[Entrevista con] Berri Txarrak, otoño de 2011

Hace apenas unas horas que estuvimos en un pequeña oficina de la zona de Marina (Barcelona) para entrevistar a Gorka y Galder de Berri Txarrak, uno de nuestros grupos favoritos de rock alternativo de la escena nacional. Si en su día el conjunto navarro ya nos encandiló con “Payola” (2009), ahora los de Lekunberri vuelven a la batalla con “Haria” (2011, Kaiowas Records), posiblemente el mejor álbum de todos los que han editado Berri Txarrak hasta la fecha.

Sí, “Jaio. Musika. Hil” siempre será considerado uno de los LPs más legendarios de la música navarra, pero cabe decir que pocas veces hemos podido ver un álbum como “Haria” en el que se llegan a entremezclar de forma perfecta conceptos tan opuestos como lo onírico, lo rabioso y lo introspectivo. Con tal de explicarnos un poco de que va toda esta nueva etapa de Berri Txarrak aquí os dejamos con una transcripción de la amena charla que mantuvimos con ellos hace apenas unas horas.

Estos últimos días hemos estado escuchando “Haria”, vuestro último disco de estudio. A diferencia de lo visto con “Payola”, este LP parece más ligero, fresco y variado. Sabemos que para esta ocasión escogisteis a Ross Robinson como productor. ¿Cómo llegasteis a contactar con esta leyenda estadounidense de la galaxia rockera?

Gorka: Vía MySpace. De hecho he leído hace poco una entrevista en la que ponía que ahora contactaba con los grupos vía MySpace. Desde que trabajó con The Cure que parece que está a la caza de nuevos talentos. Nada, nos pusimos en contacto por MySpace y él mismo nos dijo que accedía totalmente a grabar con nosotros.

En comparación con lo vivido con Steve Albini, ¿fue más o menos difícil que él acabase accediendo a trabajar con vosotros?

Gorka: Digamos que Albini no hace selección. Sólo contratas el estudio y a él, o a otro técnico, y ya está. No repara en lo que va a grabar y produce discos de forma consecutiva. De hecho no suele grabar más de 10 días con cada grupo / artista. Con Robinson esto era diferente, a él le tiene que gustar lo que tú haces y sólo graba 4 o 5 discos al año. Le gusta elegir con lo que va a trabajar. Aparte de esto le da mucha importancia al aspecto psicológico. Ross indaga mucho en el estilo y la música para que luego funcione todo bien.

Galder: Recuerdo que a Ross le gustaba mucho ver que nuestro grupo, a pesar de hacer música actual, continuaba cantando en nuestro propio idioma. Esto ,desde su perspectiva, nos hacía grandes. Se notaba que estaba cansado de grupos que cantaban en inglés con mal acento, ¿sabes?. Se suele creer que cantando en ese idioma se abarca más, pero lo cierto es que esto, mal hecho, también puede tener un efecto contraproducente.

Al principio tampoco sabíamos como Ross iba a actuar al enterarse del tema del euskera. En ese momento no las teníamos todas con nosotros de sí en algún momento Ross se iba a acercar y nos iba a decir: “oye, ¿por qué no probáis de cantar en inglés?”. Afortunadamente la cosa fue todo lo contrario. Todo estuvo guay. Ha sido muy respetuoso en todos los niveles: nos ha valorado como músicos, ha intentado que estuviesemos a gusto, nos ha sacado muchas cosas que apenas sabíamos que teníamos dentro,… Ha conseguido que llegasemos un peldaño más arriba en nuestras canciones.

Porque él había trabajado con Glassjaw y una pila de artistas diferentes. ¿Ha habido algún álbum en concreto que haya sido aquel en el que hayáis pensado “uf, yo quiero trabajar con el tío que ha hecho”?

Gorka: Muchos, muchos, porque de hecho lo que valorábamos era precisamente eso. Ross es un tío que ha trabajado tanto con grupos como Slipknot o Glassjaw como con The Cure o bandas más indies. Repasando la discografía de esos grupos se puede ver que el compacto que han editado con Robinson es el más especial o quizás el mejor de su carrera. Es en este punto en que vimos que el productor sabe sacar lo mejor de cada artista. El eclecticismo ese que le caracteriza también nos atraía. Berri tiene una vertiente metal / hardcore, pero también tiene parte de pop, indie o algo así.

