido con una configuración de altavoces preparada para Dolby Atmos. Todas las personas asistentes, algunos de prensa, y muchos fans, escuchamos la totalidad de “The Harmony Codex” en total oscuridad. Wilson explicó que la idea era potenciar el sentido del oído para apreciar realmente la experiencia “cinematográfica” del álbum. 

Tras una breve sesión de preguntas y respuestas, tenía una segunda cita. Esta vez, una personal con Steven Wilson. No todos los días tienes la oportunidad de entrevistar a uno de tus artistas favoritos y eso era justamente lo que iba a suceder. 

Aparco el coche en casa, compro un café de especialidad, y me dirijo a pie a Marilians Records, donde sería la entrevista. “Voy tarde”, pensaba. Pero era solamente la ansiedad generada por el momento. ¿O es la emoción? 

Mis principios periodísticos me impiden reflejarla durante la entrevista. Esto es mi trabajo y por mucho que me guste lo que hace Steven Wilson, durante todos los minutos que le estaré haciendo preguntas, tengo que ser profesional. Así que, sí. Era una mezcla de emoción con ansiedad de guardarme las preferencias personales frente a uno de los mayores genios musicales de nuestros tiempos.

Me siento, nos saludamos, íbamos a iniciar la entrevista, pero no sin antes contarle a Steven Wilson —tal vez para romper el hielo— que tenemos una persona en común, a quien ambos queremos y apreciamos muchísimo. Se lo cuento y sus ojos se abren muchísimo: “Justo estaba escribiéndole, contando que estoy en Madrid”. Inmediatamente, saca su iPhone del bolsillo, con una sonrisa en la cara, se levanta y me dice “tenemos que enviarle una selfie”. 

Ahí estaba yo, con uno de mis artistas favoritos, tomándome una selfie. Yo preocupado por mantener la compostura en la entrevista, y Steven Wilson… ¡Steven Wilson! Haciendo muecas y bromas mientras nos sacábamos la foto. 

Dicen que no deberías conocer a tus ídolos, porque te decepcionarán profundamente. Pero en realidad el efecto fue el contrario. Al terminar la entrevista no imaginaría que abordaríamos tantos temas, desde procesos creativos, de grabación, influencias, hasta puntos profundamente existencialistas e incluso cómo la tecnología nos está empujando, nuevamente, a escuchar la música de mejores formas.

Con el hielo rotísimo, riéndonos un poco, y muchísimo más relajados, empezamos:

Durante la presentación del disco hablaste con algunos de los fans presentes de tu proceso de grabación. Pero me interesa mucho más hablar de tu proceso creativo para componer The Harmony Codex.

Sí. Es un poco difícil de articular porque no tenía un propósito específico. Y lo digo porque normalmente la tengo cuando inicio la composición de un nuevo álbum. Por ejemplo, mi disco anterior, “The Future Bytes“, sabía que quería hacer un disco pop de música electrónica. Con Insurgentes quería hacer un disco post-punk. Con [The] Raven [that refused to sing (and other stories)] quería hacer uno de música progresiva de vieja guardia. 

Siempre tuve algún tipo de propósito con cada uno de mis álbumes. Pero no con este. Y creo que parte del motivo es porque lo compuse durante la cuarentena [por la pandemia del COVID-19]. De cierta forma estaba aislado de la sensación de conexión con una audiencia. De cierta forma fue liberador. Y no digo ni sugiero que hago álbumes para satisfacer a mis fans. Todo lo contrario, de hecho, muchas veces hago todo lo posible para molestarlos, ya sabes. Sí, estoy exagerando, pero que entiendes a lo que me refiero. Pero la realidad es que no estaba haciendo música por ningún otro motivo particular.

Luego me encontré solo en mi estudio durante seis meses sin la oportunidad de interactuar con otros músicos y sin la oportunidad de entrar a un estudio con una banda para grabar temas. Así que tuve que hacerlo todo totalmente aislado. Y por suerte, justo antes del confinamiento, compré un montón de sintetizadores analógicos. 

Empecé a experimentar con equipo que no terminaba de entender del todo. Así que mi proceso creativo fue “bueno, no sé bien cómo funciona esto, pero si logro crear un sonido que me gusta, me pongo a trabajar con eso, aunque no entienda del todo cómo conseguí hacerlo”. Por lo que mi proceso creativo, como puedes ver, fue sin un propósito claro y sin un sentido de dirigirme hacia un resultado final. 

Así que, durante aproximadamente seis meses, simplemente comencé a producir música y el resultado fue muy variado. Por ejemplo, el tema que lleva el título del álbum es largo, dura 10 minutos y es básicamente ambient. Por otro lado, ‘Impossible Tightrope‘ es una canción de jazz progresivo. ‘What Life Brings‘, es más nostálgica, con base acústica. Y normalmente, me habría dicho a mí mismo, “no puedes poner todo esto en el mismo álbum, son todas demasiado diferentes entre ellas”. Pero para este álbum en particular, no lo hice, no me detuve, no dude de mí mismo, ni me dije “no deberías, esas dos cosas no pueden ir juntas”. 

En parte, también creo que todo esto nace de la confianza en mí mismo, después de tantos años, de saber que no importa lo que haga, siempre va a sonar como yo. Así que en esta ocasión me creí mi propio discurso, y dije “Vale, vamos a poner todas estas canciones, todas distintas, en un solo álbum, y creo que va a funcionar”. ¡Y funciona!, además, con mucha profundidad. 

Es una gran expansión cinematográfica que se mueve hacia muchas direcciones diferentes. Y es lo que me gusta, de los álbumes que escuchaba cuando era niño. Lo que me encantaba es que son discos que constantemente te sorprendían y no te daban la oportunidad de decirte “ahh, ahora entiendo de qué va este álbum”. No, en realidad no. Porque el siguiente tema va a ser totalmente distinto.

Y me encanta mencionar lo que escuchaba cuando era pequeño. Por ejemplo, de los primeros discos que mi padre me hizo escuchar, fue “Dark side of the Moon“. He contado esta historia muchas veces. Si analizas el disco, es una locura. Tiene secciones con elementos de electrónica, tiene un tema de gospel, tiene algo de funk, y algo de soul. Todo esto no debería estar junto, pero funciona, porque todo suena a Pink Floyd. Y creo que es producto de tener la confianza y la personalidad suficiente para juntar cosas tan distintas en un solo disco. 

De hecho, es el tipo de cosas que está haciendo Kanye West. Samplear un disco antiguo de música progresiva, otro de R&B y juntar ambas osas. Es lo que me encanta de la nueva música urbana. No siempre me va a gustar lo que escucho pero, por ejemplo, me ha sorprendido lo que está haciendo DJ Shadow. Como logra samplear cosas muy diferentes, juntarlas, y hacer que suene tan, tan bien.

De hecho, vi que publicaste un vídeo de TikTok explicando que “The Harmony Codex” era un disco “muy Steven Wilson”. Y como decías antes, como “Raven” es un álbum muy setentero o como “Hand Cannot Erase” está basado en un documental. Pero, al menos para mí, todos estos discos son indiscutiblemente tuyos. Aun así, me preguntaba por qué desde tu perspectiva “The Harmony Codex” es un álbum más tuyo que los anteriores.

Creo que por dos motivos. El primero es que este es mucho más autobiográfico que los anteriores. “The Future Bytes” era más acerca de una observación del mundo. “Raven” son historias de espíritus. En cambio, este nuevo disco es más acerca de mí. En donde está mi vida actualmente y cómo a veces siento que el tiempo empieza a acabarse. Lo digo de una forma muy literal. Ahora tengo 55 [años], y miro hacia atrás mi vida y siento que ha pasado muy rápido. 

