Entrevista

[Entrevista] Fontaines DC: «Nuestro segundo álbum será mucho más introspectivo que ‘Dogrel'»

“En Valladolid, en un pueblo que se llama Pedrajas, creo, al acabar el concierto, unas 50 personas se llevaron una copia del 7’’de ‘Liberty Belle’, que ahora está agotado y se vende en Discogs a un precio medio de 40€”, me cuenta Carlos O’Connell, guitarrista de la banda irlandesa Fontaines DC, con el que tengo el gusto de charlar horas antes de su concierto en el Vida Festival. Una anécdota que data del verano de 2017, cuando giraron por primera vez en España. Cuatro actuaciones que los llevaron a Madrid, Santander, Valladolid y el Puerto de Santa María a bordo del Volkswagen Polo de la hermana de Carlos, la organizadora del tour.

Dos veranos después el panorama es bien diferente: con un aclamado disco debut bajo el brazo, después de triunfar a principios de año en el SXSW y acompañar a IDLES en su gira por Estados Unidos, regresan a Europa para actuar en gran parte de festivales de verano. Y aún les aguarda una intensa gira otoñal por UK, con prácticamente todo vendido. Ante tal hiperactividad no puedo evitar preguntarle si no les da miedo quemarse antes de tiempo. Y, sorprendentemente, la repuesta es afirmativa: Sí, totalmente, da miedo. Lo nuestro es como una relación de pareja, pero a cinco, y da miedo quemarte, tanto desde el punto de vista personal como creativo. Por eso insistimos en grabar el segundo disco ya en octubre, porque tenemos miedo a cansarnos de las canciones. Si tengo que pensar que voy a estar tocando estas mismas canciones hasta el verano del año que viene, creo que lo dejaría ahora mismo”.

A pesar de esta confesión, a Carlos le brillan los ojos cuando habla de música y se le dibuja una sonrisa satisfecha mientras repasa hasta dónde han llegado. Con actitud relajada, me explica qué es lo que propició la evolución en el sonido de la banda, desde la surfera ‘Rocket to Russia’ hasta ese homenaje a The Cure que es ‘The Lotts’: Nos encanta el rock de los 50 y de ahí ‘Rocket to Russia’ para la cara B de Liberty Belle. Todo lo que hemos hecho siempre ha sido bastante espontáneo. Teníamos ‘Boys In The Better Land’ preparada y escribimos ‘Chequeless Reckeless’ para la cara B el día antes de entrar en el estudio. ‘Hurricane Laughter’ la escribimos una semana antes de grabarla… todo lo que hemos hecho siempre ha sido muy espontáneo. Hemos aprendido del rock’n’roll porque es la fórmula perfecta: back beat, guitarra rítmica, guitarra con texturas, un bajo que llena las frecuencias y una voz que tiene algo que decir, pero cuando firmamos el contrato con Partisan, tuvimos más tiempo para componer. Estuvimos tres meses exclusivamente en el estudio escribiendo, componiendo y experimentando con sonidos y fórmulas distintas. De ahí la evolución”.

Fontaines DC suelen explicar que están orgullosos de haber sido influenciados por bandas actuales como Girl Band o los no tan lejanos The Pogues, en lugar de por grupos de los sesenta o setenta, y confiesan que no conocían a The Fall antes de que las reseñas apuntasen al grupo de Mark E. Smith como influencia directa. Pero el romanticismo propio de la poesía beat en sus letras y la tradición musical irlandesa que asoma la cabeza en temas como ‘Dublin City Sky’ es difícil de esconder, así que quiero que me explique esta dicotomía entre lo tradicional y lo actual en su música: Siempre nos ha gustado lo tradicional, somos unos románticos en ese sentido, pero creo que hemos sabido extraer la esencia de ello y convertir nuestro trabajo en algo contemporáneo”. Y me pone como ejemplo a Rosalía. Me fascina. Estaba en Dublín cuando sacó su primer disco y me pareció algo increíble, les dije a todos estos que tenían que escucharlo. Y con el segundo se nota que entiende la tradición flamenca, la respeta y crea algo nuevo a la vez, accesible para todo el mundo, -a Tom (batería) le encanta-. Se ha convertido en una estrella del pop y se lo merece absolutamente todo”. Ahora a la que le brillan los ojos es a mí, pero reprimo mi emoción y le contesto que ha sido criticada y acusada de apropiación cultural.  Podría decir que a nosotros nos está pasando algo parecido. Antes, cuando nadie nos hacía ni caso, los pocos que sí hicieron correr la voz sobre nosotros: ‘tenéis que escuchar a estos tipos’, y ahora empiezan las envidias y las críticas del estilo que el acento de Grian no es real, que no somos de clase trabajadora, etc.”

Es el precio que hay que pagar por la exposición pública. De momento todo son alabanzas, pero saber gestionar las críticas es un arte y le pregunto cómo encajan ellos las opiniones ajenas que han generado hasta la fecha: Los cinco tenemos bastantes inseguridades y siempre hemos escrito música en una habitación o un estudio en el que nos hemos convencido mutuamente de que lo que hacíamos era lo mejor que habíamos escuchado nunca. Luego escuchas eso mismo en voz de alguien que no conoces de nada, que te dice que es lo mejor que ha escuchado en 20 años, y te da vértigo y te entra la inseguridad y piensas que no te lo mereces, porque a veces las críticas positivas te llenan de inseguridades”.

“Es lo mejor que he escuchado en 20 años”. Esa tendencia a exagerar del público adulto, ese que sigue anclado en la nostalgia de que cualquier tiempo pasado fue mejor, suele ser la audiencia de los directos de la banda. Y Carlos lo confirma: “Hasta el momento, la media de edad del público en nuestros conciertos en UK era de más de 40 años. La “culpa” es de Steve Lamacq (BBC6 Radio), que nos ha empujado desde el principio y su audiencia es una audiencia madura, que echa de menos la música que escuchaban cuando tenían 20 años. Ahora es cuando empieza a acercarse un público bastante más joven a nuestros directos”.

Precisamente la juventud no fue obstáculo para que la banda asumiese el control de todo lo que publicaban hasta el nacimiento de “Dogrel”. Desde las portadas de los singles hasta los videoclips, todo parecía tan bien pensado y calculado que la pregunta de si había una estrategia profesional detrás se me antoja obligada. “Deegan (bajo) está como obsesionado con los cuentos tradicionales irlandeses de culto, historias que le contaba su padre de pequeño, y decidimos buscar ilustraciones de esas historias y utilizarlas para las portadas de los singles. Y los vídeos han sido ideas originales nuestras hasta la publicación del disco. De hecho, los vídeos de ‘Hurrican Laughter’, ‘Liberty Belle’ y ‘Winter In the Sun’ los dirigió un amigo mío de Madrid, Javier Martínez de Velasco. Los dos últimos, ‘Too Real’ y ‘Sha Sha Sha’, tienen como eje el surrealismo, que es un poco la plasmación del momento que estamos viviendo ahora”.

Subidos a una montaña rusa que hoy por de hoy solo asciende («Dogrel» continúa en primera posición como disco mejor valorado en la web albumoftheyear), las expectativas puestas en el segundo álbum están bien altas, a tenor de los comentarios que van dejando sus seguidores en las diferentes redes sociales. Le pregunto por dónde van a ir los tiros en este segundo trabajo, teniendo en cuenta que la composición les ha pillado de gira y no en su Dublín natal: “En octubre grabaremos el segundo disco en Los Ángeles. Durante el SXSW nos enamoramos de la música country, de la manera en que las guitarras y los sonidos funcionan en ese género, así que el nuevo disco irá por ahí. A nivel lírico, Dogrel mira hacia fuera, es un álbum que intenta explicar lo que nos rodeaba en ese momento. En cambio, cuando estás de gira no te da tiempo a entender nada de lo que te rodea, así que lo que te queda es lo que llevas dentro. Por tanto, será un álbum mucho más introspectivo.”

Y nos despedimos compartiendo un amor mutuo por Aldous Harding y Rowland S. Howard y bromeando sobre los afortunados vallisoletanos que acabaron con su primer single.

Fontaines DC estarán de vuelta en España el 1 de noviembre en Madrid (Sala Changó) y el 2 de noviembre en Barcelona (Sala Razzmatazz 3).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.