Pop duro, como decís vosotros. Esto os lo van a decir siempre en las entrevistas

Gorka: ¡Lo sabemos! (risas) Creo que es muy importante la elección del productor. Igual la gente puede pensar que vas simplemente por comprar una marca o grabar con alguien famoso o lo que sea, pero no es una elección arbitraria. Estamos elegiendo productores que creemos que pueden aportar algo a nuestra música. Y en base a las canciones, como hicimos en “Payola” donde vimos un poco por donde iban los tiros. La producción se prestaba totalmente a la linea sobria que marcaba Albini. En este caso tuvimos bien claro que queríamos más color y por eso nos decantamos por Ross Robinson.

Esta vez supongo que trabajasteis de la misma forma que con “Payola”, es decir; grabasteis los temas y sus respectivos arreglos antes de ir para allá para así llevar el material ultimado al productor.¿Me equivoco?

Gorka: No, no. Ha vuelto a ser así.

Digo esto porque sé que soléis escuchar mucha, y variada música, mientras permanecéis encerrados en el estudio. ¿Consideráis que ese tipo de temas / álbumes / etc… os afectan a la hora de producir el resultado final?

Galder: No directamente aunque debería admitir que todo en esos 2 meses afecta a la hora de grabar. Recuerdo que un día le dijimos a Ross que queríamos ir a un concierto en horas de grabación y él nos comentó que fuesemos encantados, que ya lo adaptaríamos todo. Nos decía que era muy importante hacer eso ya que nos inspiraría y nos dejaría ver las cosas desde otra perspectiva. Hay que decir que el disco lo llevamos bastante ultimado desde aquí. Él le ha dado otra perspectiva del sonido, de los arreglos y de la interpretación que hemos realizado, pero me cuesta decir hasta que punto nos ha afectado la música que hemos escuchado en ese momento.

Gorka: Nos ha influenciado lo que escuchábamos mientras componíamos, eso sí. Un ejemplo fue lo que vivimos en nuestra estancia en Brasil por febrero / marzo. Coincidimos con bandas de death metal y black metal. No sé, fue una influencia que nos hizo recapacitar y jugar un poco con elementos que antes no habíamos tocado. Luego también nos metimos de lleno en la música pop. Siempre hemos tenido melodía y nunca hemos ocultado nuestra pasión por ella pero quizás esta vez todo ha estado enfocado de otra forma. Tampoco digo que la melodía antes fuera más ligera pero sí que hemos dado una vuelta de tuerca que ha ido más allá a lo visto anteriormente…

De hecho hoy, a través de Twitter, un seguidor de la página nos ha comentado lo siguiente sobre los temas de vuestro nuevo disco: “En ‘Lepokoak’ está Mastodon, en ‘Non Bestela’ Radiohead, en ‘Harra’ Kyuss. ¿Como se consigue ese equilibrio entre la variedad y la cohesión?

Galder: ¡Nos han pillado! (risas)

(risas) Claro, es que ahora la diversidad melódica es extrema. Mucho más que “Payola”.

Gorka: Sí. En “Payola” coincidió que afloraron las influencias más añejas como los primeros Black Sabbath. Sobretodo los primeros temas eran más punkeros, más “old school”. No es algo premeditado pero esas tres bandas que has comentado me gustan un huevo, y claro, puede salir algo así. Nuestra intención es hacer algo que transmita, y eso está por encima de cualquier estilo. En la literatura inglesa se habla de “it”; aquello que no sabes que es pero que te llega dentro y te mueve. Eso es lo que buscamos nosotros y puede estar tanto en la canción más pop como en la más bruta. Eso sí; nosotros pensamos mucho en el concepto del disco como tal. Ahora se habla mucho de que los singles son el presente y el futuro pero nosotros continuamos creyendo en el álbum como un todo. Me dices que hay una que es Mastodon, otra Kyuss y otra Radiohead. Bien. Pero están dentro de un mismo disco y no se desentonan, eso es lo importante. Todo está envuelto dentro del halo que conforma la identidad del conjunto. A la vez que suena a Radiohead, suena a Berri Txarrak. Sé que es algo difícil de explicar pero sucede (risas).

