Entrevista

[Entrevista] Ben Bridwell (Band of Horses): «No sé si jamás querré tocar en estadios»

Si sois seguidores de Binaural sabréis que Band Of Horses son una de nuestras bandas favoritas. Los descubrimos justo tras el lanzamiento de «Everything All The Time» y desde entonces los hemos seguido año tras año, lanzamiento tras lanzamiento. Tal ha sido lo que hemos vivido con ellos que este último mes decidimos viajar a Milano para disfrutar del primer concierto que la banda iba a realizar en Europa con motivo de la gira de presentación de «Mirage Rock», su último disco de estudio. Nosotros, que puñeteros lo somos un rato, movimos fecha para ver si podíamos conseguir algún tipo de entrevista y, afortunadamente, acabó sonando la flauta. Ibamos a tener 15 minutos para entrevistar a uno de los miembros del grupo.

Lo que desconocíamos por entonces es que el momento iba a ser aún mejor de lo esperado: el entrevistado iba a ser Ben Bridwell e ibamos a compartir 1 larga y entrañable hora hablando con él. No puedo más que recordar esa hora con muchísimo cariño; hay pocos, bien pocos músicos, que sean tan majos, modestos y sensibles como este cantante. Mientras hablábamos sobre «Mirage Rock», sus colaboraciones con Biffy Clyro o su actual gira europea, pude apreciar de cerca el gran corazón que tiene este hombre en su interior. Y que afortunadamente también se extrapola en una música que a lo largo de los últimos años ha conquistado a cientos de miles de corazones de todo el mundo.

Sin más dilación aquí os dejo con un resumen de la extensa conversa que mantuvimos el pasado domingo a las 18:00 en los camerinos de la sala Alcatraz de Milano. ¡Si sois fans de BOH no os la podéis perder!

Empecemos hablando sobre lo sucedido en el Global Citizen Festival. ¡Debió ser increíble el estar ahí en medio con figuras como Neil Young o Foo Fighters!

Fue una locura tocar con Neil Young & Crazy Horse. De hecho jamás los había visto en directo y como buen fan de ellos que soy, estaba muy emocionado por vivir esta experiencia. También fue genial estar ahí con unos buenos amigos como son los Foo Fighters. Cada vez que existe una oportunidad teloneamos para ellos, sin dudarlo. El único problema es que ese mismo día coincidía con un partido de fútbol americano muy importante. No sé si soy más apasionado del fútbol o de la música, y no miento con esto. Recuerdo estar viendo el partido, con los cascos puestos, a través de mi ordenador. Entraron en el camerino y me dijeron «tienes que salir a tocar ahora». Salí, hicimos el bolo más bestia que hemos hecho (¡habían 60.000 espectadores presenciando ese evento!) y me volví corriendo al backstage para seguir de nuevo el partido. Me perdí las actuaciones de The Black Keys y también la de Foo Fighters, pero pude acercarme para cuando Neil salió al escenario.

Y en ese momento fue cuando saliste a cantar ‘Rockin’ In The Free World’ junto a tu ídolo

¡Sí! Salimos en el jam final para interpretar esa canción con él y su banda. Era algo extraño porque momentos así los quieres vivir a modo de espectador, y no metido ahí dentro. No quería joder la situación como si fuese un fan. Pero nos preguntaron si podíamos hacerlo. Pensé en escaparme de dicha situación para así vivirla desde fuera, pero al fin y al cabo sabía que si rechazaba esa oportunidad me iba a arrepentir tarde o temprano. No todos los días se puede cantar con uno de tus ídolos…

Debió ser un momento de lo más intenso. Como aquel que viviste al cantar ‘Hunger Strike’ junto a Pearl Jam en el mítico Madison Square Garden de Nueva York. Parecías muy emocionado en el momento de dicha actuación.

