Documentales

[Crítica] Cracked Actor: David Bowie (Documental 1974)

Pasaba algún minuto de las diez y media de la noche cuando se abrieron las puertas del Multicines Aribau. Con algo de retraso, el millar de personas congregadas en una nueva sesión del In-Edit Beefeater intentaban buscar asiento. En medio de este proceso se apagan las luces y empiezan a proyectarse algunos anuncios promocionales. Desconcierto y algún abucheo entre los presentes por lo apresurado dl inicio de la sesión. Todo parece lógico y exprofeso, pues la figura de David Bowie está a punto de irrumpir en pantalla. Nada puede ser estructurado o esperado, tiene que ser así.

Y esta sensación de asombro, de roderas en el barro que marcan el haberse desviado del trazado establecido, es la que se respira en el documental ‘Cracked Actor: David Bowie’. Éste nos enseña como el director Alan Yentob tiene la oportunidad de grabar el paso de Bowie, superestrella consagrada del rock ya por aquel entonces, por Los Ángeles durante la gira de 1974. Durante una escasa hora podemos ver las reflexiones del cantante británico sobre su condición de icono musical, sobre su recorrido discográfico, sobre los alter ego que representa en el escenario o sobre el propio sentido de su vida. Un conjunto de reflexiones de toque genial, con un tono anárquico y brillantemente alineado, pero siempre con un trasfondo conceptual sostenido. En otras palabras, vemos como el creador de ‘Ziggy Stardust’ tiene la azotea bastante desamueblada, aunque incontestablemente todo parece tener sentido.

Insertadas entre estas secuencias más reflexivas, con charlas en diversos espacios, el documental nos muestra gran parte de la gira que Bowie representa por tierras californianas. Sus brillantes canciones de principios de los 70’s. Los diversos personajes que va configurando para llevar a cabo su espectáculo y que llevan consigo un sinfín de vestuario, atrezzo y decoración radicalmente no convencionales.

Con todo, una ligera sinfonía que nos acerca al Bowie que más lejano de la realidad llegó a estar. La estrella del rock que no quiso morir (físicamente) por el éxito como habían hecho ya algunos de sus coetáneos. Un ejercicio visual y reflexivo para captar la esencia más espacial de este actor alocado.

Apuntar, como ápice final y destacado en doble subrayado, la secuencia donde David Bowie canta ‘Space Oddity’, encima del escenario, subido a una grúa-sillón, mientras se entrelazan imágenes espaciales y celestiales. Pura genialidad. Belleza tan grande que puede ser vista desde Marte.

Nota: Adjuntamos el documental vía YouTube. ¡Disfrutadlo!

Oscar Villalibre
Redactor en Binaural desde hace más de 3 años. El pop y el soul son el motor. Las guitarras afiladas, las trompetas y los violines el mejor impulso. Twitter: @oscarvillalibre

1 comentario

  • Impresionante documental, con un Bowie hasta las trancas de Coca. Yo lo ví hace muchos años, él hablando en inglés, doblado en Euskera y con subtítulos en español.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.