Sí, totalmente. De hecho tengo que decir que me he llevado una sorpresa con ‘Iraila’, posiblemente el tema más pop que habéis compuesto hasta la fecha. ¿Como surgió esta pequeña pieza?

Gorka: Quizás es la canción que menos he trabajado. Bueno, todo lo referido a las intensidades nos ha llevado un buen trabajo pero tecnicamente hemos dado vueltas alrededor de sólo 3 acordes. El núcleo de la canción lo trajimos preparado desde casa. Sabíamos que no debíamos salir de esos acordes.

Galder: Sí, no queríamos hacer demasiadas partes. Queríamos que todo estuviese centrado en eso. Las intensidades eran las protagonistas de la estructura de tema. Queríamos que ‘Iraila’ fuese un tema que despegase lentamente. Eso nos hizo trabajar de otra manera totalmente nueva para nosotros: trabajar no en partes estructurales sino en cómo consigues coger ese punto de delicadeza al principio para así acabar explotando. Estuvo bien porque fue un ejercicio que nos sirvió para trabajar desde otra perspectiva.

Gorka: Es una de las canciones especiales del disco. La hemos puesto justo en medio de “Haria” como “canción bisagra” para dividir las dos partes del compacto. En la primera mitad del álbum están los temas más rápidos y directos. Después está ‘Iraila’ para así dar turno a una segunda parte más introspectiva y compleja harmonicamente hablando. Ejemplos de esto lo encontramos en ‘Harra’ que es la canción más larga, Radiohead…

(risas) ¿Le llamáis ‘Radiohead’ a uno de los temas?

Galder: (risas) Sí, ‘Non Bestela’ es Radiohead.

Gorka: Le llamamos ‘Kid A’ (risas)

Galder: Es curioso pero nosotros también hemos visto lo que ellos – refiriendose al anterior comentario realizado por el seguidor de Twitter – comentaban antes. Al hacer los temas hemos dicho “ostia, aquí hay Kyuss”. No era premeditado, nos lo hemos encontrado después. Es muy guay ver que ha aflorado en tí y que ha salido de forma natural.

Lo bueno es verlo desde la distancia, ¿no? Cuando lo has compuesto y te das cuenta que suena a lo que suena.

Gorka: Sí, muchas veces no te das cuenta hasta el final. También es cierto que les solemos poner motes a las canciones. Lo hacen todos los grupos; está “la rápida”, “la lenta” o algo a lo que te suene. En este disco había canciones que se llaman At The Gates o Mayhem, es decir grupos extremos, y también Kid A y similares.

Galder: A su manera esto viene a ser como una radiografía de nuestra predilección por la música. En Los Angeles vimos a Sade, a Bon Iver…

¡Bon Iver! ¿Que tal estuvo el concierto?

Gorka: Yo lo repetí en París (risas). Tenía la entrada para cuando vino a Europa y me dije “ahí me voy”. Luego fuímos a Los Angeles y casualmente tocaba ahí. Ya lo he visto dos veces.

Kveterlak y Bon Iver son dos mundos bien diferentes.

Galder: Ese cambio lo notamos en la grabación. A veces podía ser que fuesemos en el coche a grabar escuchando Bon Iver y después volvíamos con Kveterlak. Me gusta mucho su último disco. Da igual el estilo, lo que importa es aquello que te atrapa. Lo bueno. El estilo es casi indiferente.

Opino lo mismo. De hecho de todas las canciones que tenéis en “Haria” la que más me ha gustado ha sido ‘Makuluak’. Me parece de las más complejas que hay en el LP por el alto número de cambios de ritmo que la caracterizan. Se nota que sufre muchas transformaciones pero al final queda muy, muy bien.

Gorka: Mucha gente la está destacando. Tiene los dos extremos: empieza a lo death metal, nuestra manera, y acaba en algo muy bello. Ha cuajado muy bien en la letra. El tema está basado en un poema de Bertolt Brecht y busca una coherencia entre esta y la melodía. Trata de un tío que va al médico porque no puede andar y el médico le dice “¿para que quieres estas muletas?”. Le contesta “es que no puedo andar”, contestación que lleva al médico a quitarle las mulestas y romperlas en la espalda del paciente. Ahí es cuando la canción cambia radicalmente, este empieza a andar, y todo se convierte en algo bello.