¡Uf, intenté no llorar de todas las maneras posibles! Me recorren escalofríos sólo de pensar en aquel momento. Fue algo increíble. Ese mismo día me hicieron la propuesta. Llegué a Madison Square Garden y su tour manager me preguntó: «¿conoces ‘Hunger Strike’ de Temple Of The Dog ?. Le contesté que sí y él me respondió: «¿Sí? Pues haremos la prueba de sonido en 30 minutos». Me preguntó si quería tocarla y le respondí afirmativamente. «Mierda» me dije. Recuerdo bajarme el tema , meterme en el lavabo y ponerme a cantar la canción una y otra vez para que la cosa no saliese de forma vergonzosa en la prueba de sonido. Y creo que no salió mal el tema porque me dijeron «ok, la tocaremos esta misma noche». Me puse nerviosísimo. Madison Square Garden es un lugar enorme y la experiencia fue tan descomunal que, tras cantar en ‘Hunger Strike’, no pude concentrarme para mi propio concierto en el backstage. La situación me impactó muchísimo, sobre todo al sentir ese cariño por parte de su fanbase. Porque los seguidores de Pearl Jam son muy leales. y no iba a ser fácil salir victorioso con algo que originalmente cantó Chris Cornell. Fue una pasada.

Parte de tu vida estuviste alojado en Seattle. ¿Viviste el grunge de cerca en los 90?

No mucho, de hecho aterricé en dicha ciudad justo después de todo el boom de finales de los ochenta, principios de los noventa. Para cuando yo estuve por allí Seattle vivía cierta crisis de identidad. En términos mainstream, claro está ya que el grunge había desaparecido y empezaban a nacer por la zona diversos grupos indies. Yo estaba más ubicado en una escena en la que salieron grandes bandas como Modest Mouse o Built To Spill. De hecho llegué a Seattle justo antes de que Modest Mouse fichase por Epic, y que hubiese ese cambio generacional en el que el indie tomó el relevo. Y eso me encantó porque ese estilo de música es definitivamente el mío.

Por entonces debiste conocer a Sera Cahoone – ex compañera de Bridwell en Carissa’s Weird y batería que contribuyó en el primer disco de Band Of Horses. ¿Aún mantienes el contacto con ella?

¡Totalmente! Lo hacemos vía email. Hace poco intercambiamos nuestros últimos discos. Desde que dejamos de colaborar que nos escribimos de vez en cuando, para así ponernos al tanto de todo lo que pasa en nuestras vidas. Es una gran persona, y también tiene un talento enorme. ¡Puede tocar cualquier instrumento! Y me encanta saber que ahora tira con un proyecto personal que le satisface.

Sera fue una de las primeras piezas en integrar el puzzle conformado en Band of Horses. En los dos primeros álbumes vuestra formación alternó sus miembros, hasta llegar a un line-up fijo de cara al lanzamiento de «Infinite Arms». ¿Era este clima familiar que tenéis ahora el que buscabas desde un principio?

Sí, aunque con matices diferentes. En los inicios de BOH buscaba alguien majo que, sin necesidad de ser gran músico, pudiese ajustarse a lo que buscaba. A medida que pasó el tiempo, la exposición mediática aumentó, y con ello también el sentimiento de responsabilidad que existió en la unidad que conformaba el grupo. Alguna gente no encajó con esta. Otros que encajaron acabaron decantándose por otros fueros debido a temas más referidos a la personalidad, o a diversas inquietudes musicales. Han pasado todo tipo de situaciones en Band Of Horses, hasta el día de hoy en que Ryan, Bill y el resto estamos todos a una.

¿Y compositivamente hablando qué roles tenéis cada uno de vosotros a la hora de componer un tema?¿Tenéis una forma de trabajar fija en este sentido?

A la hora de componer un tema generalmente partimos de alguna pequeña sección instrumental enviada entre Tyler, Ryan o yo mismo. A veces Tyler puede situar algún tipo de vocal por encima de la capa sonora, o incluso Bill. La idea es pasar una pieza esperando a que otro miembro conteste enviando un mensaje del estilo «¡esto mola!». Buscamos en todo momento ese tipo de aceptación para que una pieza vaya evolucionando. No hay reglas, puede nacer de cualquier manera.

