2017Destacados

Los 50 mejores discos de 2017

mejores discos 2017

20 – PROTOMARTYR – RELATIVES IN DESCENT

De Detroit tenía que venir este cuarteto, y es que su sonido suena como su ciudad, derruida y violenta. Emerge de las cloacas con una belleza que podría cortar como un cuchillo, afilada como el protopunk de sus adorados ídolos The Stooges y MC5. Aunque eso sí, con elementos del punk más crudo, new wave y hasta del indie, todo enhebrado con la voz decadente de Joe Casey, quien define a su grupo como “la banda en la que su tío borracho se queja de la política”. Letras crípticas que van entrelazadas como si se tratase de un documental. “Relatives” escupe canciones como puños, honestas y sangrantes, llenas de ansiedad y quejándose de nuestra falta de comprensión del mundo que nos rodea. Beben de los mejores The Fall pero con una siniestra maestría. Es un insulto a la sociedad actual, que tiene a Trump como uno de sus ilustres líderes. Protomartyr siguen en busca de esa oscura realidad y parece que por fin cierran el círculo, con una serie de trabajos que ya venían anunciando como la nueva y oscura fuerza que prometían. La esperanza no está del todo muerta, pero tampoco está más cerca. Crudeza en estado puro” – Sebastián Rosas.

19 – SPOON – HOT THOUGHTS

Cuando un grupo formado en 1993 es capaz de sacar uno de sus mejores trabajos en 2017 es señal de que las cosas se están haciendo francamente bien. Siguiendo una total coherencia durante los 9 álbumes que han ido publicando con regularidad, Britt Daniel, Jim Eno, Rob Pope y Alex Fischel han tenido la constancia, y por encima de ello las ganas, de disfrutar haciendo su trabajo instalados a una distancia ideal de la fama: la suficiente como para tocar en todo el mundo y tener una buena legión de fans, nunca tanta como para perder su independencia o sentirse atrapados en un éxito estanco. En “Hot Thoughts”, Spoon siguen la senda con toques electrónicos que iniciaron a andar en “They Want My Soul” pero sin perder ni un ápice de groove a base de baterías sincopadas y bajos juguetones ni olvidar las características texturas de sus teclados o esa guitarra distorsionada que asoma con puntería en los momentos justos. La convivencia de hits como ‘Hot Thoughts’ o ‘Can I Sit Next to You’ con cortes mucho más etéreos y meditativos como ‘Pink Up’ o ‘Us’ hacen de este álbum una joya que funciona tanto para la fiesta como para la introspección” – Pau Ortiz.

18 – MARK LANEGAN – GARGOYLE

Termina el disco con el outro instrumental de ‘Old Swan’, una muestra sonora y lírica del Mark Lanegan actual, alguien en el que algo, tras tres décadas de carrera, sigue cambiando. Más seguro y tranquilo consigo mismo, expandiéndose musicalmente llevando su sello personal e intransferible a lo que le venga en gana. Un artista capaz de visualizar un sonido e ir trabajando, nota a nota, acorde a acorde, para ir puliendo las mejores canciones posibles en cada momento. La gran suerte es que con “Gargoyle” ese momento es preciso e idóneo para que el resultado sea uno de los mejores discos que ha publicado el de Ellensburg. Un disco que con las escuchas nos va descubriendo los detalles de una rotunda producción que acomoda y potencia su cantante de una forma que no sucedía en sus últimos discos. El blues de Mark Lanegan sigue encantando a las serpientes, entre el asombro y la paradójica comodidad de la oscuridad que siempre tan bien ha atesorado” – Nil Rubió. Crítica del disco 

17 – ELDER – REFLECTIONS OF A FLOATING WORLD

Para cada grupo, cada último trabajo es el mejor, implica alcanzar su potencial creativo y eso es lo que pasa con “Reflections of a Floating World”. Si creíamos que con “Lore” habían llegado a su cima, con este nuevo trabajo se superan, aunque los fans de la banda proclamemos a gritos que uno no se entiende sin el otro. Con un nuevo integrante, suenan mucho más melódicos en un océano de ondas progresivas que podemos ver con el tamaño de ola hawaiana en piezas como ‘Sanctuary’, ‘The Falling Veil’ o ‘Staving off Truth’. Un disco mastodóntico de tan solo 6 canciones pero que cada una promedia los 10 minutos. Elder hacen frente a lo que se les pedía y se erigen como uno de los nombres más sólidos el metal progresivo. Disco obligatorio en tu estantería” – Sebastián Rosas.