Las letras del tema me han gustado mucho, tienen un punto poético importante. Lo mismo digo de ‘Harra’, título que viene a decir en castellano “gusano”. ¿Que significa el concepto en el que se centra esa canción?

Gorka: El gusano es la música, la creatividad. La canción empieza diciendo “llegó para quedarse”, es como ese virus que tienes, es como una oda o veneración a la música, aquello que tanto te ha dado, y tantas horas te ha quitado (risas). Al final dice algo así como “este es el único virus que me hace sentir vivo”. Me está matando pero a la vez me está dando vida, juega con esa dicotomía.

¿Y la colaboración con Matt Sharp (ex Weezer) como surgió?

Gorka: De una casualidad brutal (risas). Con el “Payola”, sabiendo que ibamos a trabajar en Estados Unidos, se nos ocurrió escribirle en plan fan para ver si quería colaborar con el bajo en algo. Nos dijo que estaba muy ocupado con “Songs About Time” y me dijo que no, pero le dió pena. A raíz de eso me invitó a hacer unos vídeos con él de narrador, y acabé cantando una canción de The Rentals en su último disco. Como el vive en Los Angeles, estuvimos en su casa y surgió. Él se ofreció, vino de visito y acabó cantando.

Vaya tela porque la última vez trabajasteis con Tim McIlrath de Rise Against, ahora con Matt Sharp…

Gorka: ¡Sí, al final son personas! Todo ha salido por ilusión y por un rollo “fan”. De decir “oye tío tengo un grupo…”

Galder: Sí, y el no ya lo tienes ya. Si eres un poco descarado lo dices y bueno, tienes un tanto % de posibilidades de que te diga que no.

A vosotros os dicen hace 10 años que ibais a lograr todo este tipo de colaboraciones y uff, ¿hubiese sido difícil de creer, no?

Galder: Sí, no te lo esperas.

Gorka: Como músico, son logros de aquellos que dices “buah, tío” (risas).

Galder: A veces tienes la sensación de que lo has visto todo, de que en realidad no hay mucho espacio a que exista una sorpresa. Y luego llega algo que hace que todo cambie absolutamente de rumbo, y que te abra un espacio nuevo a lo que sea. Al final aprendes que no has de echar la bandera blanca en nada. Tienes que pensar que la vida puede cambiar para bien o para mal.

Este es el primer disco con este line up. ¿Cómo lleváis esta coordinación entre nosotros?

Gorka: Bien. No ha quedado otra además. Aitor lo dejó a mitad de gira y todo fue muy rápido. Desde que en septiembre entró Galder hemos cumplido todas las facetas posibles en las que se puede meter un grupo; hemos hecho un par de temas para recopilatorios, pasamos por el estudio, hemos tocado juntos en unos 60 conciertos, ha habido gira sudamericana, asiática…

Galder: Ha sido un intensivo (risas). Todo lo que otros lo hacen en dos o tres años nosotros lo hemos hecho uno.

Gorka: Somos un grupo muy activo, nuestra vida siempre es así.

¿Jamás se os ha pasado la idea por la cabeza de volver a ser un cuarteto?

Gorka: Ya, no… la verdad es que estamos muy cómodos así. Al principio sí, cuando lo dejó nuestro primer guitarrista sí. Hicimos una prueba con un amigo y nos sentimos rarísimos. Entonces dijimos “vamos a intentarlo como trio”. Nos tuvimos que adaptar a tres y a base de actitud lo conseguimos. Aparte es muy cómoda la mecánica de un trío.

Galder: A la hora de comunicar y tomar decisiones el trío lo deja todo muy fácil.

Gorka: No hay empates (risas).

¡Verdad! Y mirando de cara al futuro más próximo del grupo…¿que planes tenéis para los próximos meses?

Gorka: Empezaremos la gira en febrero. Prepararemos el directo, pero también aprovecharemos hasta entonces para respirar un poquito. Lo más seguro es que empecemos haciendo el estado por salas. Haremos alguna minigira por Sudamérica, iremos a Bolivia a tocar en un festival y merodearemos por allí un poco. Hasta verano haremos salas, a partir de ahí ya veremos lo que viene. Con “Payola” tocamos en 20 países por lo que haber que nos depara esta nueva gira.

0 Shares:
2 comments
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar