DestacadosEntrevista

[Entrevista] Confeti de Odio: «me apetecía hacer un disco como quien hace una película»

confeti de odio

Durante estas últimas semanas la industria musical, como todas las demás, se ha visto afectada por los acontecimientos que estamos viviendo. Muchos de los artistas que habían anunciado álbumes o EPs para esta primavera han decidido retrasar esas fechas. Aún y así, algunos de estos estrenos se han mantenido, haciendo más llevadero el confinamiento. Uno de los lanzamientos que sigue adelante es el del primer LP de Confeti de Odio. El próximo 24 de abril llegará a nuestras plataformas de streaming -y en versión física cuando las circunstancias lo permitan- «Tragedia Española», un nuevo LP editado por Snap! Clap! Club.

Conocimos al joven madrileño ahora hará ya dos años con su primer single ‘Hoy Será Un Día Horrible’ que se incluía en su EP «Llorar de Fiesta». Se nos presentó como el personaje exagerado y adicto a recrearse en esos pequeños dramas que nos ocurren a todos. Algo así como un costumbrismo emocional extravagante. Desde un punto de vista irónico nos empezó a hablar de la necesidad de la atención en redes o de ese chaval por el que nos deja la chica que nos gusta. Ahora ha seguido explorando sus narrativas, y dotándolas de algo más de seriedad. Explora los sentimientos que nos persiguen a todos desde el desamor al amor propio, el desencanto con nosotros mismos y la ansiedad que esto produce. Es por ello que «Tragedia Española» promete ser un álbum que gire entorno a estos conceptos pero sin dejar atrás este cierto punto de teatralidad que acompaña al personaje de Lucas De La Iglesia.

Durante estos tiempos de encierro lo hemos podido ver en el directo que dio para Cuarentena Fest -siendo uno de los conciertos más vistos de aquella semana. Durante este, no solo tocó sus temas más conocidos en acústico, sino que estrenó uno de los nuevos temas que se encontrarán en este nuevo disco: ‘Mi Funeral‘.  Además, el pasado 25 de marzo lanzó el que sería su tercer y último adelanto ‘Dale Una Oportunidad Al Amor‘. Justo cuando empezó todo este agitado temporal socio-económico, hablamos con él sobre cómo es la sensación de sacar un primer disco, cómo se toma nuestra generación la tristeza y cómo se le ha presentado la cuarentena.

Primero de todo, ¿cómo llevas la sensación de sacar tu primer disco y que encima será en formato físico? Teniendo en cuenta que ahora es muy fácil sacar música en formato digital en redes, y así lo has hecho este último año y medio, ¿sientes más responsabilidad haciéndolo ahora también en vinilo?

Sí que es verdad que mi primer EP salió en formato cassette, pero fueron muy poquitas copias, solo 100. Ahora es el primer trabajo largo, es algo más serio. Es muy fácil ir sacando singles y subirlos a Spotify y además no cuesta casi dinero. La criba que hace el artista es mucho menor, como es digital dices “qué más da” y tampoco te da la sensación que estará ahí para siempre. Pero ahora me apetecía hacer un trabajo más serio, hacer un disco como quien hace una película: tiene que tener un sentido, una coherencia, un concepto. Es con lo que la gente más se quedará el día de mañana. Porque cuando tú escuchas los artistas del pasado, escuchas sus singles pero si que te quedas un poco más con los discos ¿no? Entonces yo quería hacer un primer trabajo coherente, que tuviera su vinilo, con su portada grande y quedara para los resto de los tiempos. Al final el volumen de trabajo que le dedicas a un disco es mucho más grande. Llevamos con el disco desde agosto. Trabajando las canciones, grabándolas con Juan (Pedrayes), haciendo la portada, las impresiones de vinilo, los videoclips y todo eso.

Entonces ha sido un poco un cambio de chip que funciona como una carta de presentación. Porque hasta que no sacas un disco, la gente no te acaba de tomar en serio. Y es verdad que ha cambiado muchísimo la industria y la forma en la que tiene la gente de hacer música y que por ejemplo los traperos funcionan muchas veces a base de singles. Pero cuando sacan un álbum es un gran anuncio. Así que es un poco eso, dejar constancia de que lo que empezó siendo un proyecto así un poco más de broma, que es Confeti De Odio, va en serio.

Entonces si empezaste a trabajarlo en agosto, ¿encontraremos el doble single ‘Quiéreme’ /’ Si Me Quiero‘ en este nuevo trabajo?

No, estas dos no van a entrar. Fíjate, entre una cosa y otra este lo grabé a finales de 2018. Pero pasaron primero ‘Hasta Romper El Móvil’ y ‘Hechizo’, que es una versión de Teen Suicide, y se retrasó mucho ese doble single. Además, para mí, quedó muy cerradito. Son dos caras de la moneda, ‘Quiéreme’ – ‘Si Me Quiero’. Y mira que pensé en meterlo en el disco pero al final me he decantado por no hacerlo.

Así que este LP es un trabajo desde cero, sin rescatar nada de lo que ya tenías.

Exacto. Yo tenía un concepto muy claro para este disco. Ha sido un proceso de crear muchas canciones y tener la libertad de eliminar las que no acababan de encajar, que es una cosa que antes no habría hecho jamás. Y al final quedarme con 9 canciones que guardan cierta coherencia aunque son muy diferentes entre sí.

Un poco es lo que vemos en los primeros adelantos. Aún y ser pop, ‘Muchísimo’ tiene una sonoridad mucho más noise pop y ‘Ansiedad (Has Vuelto A Mí)’ es una balada.

Claro. Lo que yo quería enseñar con estos dos singles era los dos opuestos que encontrarías en el disco. Quería sacar las dos caras, la canción por así decirlo más ruidosa y luego una de las más pausadas. Y lo que yo diría que es el resto del disco se puede comprender entre esas dos tónicas. Me apetecía sacar estas dos canciones para enseñar los dos tipos de Confeti de Odio que puedes encontrar en el disco.

¿Y has notado alguna diferencia o evolución a nivel de composición al hacer este disco en relación con tus anteriores lanzamientos?

Yo creo que ha sido una evolución en cómo yo he afrontado todo lo que es Confeti de Odio. Al final, y no miento, todo esto empezó muy de broma. Existe un primer EP que sí que era en plan totalmente de broma. Hecho en casa para los amigos, donde estaba ‘Pocos Likes’, y que he borrado de todas partes. Pero cuando empecé a trabajar en el estudio con Juan e hicimos mi primer EP, «Llorar de Fiesta», aún y ser canciones de broma, así bastante ligeras, había un par de canciones – ‘Para Mí’ y ‘Hoy Será Un Día Horrible’ – con las que vi que quizás no iba tan en broma. Yo por aquel entonces estaba en varios grupos de música, y haciendo estas dos canciones es cuando más libre me sentí; haciendo un sonido que me gustaba y letras más sinceras. Y al tener tan buena acogida, decidí poner el proyecto de Confeti de Odio como prioridad número uno. El cambio más grande ha sido en mi actitud, en la filosofía con la que me lo tomo. En cuanto al sonido he ido profesionalizándolo un poco. Y la idea con este disco era que, si no sabes que solo estoy yo, te puedas imaginar que es un grupo, que somos cinco personas tocando en el estudio.

¿Echas alguna cosa de menos de cuando todo era un poco más en un tono de broma, cuando era más a la ligera?

Bueno intento no olvidarme de ese sentido del humor, porque sí que es verdad que en algunas canciones me gusta hacer gracietas. Pero tampoco es que lo eche mucho de menos. Al final todo es una evolución, y la sátira sigue en este disco, pero ahora me siento más cómodo que nunca con esta sinceridad un poco más bruta. Y eso me parece más liberador que la comedia. Por ejemplo, ‘Ansiedad’ o ‘Si Me Quiero’. Me parece mucho más satisfactorio poder hablar de esas cosas encima de un escenario que decir un par de bromas sobre Instagram.

Supongo que también acabas conectando más con el público.

Total, total. Esta honestidad brutal, como la llamo yo, me hace sentir más cómodo y creo que eso el público lo acaba percibiendo. Por ejemplo en el disco creo que hay una canción, que es la gran balada del disco, que es puramente guitarra y voz, que es de las más honestas que he escrito y no tiene ningún tipo de broma, es totalmente triste. Pero haciendo eso me siento mucho más sincero y a gusto conmigo mismo.

¿Y crees que, de manera generacional, conectamos con estas canciones porque nos gusta o nos parece guay estar, o mostrar, que estamos tristes?

No sé si nos gusta, pero tendemos a regodearnos en nuestra propia tristeza y cuando estamos mal tendemos a escuchar este tipo de música.  Cuando estás triste no te apetece que te digan lo bien que va todo. Y creo que con eso es con lo que mucha gente ha conectado. En la canción española o en el indie o como lo llames, yo he intentado dramatizar todo esto. Llevarlo a su máxima potencia. Por eso no hay que tomarse tampoco nada al pie de la letra sobre cómo soy yo. Hay que separar artista de persona siempre. Y guay, no sé si guay lo de estar triste. También es un poco cansino todo el mundo, todo el rato, tweeteando en plan estoy deprimido. Incluso hay cosas ahí que me parece que no hay que hacer. Porque lo que esté de moda la depresión me parece horrible. Porque hay gente que realmente está mal y no hay que tomarse estas cosas tan a la ligera.  Y hay que saber diferenciar estar un día un poquito más triste que usar la palabra deprimido tan a la ligera como hace mucha gente.

Pero si que es verdad que la música actual, es un poco la tónica esta, la melancolía y la tristeza. Nuevo no es porque esto se ha hecho desde la antigua Grecia, e inventar, no hemos inventado nada. Y ahora todos los traperos que van de tristes, pues tampoco están inventando nada. Están haciendo lo que hacía My Chemical Romance hace 10 años y lo que hacían The Smiths hace 35. Porque al final creo que en la música siempre ha sido un poco así. Menos esta época rara que tuvimos todos como en 2012 de Steve Aoki, que la gente estaba muy contenta, Project X y la fiesta y el verano. Hubo una época ahí de subidón, de estar feliz. Y ahora estamos volviendo a regularlo.