Considero que, mientras más viejo eres, más te entiendes y te aceptas a ti mismo. La vida es un viaje increíblemente corto. Y supongo que no es del todo justo, que cuando empiezas a sentir que adquieres algo de sabiduría, cuando empiezas a entender mejor al mundo, es cuando ya eres mayor y mueres. 

Y está bien, no quiero sonar depresivo, es simplemente la condición humana. Pero lo que ese hecho inevitable hace mentalmente a muchas personas, te rompe el corazón. Por lo que es importante encontrar formas de aceptarte de lleno a ti mismo y decir “sí, es un viaje corto, así que más vale que lo disfrutes al 100 %. Y más vale que puedas aprovecharlo lo más posible”. Toda la noción de la escalera infinita, que se puede ver en la portada del disco, s un elemento central en muchas de las canciones. La idea es que estás atrapado en esto [refiriéndose a la vida], que nunca vas a llegar a tú destino, que en la vida, nunca llegas a un lugar, porque siempre hay algo más en el horizonte. Así que, una vez que aceptas que puedes tener sueños, ambiciones y objetivos, pero nunca los cumples todos realmente, te das cuenta de que el viaje para llegar ahí es igual de bonito y eso es parte de la esencia de la vida. El proceso de trabajar hacia algo que es precioso y que la vida es un viaje y también es algo precioso. 

Mucho del álbum es un reconocerme eso a mí mismo. Lo puedes notar en canciones como ‘Time is Running Out‘. Hay aspectos negativos y aspectos positivos, ¿sabes? En esa canción hablo de acerca de mis ansiedades. A medida que me hago mayor, me ha dado cada vez más miedo de volar. He adquirido ansiedad de viajar en avión, algo que no tenía hace diez años, y no sé por qué ahora me genera tanta ansiedad subirme en aviones. Al mismo tiempo, hay miedos que tenía hace diez o veinte años atrás, pero ahora se han, milagrosamente, evaporado.

Y no sé qué pensar del hecho de que, como humanos, somos propensos al estrés o sentir ansiedad. Sí, la vida es mucho sobre el estrés, sobre sentir presión, sobre tener ansiedad, pero también hay muchísima belleza. Y es algo que hay que aceptar. Yo hablo de eso en ‘What Life Brings’ y en ‘Time is Running Out‘.

Así que, por lo que me preguntabas, si este álbum es más yo que otros, y la respuesta creo que es que, en esta ocasión, me he permitido que todos los aspectos diferentes de mi personalidad musical puedan coexistir en un solo álbum.

Sí, y siento que es un tema recurrente en tus composiciones. Hablar de nuestra juventud, o el paso del tiempo. En algunos temas [de Porcupine Tree] como ‘Time Flies‘ o ‘Arriving Somewhere But Not Here‘. Es, definitivamente, algo que abordas constantemente.

Cambiemos de tema y hablemos un poco de Dolby Atmos. Cuando quiero mostrar lo que se puede hacer con Atmos y las capacidades del sonido espacial, el primer tema que suelo poner es King Ghost. Creo que es una canción que funciona muy bien en un setup de altavoces Atmos. Sé que hablaste de esto durante la presentación del disco, pero quisiera profundizar un poco más en las posibilidades de Dolby Atmos y cómo influyeron en el proceso de grabación de The Harmony Codex

Exacto. ‘Arriving Somewhere‘ es interesante. Ahí hablo exactamente de esto. La idea de que nunca vas a llegar a tu destino es una obsesión que he tenido durante los últimos veinte años.

Es una pregunta muy interesante porque no me obsesioné durante el proceso desde el punto de vista de “ahh, esto seguro que suena muy bien en sonido envolvente” o “esto tiene que sonar bien en Atmos”. Pero de cierta forma, en mi subconsciente sabía lo que quería con este álbum. Quería subir el nivel en términos de lo que es posible con el rock, la electrónica o el pop en Dolby Atmos, porque cuando grabé “The Future Bytes” tuve ayuda de Jake [Fields], Eso fue lo primero que hice en Atmos.

…y previamente habías hecho mezclas en 5.1

Sí, tuve mucha experiencia con sonido surround y un poco de entendimiento intuitivo sobre lo que sí funciona. Pero durante los últimos tres años he hecho bastantes cosas con Dolby Atmos y esos son tres años de experiencia mezclando en Dolby Atmos. Por lo que pensé “sabes, deberías hacer el mejor [Steven imita comillas con los dedos] álbum en Atmos, porque si no lo es, hay algo que no está funcionando del todo bien. Y por eso trabajé muy duro en la mezcla Atmos en The Harmony Codex”.

Me preguntaste específicamente cómo afectó mi proceso, y no estoy del todo seguro. Porque, ¿sabes? Al final del día quería que este álbum sonara fantástico como una experiencia estéreo. Quería que sonara perfecto. Quería que fuese una gran experiencia para los audiófilos. Y claro que lo es. Pero también sabía que haría un mix en sonido envolvente. Y de cierta forma instintiva, sabía que, por la naturaleza del material, con todos los aspectos del diseño de sonido, todas las capas de producción y todo el detalle, que se trasladaría muy bien a una atmósfera sonora envolvente. 

Pero mientras digo todo esto, pienso que cuando estaba trabajando en las canciones —no durante la composición, pero sí durante la grabación— hacía deliberadamente algunas cosas porque sabía que eso sonaría bien en Dolby Atmos. Un poco de diseño de sonido extra por aquí, y tal vez hacer cuatro capas de guitarras en vez de dos, porque sé que sonaría muy bien. Así que creo que sí estaba consciente de ello, sin embargo, al final del día no quieres estancarte y empezar a ver las cosas en términos técnicos, en vez de simplemente componer y grabar grandes temas. 

Durante la presentación del álbum usaste el término “cinemático” varias veces. Y muchas veces te preguntan sobre tus influencias, pero yo me preguntaba cuáles son tus influencias no musicales durante la composición del álbum. Sé que Lunar Park (Bret Easton Ellis) fue una gran influencia para Fear of a Blank Planet y cómo un documental tuvo un impacto grande durante la composición de Hand Cannot Erase. Así que, más allá de la pandemia, que otros elementos tuvieron efectos en este álbum. No tiene por qué ser musical, tal vez un libro, películas o una serie de TV. ¿o incluso tu familia?

Bueno, sí, es lo que iba a decir. Mi gran cambio entre el álbum anterior y este fue convertirme en padre, casarme, tener una familia, y moverme a una casa nueva en una zona distinta de Londres. Influencias, sí, es decir, he visto cosas que realmente me han gustado. Y no me malinterpretes, he visto cosas que me han encantado y cosas que me han hecho explotar la cabeza. Pero no estoy seguro de que han sido influencias directas. 

Por ejemplo, los dos casos que mencionaste, son muy claros. Y puedo decir, “sí, he sido directamente influenciado mientras hacía la composición de esos temas”. Pero en este caso, no ha sucedido. Aun así, tú lo sabes bien: todo influye. Todo lo que te gusta, lo que no te gusta, todas las películas que he visto, todos los libros que he leído, todas las noticias que he visto. Cada anécdota, cada amigo, o todo lo que ha tenido un efecto “WOW” en mí. 

Todo está ahí. Todo. Creo que la pregunta es válida, pero la diferencia en este caso, con The Harmony Codex, es que no estoy consciente de algo en particular. No estoy evadiendo la pregunta, pero considero que en este caso no hay nada particular que haya sido una influencia directa en el disco. Y de cierta forma me gusta que sea así, ¿sabes?

Es decir, como aquella persona durante la presentación del disco que me dijo que Beautiful Scarecrow le recordaba a Peter Gabriel. Puedo entender por qué lo dice, aun así, no. No estaba pensando en Peter Gabriel cuando hice ese tema. ¡Pero me encanta Peter Gabriel! Por lo que sí, seguro que está presente de alguna forma. Y creo que es uno de los problemas de los fans y los periodistas musicales. ¿Por qué hay esa necesidad de comparar una cosa con otra?

Y con eso has contestado mi siguiente pregunta. Durante la presentación del disco comentabas que muchos piensan que “The Harmony Codex” es un disco oscuro, pero a mí me parece muy optimista…

¿Sí? Me da mucho gusto que lo veas así

Sí, pienso que es bastante optimista y ahora entiendo, en parte, por qué. Mencionabas que tu familia ha tenido un impacto grande en tu vida y tal vez es parte de lo que te ha llevado hacia donde estás hoy. 

¡Sí! Sí.

Bien, a lo largo de tu carrera musical has escrito acerca de los efectos que tiene la tecnología en las personas y su gran impacto en la sociedad. Hay varios ejemplos de ello. Hubo una época en que muchos escuchaban música en archivos MP3 super comprimidos, usando auriculares baratos, arruinando la experiencia. Pero creo que ahora la tecnología nos está llevando de regreso a lugares donde podemos escuchar música en mejores términos. 

Por ejemplo, Apple Music te permiten escuchar música en Dolby Atmos o audio espacial, como ellos lo llaman, o la posibilidad de escuchar temas en alta definición. Y luego Apple está haciendo cosas interesantes con los AirPods Pro, algo que ellos llaman audio computacional. Y me gustaría saber si tienes opiniones de eso y cómo estamos volviendo a mejores formas de escuchar música gracias a la tecnología.

Sí, considero que es increíble. Y obviamente el hecho que Dolby Atmos está siendo adoptado por muchas de estas plataformas es importante. Y sí, pocas personas escuchan Atmos con treinta altavoces, pero definitivamente puedes escuchar la música de forma más inmersiva y más tridimensional. Pero lo que también estoy viendo es un movimiento relevante de regreso al vinilo, como un formato más táctil, que te conecta de forma física con la música.

Y sabes, creo que, de cierto modo, somos los humanos recalibrándose. El péndulo se balanceó hacia un lugar en donde pensábamos que necesitamos objetos físicos. No necesitamos fotos, no necesitamos CDs. No necesitas objetos en tu vida, todo está en la nube. Y la realidad es que no, no es del todo parte de la naturaleza humana. 

Es parte de nuestra naturaleza rodearnos de cosas que definen quién eres y ayudar a otros a entender lo que eres. Tu colección de discos cuando eras pequeño. Decía tanto de ti a otras personas. Cuando conozco a otras personas, lo primero que hago es intentar ver su colección de libros o sus discos. Sí, te dice mucho de alguien, incluso como decora su casa, ¿sabes?

Si eliminas todo eso, ¿qué somos? Sí, seguimos siendo humanos, pero tal vez nadie va a enterarse lo que somos y qué nos interesa, qué nos mueve. Y creo que es un poco triste. Pero también creo que el péndulo está moviéndose al otro lado. En un mundo donde todo está en la nube, incluyendo la música, el hecho que las personas estén comprando discos, personas introduciéndose al audio de alta definición, personas creando sus playlists en Spotify, es un poco el equivalente a cuando de niño le hacías una cinta a la persona que te gustaba y se la dabas de regalo. Y ahora, sí, haces una lista de reproducción.

Así que considero que muchas de estas cosas son formas inherentes a las formas en que interactuamos entre personas. La forma en que conectamos con la música. Y supongo que ahora soy más optimista que hace diez años cuando rompía iPods, sí. 

Sí, recuerdo aquellas épocas…

Lo odiaba. Odiaba que toda la música estuviese tan comprimida. Pero como tu bien dices, las cosas han mejorado bastante, definitivamente han mejorado bastante.

Esta va un poco para los geeks y los nerds. Desde tu punto de vista, ¿cuál crees que es la mejor forma de obtener esa experiencia cinemática con música en Dolby Atmos como en “The Harmony Codex“, pero sin invertir grandes cantidades de dinero? 

Bueno, de hecho, debes saber que yo uso los AirPods Max. 

¡Sí, lo vi! No recuerdo dónde, pero me sorprendió verte usando unos AirPods Max.

Tengo que tenerlos, porque necesito saber cómo se escucha mi música en el algoritmo de sonido espacial de Apple. Así que, todos mis mezclas las hago en mi sistema discreto de Dolby Atmos. Pero lo primero que hago es transferirlo a mi iPhone, subirme en la cinta de correr, ponerme mis AirPods Max y escuchar cómo se escuchan porque no puedo confiar en que el algiritmo lo haga todo automáticamente. Luego regreso a la mesa de mezclas y hago cambios.

Sin embargo, he empezado a disfrutar de escuchar música con los AirPods Max. Porque, no, el sonido no viene realmente desde arriba de tu cabeza, pero, ¿sabes? Sí que suena en tres dimensiones. Sí que puedes escuchar cómo las cosas están más cercanas o más lejanas. 

Y si quieres acceder a un sistema Dolby Atmos que no sea muy caro, hay varias barras de sonido que funcionan bien. Si no puedes, literalmente, comprar y posicionar doce altavoces en tu salón —y muchas personas no pueden, para ser justos, porque eso es pedir muchísimo— sugeriría comprar los AirPods Max, suscribirte a Apple Music y empezar a escuchar música en Sonido espacial/Dolby Atmos. 

Hay muchísimo contenido bueno. No todo está bien mezclado, pero hay muchas cosas buenas. Y te vas a empezar a dar cuenta de las cosas que están bien mezcladas y la música que ha sido hecha por alguien que no tiene idea de cómo hacerlo. Lamentablemente, hay muchas cosas que no están muy bien. Pero definitivamente es una buena forma de acceder al mundo de la música en tres dimensiones, en audio inmersivo. 

Y si realmente te apasiona la música, pensar en una barra de sonido Atmos con un par de altavoces surround más. 

La gente habla de sonido espacial lo dice como si fuese algo nuevo y eso es un poco ridículo. Algunos dicen “tienes solo dos oídos, para qué necesito sonido espacial” Bueno, porque al tener dos, puedes detectar la dirección de donde viene el sonido. Claro. Y no olvidemos que el estéreo es sonido espacial. Es sonido siendo emitido desde más de una dirección. Por lo que hemos estado escuchando sonido espacial por más de cincuenta años. 

Esto es el siguiente paso.

Creo que [entrar al mundo del audio espacial] se puede hacer de forma gradual e ir agregando más altavoces a tu configuración de sonido en casa. 

Yo sigo poniendo música en mi tocadiscos y escuchar música en estéreo, lo sigo disfrutando muchísimo. Pero hay algo muy especial de un mix Atmos. 

Últimamente, he estado haciendo mucho de estos eventos [refiriéndose a la presentación de un disco mezclado en Dolby Atmos en una sala con muy buena acústica, como se hizo en el Cine Caleido en Madrid] y no solo con mi música. Hemos hecho este tipo de eventos con XTC [Wilson ha remasterizado “Nonsuch“, “Drums and Wires“, “Oranges and Lemons“, “Skylarking“, “Black Sea” y “The Big Express“, este último también en Dolby Atmos], con Chic en Atmos en Londres [Chic, C’Est Chic y Risqué han sido mezclados en Atmos también por Wilson], con King Crimson también hicimos un evento [diez álbumes de la banda han sido remasterizados por Wilson, con In the Court of the Crimson King mezclado en Atmos, y Larks Tonguesllegará pronto]. Reproducir música en Atmos ha sido una experiencia increíble.

The Harmony Codex fue lanzado el 29 de septiembre.

Texto: Eduardo Arcos
Fotos: Hjo Mueller / Virgin

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar
cronica fib 2017
Lee más

[Crónica] FIB 2017

El Festival Internacional de Benicàssim es un clásico de los festivales de verano, y en su 23ª edición…