Es más que evidente de que entre vosotros hay una química especial. Esto se ve tanto en el directo como incluso en algunos de los vídeos que subís a la red. ¿Tenéis pensado compartir protagonismo frente a la cámara de cara a próximos videoclips como lo hicisteis con el de ‘Knock Knock’? Hace nada que sacasteis ‘Feud’ como último single…

¡Me había olvidado por completo que ‘Feud’ ya estaba aquí como sencillo! No sé, generalmente sólo salimos en pantalla en en un único videoclip por álbum . Es muy doloroso vernos en la pequeña pantalla.

¿No te gusta actuar?

La verdad es que no. No creo que pueda sacar una carrera como actor a partir de mis actuaciones en pantalla. Para la próxima producción mejor será que me ponga a un lado y ceda el protagonismo a una producción más artística, que huya de la idea de mostrar a los miembros del grupo.

Lo vuestro es la música, eso está claro. Y «Mirage Rock» es otro buen disco en el que se registra bien vuestra última personalidad sonora. Analizándolo de cerca he sentido cierto grado de curiosidad por un tema: ‘Shut-In Tourist’. ¿Hay mucha miga conceptual detrás de esta pieza, no?

¡Sí! Curiosamente compuse esta canción en un día libre que tuve en Barcelona o Madrid, ahora no recuerdo bien. En vez de salir fuera y hacer algo turismo, yo soy de esos que se quedan en su habitación y aprovechan su tiempo libre para componer temas. ‘Shut-In Tourist’ es exactamente sobre esa idea de forzarte a estar entre cuatro paredes mientras tus amigos están explorando el terreno ahí fuera. Debo tener una ligera agorafobia que me lleva a actuar siempre así. Con los años creo que temo más y más el mundo exterior, me debe afectar también la presión de grabar un nuevo disco y cosas así. Pero bueno no me puedo quejar; de esta manera consigo tener más tiempo libre para estar con mi familia. Así cuando estoy con ellos no necesito apartarme por momentos para centrarme en componer.

Debes sentirte orgulloso de muchos temas que has compuesto. Especialmente de ‘The Funeral’, a todas luces la composición más omnipresente y mediática que has compuesto hasta el momento. ¿Crees que jamás crearás algo tan grande como lo visto en aquel single?

¡Uf! Dudo mucho que podamos sacar una canción que sea tan especial para nosotros como esa. Incluso estrenar un tema de esa magnitud es algo bien difícil de conseguir. El efecto que consiguió en su momento fue acojonante. Llegó a aparecer en películas, series televisivas, spots… Y nació de lo inesperado. Sinceramente, no pensaba que ‘The Funeral’ fuese a ser lo que es. Así es como debe ser. Jamás intentaré recrear algo que ya hice, o basarme en algo pretérito para hacer algo ahora.

Eso nos quedó bien claro con estos dos últimos álbumes, o con las colaboraciones en las que has ido trabajando. Recientemente has grabado codo con codo con Biffy Clyro, ¿verdad?

¡Cierto! He sido muy afortunado de que se me plantease esa oportunidad. Hicimos dos conciertos juntos a ellos y Foo Fighters. Nos enamoramos de forma instantánea de su música, ¡son muy buenos! Desgraciadamente no pudimos salir mucho juntos pero nos mantuvimos en contacto. Un tiempo después se me planteó la posibilidad de cantar en un par de sus últimos temas. Grabé el material que se me pidió que grabase. Lo envié por correo y crucé los dedos para que llegase a ser editado. ¡Espero que al final sea así! Aún no he escuchado las mezclas finales, por lo que aún no sé si finalmente verá la luz. Espero que haya suerte.

