DestacadosEntrevista

[Entrevista] Jake Bugg: «Parece que no haya vida más allá de los tres géneros de siempre»

jake bugg entrevista

Renovarse o morir no es solo una frase hecha muy manida del acervo popular. También es la clave de la supervivencia artística de muchas caras en la industria musical que, llegado el momento, han sentido la necesidad y el arrojo de atreverse a transitar caminos que hasta ahora permanecían inadvertidos en su praxis. Es el caso de Jake Bugg, al cual conocimos en un ya lejano 2012 tras su homónimo disco de debut y a quien a lo largo de los últimos años habíamos vinculado a lánguidas guitarras acústicas y cálidos ritmos de folk. No es que su migración sonora haya sido total y radical, pues el Jake que popularizó temas que han pasado ya a la categoría de himnos para el pop independiente británico sigue ahí, tras su característica voz nasal y un look que permanece inalterable una década después.

Pero es innegable que el de Nottingham se ha tomado muy en serio el plan de abandonar su zona de confort sin contemplaciones ni titubeos. Ya pudimos comprobar que sus intenciones eran sinceras tras una pre-pandémica colaboración junto al dúo electrónico de Liverpool CamelPhat en su ‘Be Someone’, de la cual su estela aún continúa resonando en los compases del último disco del cantautor británico. Ahora con “Saturday Night, Sunday Morning” (Sony Music, 2021) Bugg no solo busca dar salida a esas nuevas fuentes de inspiración que llevaban guardadas en el armario varios años, sino también consolidar su maduración como artista y su status como creador polivalente.

 Jake, vienes de tocar en Tramlines y Standon Calling después de mucho tiempo sin subirte a un escenario, ¿cómo ha sido esa vuelta?
A decir verdad, iba con mucha presión y bastante preocupado. Sentía un nerviosismo que no recordaba desde hacía años. Pero, ¿sabes? Una vez que me subí al escenario y empezamos a tocar, todas esas movidas se disiparon y sentía que tenía el control de todo otra vez. Además, al público se le vio encantado de estar de vuelta, ellos también han echado mucho de menos esto.

¿Pudisteis tocar algunas de las canciones nuevas?
Sí, bastantes de hecho. Diría que entre 7 ú 8, más o menos. La recepción por suerte ha sido muy buena, la gente parecía abierta a los nuevos sonidos que ofrece el álbum y eso me tranquiliza de cara a lanzarlo al mundo en los próximos días.

Te pregunto esto porque definitivamente este álbum es un volantazo en tu carrera y ya sabes, hay a veces ciertos sectores del público que prefieren lo antiguo a lo nuevo…
Sí, es cierto, y es muy lícito a decir verdad. A título personal, no he renunciado totalmente a hacer el tipo de música que solía hacer antes, pero creo que repetir la misma fórmula constantemente puede acabar generando cierto aburrimiento también para tus oyentes. Creo que el verdadero fan de la música va a abrazar tu trabajo siempre y cuando éste sea bueno, independientemente de géneros y etiquetas.

¿Qué es lo mejor que te ha aportado el haber dirigido tu mirada al mundo de la electrónica?
Sin duda, el hecho de haber podido modernizar mi alcance y estilo. Era algo que siempre me había interesado hacer pero no sabía exactamente cómo orientarlo. Después de haber podido trabajar previamente con CamelPhat pude abrir muchísimo más mi mente y entender mucho mejor cómo encajaban ciertas piezas.

¿Te has dejado influenciar por otros artistas de la escena electrónica?
Realmente, no tanto por artistas de la electrónica actual, sino por artistas que en su día introdujeron la electrónica cuando aún no era común o incluso aceptado por la crítica general, como por ejemplo Supertramp o los Bee Gees. Pero por supuesto, dándoles un enfoque más global y contextualizado a estas influencias.

Me consta que este álbum está escrito a caballo entre la vida pre-pandémica y la post-pandémica. ¿Has nota mucha diferencia a la hora de escribir canciones en un momento y otro?
Para serte sincero, no demasiado. He continuado la misma rutina, similares procesos creativos… Normalmente, no dejo que las circunstancias vitales exteriores marquen demasiado lo que compongo. Además, creo que la gente ya ha estado bastante saturada de malas noticias, como para encontrar también la negatividad de los tiempos actuales en mi música, ¿no crees? Quiero que en el nuevo disco encuentren una vía de escape hacia la diversión, una tregua de la realidad. 

Por lo tanto deduzco que encontrar paralelismos entre títulos como ‘Lonely Hours’, ‘Lost’ o ‘Rabbit Hole’ es forzar demasiado el trasfondo, ¿no?
Totalmente, no van por ahí los tiros. ¡De hecho ‘Lonely Hours’ fue compuesta antes de la pandemia! Aunque ahora que lo pienso, se ha vuelto algo profética, sí…



El título de tu álbum, “Saturday Night, Sunday Morning”, viene de la obra del autor Alan Sillithoe, ¿verdad?
Así es. Debo confesar que en ocasiones tengo dificultades para ponerle nombre a los discos o a los temas, pero en esta ocasión quería rendir un homenaje a mi ciudad natal. Después de haber recorrido tantos lugares del mundo girando y tocando, me parecía una buena manera de dejar constancia de dónde vengo. Sillithoe es un autor muy conocido allí en Nottingham, él es de allí también, y recuperar el nombre de su primera novela me pareció una buena idea.

¿Cómo son ahora tus sábados por la noche y tus domingos por la mañana? ¿Han cambiado mucho desde la pandemia?
No te voy a engañar diciéndote que no he echado de menos esos fines de semana en el pub (risas). Aunque en términos generales, siempre he acostumbrado a trabajar mucho desde casa, así que esta situación no ha cambiado demasiado mis hábitos, por suerte. Pero en relación a esto, sí que debo mencionar que en el álbum pretendo recuperar esos sentimientos que solíamos experimentar en la antigua realidad. El contenido del disco está claramente dividido en dos: canciones dedicadas a la euforia de un sábado por la noche y canciones dedicadas a un domingo de resaca.

¿Y qué me dices del equipo que hay detrás del álbum?
Han cambiado muchas cosas desde el anterior disco en cuanto a eso… Para empezar estoy con un nuevo sello, así que imagínate. Sony Music me ha apoyado mucho para sacar adelante este proyecto. También el hecho de trabajar de manera más estrecha junto a Michael Patrick, mi teclista, para encontrar esos sonidos que andaba buscando… No sé, he disfrutado de mucho apoyo durante la composición de este disco, y tal y como yo lo he vivido, es como un nuevo capítulo, un segundo comienzo de mi carrera, sinceramente.

Mencionabas hace un tiempo que en tus anteriores álbumes echabas de menos algo. Me gustaría saber qué es ese “algo” y si lo has logrado encontrar en este nuevo proyecto.
Bueno, no me malinterpretes, le tengo bastante cariño al anterior álbum, ya sabes, con ese aire tranquilo y calmado a lo Nashville. Pero en ocasiones creo que no era al 100% lo que me apetecía hacer en ese momento… Además, se juntaron varios conflictos y situaciones difíciles con la anterior discográfica. Insisto en que no he renunciado a mi sonido más clásico, esas canciones permanecen ahí y ¿quién sabe? Quizás en un tiempo recupere esa esencia, pero ahora lo que me pide el cuerpo es otra cosa.

Hablemos un momento de un proyecto paralelo a este nuevo álbum que me ha volado la cabeza… ¡Le has puesto música a un documental de Ronaldinho!
Cierto, sí. Desafortunadamente no sé cuándo saldrá aún, pero la intención es sacar la banda sonora también por separado en un futuro no muy lejano. Para mí fue como un sueño, para empezar porque siempre he sido muy fan de Ronaldinho, desde que era un niño. Era literalmente el mejor del mundo. Y también porque siempre había querido hacer algo relacionado con el mundo audiovisual o poner música a algo que fuera más allá de mis proyectos habituales. Además, tener esta propuesta entre manos me ayudó increíblemente a sobrellevar la pandemia y a mantenerme ocupado.  

Yo también soy un gran fan suyo, como buen culé.
Pues entonces el documental te encantará, porque sobretodo se centra en su época jugando en el Barça.

Suena bien… ¿Y qué tipo de música has compuesto para el documental?
Pues hay un poquito de todo… Algo de rock, música más acústica, incluso te diré que algo de samba y bossa, también… Fue genial por la parte de volver a conectar con la guitarra y aprender a tocar de maneras con las que nunca antes había experimentado.

Por lo que veo, eres un gran hincha del fútbol… ¿Cómo viviste la final de la Eurocopa?
Disculpa, ¿de qué final me hablas? (risas) Solo bromeaba… La verdad es que fue muy duro, un batacazo enorme, pero si te soy sincero para nosotros llegar a la final ya fue un gran triunfo. Nunca creí que fuéramos capaces, y mira… Pero maldita sea, Chiellini y compañía fueron huesos muy duros de roer.

Luchasteis hasta el final, eso es irrefutable, desde luego. Hablábamos antes de tu sonido más clásico, y me es imposible recordarte (lo siento) que tu álbum debut cumple una década el año que viene. ¿Has planeado alguna manera para celebrarlo?
Dios, ¿diez años ya, en serio? Me acabas de destrozar… (risas). La verdad es que no lo había pensado, pero sí que sería interesante plantear algo. Para entonces me gustaría estar inmerso en un próximo álbum, pero ¿quién sabe? Supongo que todos estos proyectos irán en función de cómo funcione el nuevo disco.

¿Notas muy cambiada la escena musical desde tu irrupción en ella?
Muchísimo, muchísimo. Piensa que cuando empecé, la gente aún compraba CDs… El mercado ahora parece estar muy saturado, por culpa de la digitalización y la manera de quitarle encanto al trabajo que hay detrás de un disco. Además, todo parece bastante heterogéneo. Parece que no haya vida más allá de los tres géneros de siempre, y no se apuesta por propuestas que rompan esa continuidad…

¿Qué consejo le darías a esos chavales y chavalas que al igual que tú estén ahora empezando con la misma edad que tú lo hiciste?
Pues les daría el anti-consejo, precisamente. Les diría que a lo largo de sus trayectorias van a escuchar los consejos de todo el mundo. Incluso los que no han pedido. Pero que al final de la película, lo que de verdad deberán escuchar es lo que sus corazones digan. Sé que suena a cliché y un poco ñoño, pero es así.

Jake Bugg estará actuando en Madrid y Barcelona los días 8 y 9 de Abril de 2022.


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.