También creo que en mi disco no todo es tristeza, no todo es melancolía. E intento que por lo menos no sea una tristeza meme. ¿Sabes? Por eso las canciones que realmente son tristes del disco, por ejemplo ‘Si Me Quiero’, no quiero que sean de esa tristeza tan meme de, ay estoy depre… tal… como en el emotrap. Que a mí el rollo este, Goa, me encanta. Pero yo quiero hacerlo desde un punto de vista más serio. Y cuando estoy feliz, pues lo mismo. De hecho, el último single, ‘Dale Una Oportunidad Al Amor‘, es sin duda mi canción más divertida, mi canción más pop.

¿En qué momento decidiste que articularías tu discurso a partir de esta exaltación de las emociones?

Ha sido sobre todo un ejercicio para este disco. Después de sacar el EP y los singles me hizo mucha gracia que la gente se quedara con «mira Confeti de Odio es el Robert Smith, es el emo, es el tal…«. Y bueno, realmente yo vengo de ahí. Yo vengo de esa música. Vengo del emo y del metal, y de cosas oscuras y tristes. Entonces bueno, dije, ahora voy a hacer un disco que sea eso multiplicado por cien. Dramatizar la tristeza y exagerarlo todo muchísimo y hacer un disco de super triste. Y creo que es lo que he conseguido y estoy muy contento con cómo ha quedado. Y es un disco que tiene bastante de emo y es bastante más cañero de lo que esperaba pero con un factor de balada importante. Me he decantado por este discurso para este disco, pero para el siguiente disco, en el que ya estoy pensando, pues igual te cuento una película completamente diferente.

También tratas la idea de responsabilizarnos a nosotros mismos de nuestras propias emociones y acciones. Y realmente esto es algo que cada vez vemos en más artistas.

Creo que la juventud, o el mundo o esta generación, como quieras decirlo, si que se está centrando más en la autocrítica y el autoanálisis ¿no? Mirar un poco hacia dentro. Estamos en un mundo plagado de personas acusando con el dedo a otras personas por cualquier cosa. Y creo que hay otro camino, y es bueno mirar hacia nosotros y ver que hacemos mal. ‘Ansiedad (Has Vuelto A Mí)‘ es una canción de mirar hacia adentro y echarte la culpa de todo. Y lo que hago es echarme la culpa pero al mismo tiempo no saber cómo salir. Tampoco pretendo ser nada moralista en mi música. Pero sí que pretendo señalarme a mí. Siempre me ha gustado mucho la autocrítica y en «Para Mí», por ejemplo, hablo del egocentrismo y siempre me ha gustado explorar temas que no estén tan machacados y me he dicho: voy a ir por aquí.

Eso me recuerda también a lo que hace Soccer Mommy en su último álbum, tratar todos sus problemas desde ella misma como raíz. Un poco lo que pasa mucho en Twitter: en lugar de culpar al otro de que te rompan el corazón ya te culpas a ti primero.

Un álbum buenísimo el de Soccer Mommy realmente. Y sí, un poco sí. Hay una frase que leí que me gustó mucho que decía que el punk se diferenciaba del post-punk porque el punk era todo es una mierda y el post-punk era yo soy una mierda. Pues es un poco ese giro que también se está dando ahora de mirar hacia dentro. Y eso es un poco lo que me hace gracia de mis canciones. Porque cuando las sacas no sabes cuales van a gustar más. Tú puedes pensar que una canción es más hit pero no sabes cuales van a  conectar más con la gente. Y me he dado cuenta que las canciones más egoístas o que más hablaban de mí son las que más han gustado. Por ejemplo cuando saque el doble single yo tenía claro que la que más iba a gustar era ‘Quiéreme‘. Y para nada.  La gente se ha quedado mil veces más con la cara B. Y ahora estoy aprendiendo a no darle muchas vueltas a esto porque al final la gente va a conectar con lo que conecte.

Y bueno vamos a señalar el elefante que hay en la sala. Y es que todo esto lo estamos viviendo en cuarentena. ¿Tú como músico, cómo lo estás viviendo?

Pues con bastante miedo la verdad, porque yo me hice autónomo hace dos días (risas) Entonces estamos todos un poco pendientes de cómo se va a solucionar todo. Si al final los conciertos cancelados se van a reprogramar y cuándo va a ser eso. Al final concierto que no tocas, dinero que no ganas y hay que comer. Porque no es lo mismo estar diez días en tu casa que estar dos meses.

Ya para acabar ¿nos podrías decir algunos discos o artistas que estés escuchando estos días y que nos recomiendes para hacer más ameno el confinamiento?

Pues estos días he estado escuchando el disco de Soccer Mommy que has dicho justo antes que está muy bien. Estoy escuchando también a Alex G, que lo vi en su último concierto en la Sol y fue un concierto de la leche, y su disco nuevo es buenísimo. Otro que está guay es el último de Biznaga, es un discazo. Y sin duda el último de Triángulo de Amor Bizarro.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.