De vez en cuando salen colaboraciones así. Si dispongo de tiempo me lanzo a ello. Da igual si es de otros estilos musicales, ¡me encanta probarlo todo! Lo importante es que haya entrega por su lado, y artísticamente coincidamos en algún punto. Ahí tenemos lo que hicimos versionando a Cee Lo Green, o la aportación vocal que hice en el tema ‘Starting Over’ de Macklemore, un rapero que se está haciendo bastante famoso en la zona de Seattle. De hecho su disco alcanzó la posición número 2 en el chart de Billboard.

Con Band Of Horses has vivido momentos increíbles. Dentro de un tiempo, mientras hablas con tu familia sobre ellos, ¿cuáles crees que serán aquellos que recordarás con especial cariño?

¡Buff! Hay muchos, y por motivos bien diferentes. Uno de los que más recuerdo es el vivido en el Festival de Roskilde de 2007. Tocamos dentro de una carpa y la gente se volcó con nosotros. ¡Se sabían todas las canciones!. Aparte de este es imposible olvidarse del momento con Pearl Jam en Madison Square Garden, o aquel punto en el que coincidimos en directo con My Morning Jacket… ¡Son una de mis bandas favoritas! Son tantos los recuerdos que quedarán para están los fans. Hace poco se nos canceló una gira por Estados Unidos (Railroad Revival Tour) que teníamos programada. Por cuenta propia nos hemos metido de lleno a configurarla, para así llegar a las mismas ciudades del tour en los mismos días que estaban programados los conciertos. Da igual la mierda que nos caiga encima, siempre haremos lo posible por nuestros fans. Porque son como una armada y los queremos una barbaridad. Esta es la mejor bendición que nos podía haber llegado como conjunto.

Ahora estáis justo empezando una pequeña gira por Europa. Y de todas las fechas de concierto hay una que brilla con luz propia: la que os llevará a tocar por primera vez en una sala tan grande como la del Hammersmith Apollo de Londres.

¡Sí! Hay una pila de enormes artistas que han grabado discos en directo en esa sala. De hecho hablé con Glyn Johns (el productor de «Mirage Rock») para que grabasemos los temas que sonarán en dicho concierto. Al final decidimos no hacerlo por la presión que esto podía suponer para nosotros. La experiencia podría ser demasiado bestia. Hemos tocado en una pila de salas en Londres como Brixton, Shepherd’s Bush, Scala o Roundhouse. Pero esto será colosal.

¿Eres consciente que de Hammersmith Apollo a los estadios hay sólo un paso, no?

¡Ya! Y la verdad es que no sé si quiero llegar a ese status. Jamás hemos sido personas extremadamente ambiciosas. Disfrutamos de forma ingenua de cualquier giro que nos encontramos en el camino, y nada más. Puedo llevar bien aquello de tocar en arenas para cuando estamos teloneando a alguien, pero encabezar un concierto… no sé si jamás querría algo así para nosotros. No debe ser nada fácil conseguir que toda la gente que está ahí dentro se sienta como si estuviese en primera fila. Sé que no estoy preparado para tocar en arenas, pero no sé si jamás querré llegar a hacerlo.

¡Pero estás a un sólo paso de alcanzar todo esto!

Y por eso hago álbumes como «Mirage Rock». Para así hacer esto (pone la mano en forma de pistola y se pega un disparo ficticio en el pie). ¡Lo diseñamos de esta manera! (risas)

(risas) ¡Entiendo! Y como última y necesaria pregunta, ¿cuándo os veremos de nuevo por nuestro país?

Tengo unas ganas tremendas de ir a España, Portugal… ¡de ir al sur! Para, al menos, entrar en buena temperatura. Espero que toquemos en algún festival o algo así de cara al verano. De momento lo único que tenemos programado es una temprana gira por Europa que se realizará hacia junio, por lo que no sé si ya habrán festivales por entonces. ¿Cuándo es el Primavera Sound?

Ojalá esta última pregunta tenga más significado del que aparenta a simple vista…

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

9 comentarios

  • Muy buena entrevista Pablo,y además antes de lo esperado,parece un buen tipo Ben,a ver si algún día tienes la oportunidad de hacer una entrevista similar a Eddie… 🙂

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.