2017Destacados

Los 50 mejores discos de 2017

mejores discos 2017

30 – ROSALÍA – LOS ÁNGELES

«El álbum debut de Rosalía ha sido una de las mayores revelaciones a nivel nacional de este año. Acompañada por el productor y guitarrista Raúl Refree, la joven cantaora ha conseguido emocionar tanto a flamencos como a indies. La sensibilidad y potencia de su voz hacen que disfrutar del disco, tanto en su versión grabada como sobretodo en directo, sea una experiencia íntima y mágica que hace que se le erice la piel al más duro. Pese a lo joven que es y la inocencia aniñada de su voz, Rosalía es capaz de trasladar perfectamente la dureza de las letras del disco, un disco que gira entorno a un tema tan oscuro como es la muerte, a su público y hace que éste vibre con su interpretación. Como se dice en el mundo flamenco, al oírla cantar se entiende aquello de que cuando se canta a gusto, la boca les sabe a sangre» – Sergi Cuxart.

29 – SOULWAX – FROM DEEWEE

«Los hermanos Dewaele no paran, ya sea petándolo en festivales y clubes de todo el mundo como 2manydjs, recopilando música con James Murphy, trabajando en su proyecto de radio 24h o creando remixes. Sus múltiples facetas les dan un punto de ubicuidad que molesta a algunos, pero ¿qué sentido tiene quejarse cuando todo lo que hacen lo hacen bien? Su vuelta al ruedo con Soulwax, su formato banda, nos hizo salivar pensando tanto en nuevo material de estudio como en posibles directos, y a toro pasado podemos confirmar que no nos equivocábamos en absoluto. «From Deewee» arranca con un minuto y medio de lo que podría ser un estudio barroco para sintetizador loco, y a continuación entra el beat para ya no irse. Como sucede al escuchar «Nonagon Infinity» –no tienen nada que ver estilísticamente, pero la idea es la misma-, uno entra en un bucle rítmico al cual queda completamente pegado hasta que termina el álbum. Tres baterías, ¡tres!, sintetizadores por un tubo, cajas de ritmos, pasajes oscuritos y otros de pura celebración, pero con una máxima clara: aquí no se deja de bailar» – Pau Ortiz.

28 – ALVVAYS – ANTISOCIALITIES

«Lo fácil en un grupo como Alvvays es que su segundo álbum no trascienda ni la mitad que su debut. Lo difícil, que lo haga y que lo mejore en todos los sentidos. «Antisocialites» no te va a quitar la imagen de estar conduciendo un descapotable por la costa de Santa Rosa de la cabeza. Es más, la reforzará. En este álbum pasamos de los caramelos pop glaseados con lo-fi al indie rock más limpio y envolvente de la costa. Las melodías crujen de nostalgia y algunas hasta te llevarán a recordar tus primeros desamores. En temas como ‘Dreams Tonite’, donde exhibe un sonido mucho más maduro, queda más que claro. Un álbum meloso para golosos del indie» – Màrius Riba.

27 – JAY SOM – EVERYBODY WORKS

«El debut de Melina Duterte, lanzado en marzo por Polyvinyl Records, es un disco de digestión rápida, pop lo-fi, y en ocasiones atmósferas crepusculares que allanan el camino hacia la emocionalidad de los cortes más simples. En poco más de 30 minutos, Jay Som firma uno de los LPs más accesibles y dulces del año, repleto de guitarras que tontean con el dream pop y secciones tanto melódicas como líricas de lo más celebrables y nostálgicas» – Miguel Pardo.

26 – JASON ISBELL & THE 400 UNIT – THE NASHVILLE SOUND

«Jason Isbell vuelve con los 400 Unit’s 5 años después para dejarnos uno de los discos de americana del año. A Isbell ya no le apetece hablar de sí mismo, de sus problemas con el alcohol en el pasado o de sus idas y venidas emocionales. «I’ve heard enough of the white man’s blues/ I’ve sang enough about myself», afirma en ‘White Man’s World’. Y nosotros lo celebramos porque si el cambio de registro compositivo es para dejarnos este enorme tema sobre los privilegios de la América blanca y el genocidio de los nativos americanos, nos parece más que bien. A lo largo del álbum encontramos dos piezas clave en el eje central; ‘If we we’re vampires’, con Amanda Shires acompañando con su melosa armonía vocal,  reflexiona sobre cómo el amor puede ser para siempre pero la vida es efímera, y ‘Anxiety’, que detalla como a pesar de poder tenerlo todo, solo nos preocupa lo que podemos llegar a perder. Canciones que sacan a relucir de forma brillante la angustia de vivir. 

Y como guinda, un guiño a su amigo Ryan Adams, incluido en ‘Chaos and Clothes’. En resumen, y a diferencia de otros artistas, no necesitamos al Isbell alcohólico ni en periodo de post rehab para disfrutar de su música» – Lidia Lombardía.

25 – THE AFGHAN WHIGS – IN SPADES

«Ay, Greg Dulli. Aquí quien escribe estas líneas siente una particular debilidad por él y por cada uno de sus proyectos. Esperaba con ganas este nuevo trabajo, dedicado al guitarrista Dave Rosser -quien, dos meses después de la publicación de «In Spades», fallecería a causa de un cáncer de colon. El LP de The Afghan Whigs viene cargado de emoción e intensidad desgarradoras, bañadas en un halo de elegante oscuridad que irrefrenablemente nos invita a sumergirnos en ella sin miramientos en sus 36 minutos de metraje» – Cristina Roa Garrido.

24 – THE XX – I SEE YOU

«El tercer disco suele ser una cima que plantear con dudas para muchas bandas. Especialmente para The xx, después de un disco debut estratosférico aclamado por todas partes y un segundo disco que dejó al personal más bien tirando a frío. A todo ello sumando los escarceos electrónicos de Jamie XX que no ayudaban a clarificar el futuro de la banda londinense. Pero este trío de paliduchos talentosos se ha quitado los fantasmas de encima firmando uno de los mejores discos del año y una vuelta muy digna. «I See You» contiene trazos que nos recuerdan a ese magnánimo primer trabajo y también las cosas buenas de aquel electrónico ‘Coexist’. Con canciones de sobresaliente como ‘Replica’, ‘I Dare You’ o ‘On Hold’. Tempos lentos y oscuros en algunos momentos con otros más brillantes y que animan a coquetear con el movimiento de caderas. Un emparedado de diferentes pulsiones que acaba dejando buen gusto en boca» – Oscar Villalibre. Crítica del disco.

23 – METZ – STRANGE PEACE

«Si la primera parte del disco trae toda la materia pesada con carne de single, la segunda nos llevaba a un mundo más pausado. Esta última parte de «Strange Peace» es la más intensa y combina elementos de los dos trabajos anteriores. ‘Common Trash’ parece ser sacada de las entrañas de ‘Pissed Jeans’, una canción que implosiona desde dentro con un arsenal completo de guitarras, una de las piezas destacadas del álbum. El doble gancho de izquierda llega con ‘Escalator Teeth’, que dura menos de un minuto con un coro que recita “it goes on and on and on” y se corta abruptamente, para darle paso a su hermana mayor ‘Dig a Hole’, de poco más de un minuto, combinando el punk de batalla con un coro pop al mejor estilo Dead Kennedys o Drive Like Jehu.

‘Raw Materials’ es el cierre perfecto y parece ser sacada del «In Utero» o los mejores The Wipers y demuestran lo que mejor saben hacer, punk agudo sin apenas pausa para respirar. METZ siguen haciendo gala de una pureza granítica, no hay baladas ni canciones que sean tranquilas. En su lugar, hay una búsqueda constante por perfeccionar un sonido de estructuras sólidas. Esa frecuencia que logran no es un accidente, es el resultado de que sus integrantes saben exactamente qué hacer con la fuerza como bandera. “Strange Peace” es un salto hacia adelante, con mucha más intensidad, más melodía y más aceleración, si eso es posible» – Sebastián Rosas. Crítica del disco.

22 – KING GIZZARD & THE LIZARD WIZARD – MURDER OF THE UNIVERSE

«¿Sacas 4 (por ahora) discos en el año y te quedas tan ancho? Pues de eso y más son capaces King Gizzard & The Lizard Wizard. Si crees que el «Nonagon Infinity» era su summum, o que ‘Rattlesnake’ era el single de los primos guarros de Tame Impala pues te equivocas: el disco conceptual “Murder of The Universe” llega como un meteorito y te explota las neuronas. 21 canciones divididas en capítulos: ‘The Tale of the Altered Beast’, ‘The Lord of Lightning vs. Balrog’ y ‘Han- Tyumi’ y ‘Murder of the Universe’ hacen estar a este trabajo a la altura de las grandes piezas de la psicodelia moderna. Si a esto le metemos una mayor presencia de noise y de fuzz la intensidad del trabajo es una constante locura. Solos de guitarra y aullidos vocales, más la siempre presente batería de ataque y balacera. En resumen, “Murder of the Universe” es una obra maestra audaz y salvaje de una banda que no sabe descansar su mente y quiere destruir las nuestras» – Sebastián Rosas. Escucha el disco.

21 – ARCA – ARCA

«El venezolano Alejandro Ghersi lleva varios años en el punto de mira de los amantes de la electrónica rompedora por sus álbumes experimentales y por su reciente trabajo como colaborador de Björk, pero en 2017 ha dado un salto que ni sus mayores amantes podíamos imaginar. En su álbum homónimo, Arca ha pasado de producir paisajes sonoros de inquietante belleza a, mediante la incorporación de su voz y el destripado casi literal de sus entrañas, encontrar en sí mismo un lienzo hiriente pero doloroso sobre/a partir del cual plasmar sus sentimientos más profundos. Los escalofríos que sentí al escuchar por primera vez, tumbado en la cama, ‘Piel’, corte inicial del álbum, dan buena fe de ello. Los temas que la siguen componen un espectáculo de tauromaquia emocional –Ghersi ha adoptado este imaginario por lo pornográfico, lo animal y lo destructivo- con cantar lírico y vulnerable y unas bases que podrían mandar a alguien con ASMR hipersensible directo al hospital» – Pau Ortiz. Crítica del disco.

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.