16 – CIGARETTES AFTER SEX – CIGARETTES AFTER SEX

Lo de Cigarettes After Sex sonó muy romántico desde el primer momento. El proyecto de Greg Gonzalez se presentó como ese affaire amoroso en el que crees ciegamente sin saber muy bien por qué. Puede que fuera por esa voz atropellada, que tendía a trepar por tu espalda para susurrarte cada nota al oído, o simplemente por esas guitarras vaporosas tan Slowdive. Al final ha acabado siendo por el todo: su álbum debut gravita a placer por el espacio dream-pop que prometía. Sin máscaras de oxígeno (como Beach House) y con melodías que por su inercia llegarían hasta plutón. Este viaje astral dura casi una hora y, lejos de ser mera entelequia, es tan real y sentido como un orgasmo. Nos hemos vuelto adictos al tabaco” – Màrius Riba. Escucha el disco.

15 – FLEET FOXES – CRACK-UP

“Crack-Up” es un disco que no lleva seis años hacer, o que sí. No es nada fácil decidirse: lo es desde la perspectiva en la que recoge el tiempo, no lo es desde lo poco nuevo que entrega al oyente. Para el amante del folk y para el amante de Fleet Foxes este disco es de urgente escucha, tiene un aura espectacular y será seguramente esencial propuesta para el verano de 2017. Muchas cosas han cambiado desde 2011, y la concepción de Robin Pecknold sobre su propia música ha dado un giro extremadamente grande, aunque la proyección sobre sus sonoridades resulte similar a primera vista. Pero el tercer disco de una de las bandas más fuertes del folk de nuestra época no es para nada un error, sino una celebración correosa y emocionante de la vida, aunque duela” – Miguel Pardo. Crítica del disco.

14 – RYAN ADAMS – PRISONER

Ryan Adams es un tipo inteligente. Tras el inesperado éxito de “Ryan Adams” y “1989”, el de Jacksonville optó con “Prisoner” por dirigir su reluciente Cadillac del 1959 hacia la intersección ubicada entre el rock ochentero de alto voltaje y el Americana, concretamente el más refinado y menos de raíces. Un nuevo equilibrio melódico que explota en la arenosa ‘Doomsday’, y también en una joya, ‘Shiver And Shake’, en la que los escalofríos de una ruptura amorosa acaban generando su propio e intrínseco imaginario” – Pablo Porcar. Escucha el disco.

13 – KENDRICK LAMAR – DAMN

Tener un precedente de la calidad de “To Pimp a Butterfly”, sin contar el “ untitled unmastered.” publicado a partir de descartes del 2014, ha hecho que “DAMN.” sea uno de los discos más esperados del año. Si bien la gente esperaba un solo disco, Kendrick Lamar ha publicado dos discos diferentes en un mismo álbum. Los rumores entre sus seguidores ya corrían cuando se publicó, pero no ha sido hasta la salida de la edición coleccionista que el rapero de Compton ha confirmado que se tratan de dos álbumes en un solo disco. El primer álbum es el publicado en abril, con el orden de las canciones como se establecieron en un principio, empezando con BLOOD y Duckworth como corte final, y el segundo disco, escondido hasta la publicación de la edición coleccionista, es justo al revés.

Si se escucha el disco con el orden contrario de las canciones encontramos que tenemos un disco completamente distinto con una cadencia rítmica y un sentido lírico diferente al original. Aunque no tiene un contenido tan político ni coquetea con tanta experimentación musical como en “To Pimp a Butterfly”, “DAMN.” demuestra que Lamar es uno de los mejores raperos de esta generación y cuenta con colaboraciones tan dispares como Bono de U2 o Rihanna” – Sergi Cuxart.

12 – QUEENS OF THE STONE AGE – VILLAINS

Con un ritmo que no ofrece apenas respiro, “Villains” es un trabajo desenfadado, gamberro, que lleva sin complejos el desert rock de QOTSA a la pista de baile. Los de California han sabido hacer un disco diferente que a la vez suene exactamente a ellos mismos, prescindiendo esta vez de colaboradores, dejando atrás en su mayor parte la solemnidad de “…Like Clockwork” y la contundencia de “Songs For The Deaf” en favor de algo muy necesitado en los tiempos que corren: pasarlo bien.

Los 48 minutos que dura el álbum vuelan en un suspiro, y, para cuando éste llega a su fin, no podemos hacer más que imaginar al carismático frontman de la banda haciendo suyo el mítico tuit de un político español en 2010 y despidiéndonos, sonriendo mientras desaparece entre las sombras, con un pícaro “sed malos” “- Pau Ortiz. Crítica del disco.

11 – BIG THIEF – CAPACITY

Con Big Thief sigue habiendo margen para la sorpresa. Sus obras pretéritas nos descubrieron una cantante y compositora sensible, clásica y con una voz tranquila y serena. Ahora, con “Capacity”, y de nuevo con la complicidad del sello de Conor Oberst (Saddle Creek), Big Thief nos obsequian con un álbum continuista pero a la vez plagado de grandes canciones; siempre con esa impecable fórmula: talento y sencillez. ‘Capacity’, ‘Pretty things’, ‘Haley’, ‘Mythology beauty’, (se hace difícil dejar de nombrar alguna) son pequeñas joyas que van surgiendo a cada escucha” – Màrius Riba.

2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.