Entrevista a Josh Homme (Queens Of The Stone Age) – Susto o muerte

Entrevista a Josh Homme (Queens Of The Stone Age) – Susto o muerte

Unas horas antes de que Queens Of The Stone Age culminaran su gira española por todo lo alto con un espectacular concierto en el Poble Espanyol, RockZone y Binaural nos encontrábamos con Josh Homme en la terraza de un céntrico hotel de Barcelona. Aquí podrás leer una parte de la entrevista, y en Rockzone, la otra.

“Josh está feliz, muy feliz”. Así de seguro se muestra el representante de su discográfica al describir el estado de ánimo del líder de Queens Of The Stone Age cuando nos recibe en el hall del hotel en el que se nos ha citado. Cuando unos minutos después nos encontramos con Homme, ataviado con camisa blanca, pantalones negros, gafas de sol, y un pendiente en forma de cruz en la oreja izquierda, su sonrisa, que hace brillar su diente de oro, así lo confirma.  

No es para menos. Hace un día fantástico que desde la octava planta del lujoso hotel en el que se hospeda permite contemplar Barcelona en todo su esplendor. En lo profesional, su banda ha realizado su gira más exitosa en nuestro país arrasando allá por donde han pasado, A Coruña, Madrid, el Azkena, Fuengirola. y esa misma noche lo harán en Barcelona. En lo personal, su turbulenta y publicitada separación de Brody Dalle, con acusaciones cruzadas de maltrato, parece haber quedado atrás –aunque quedará por siempre inmortalizada en algunas de las letras de su último disco In Times New Roman…- y eso se traslada en el buen aspecto físico que luce y su buen humor, haciéndonos preguntas o flirteando un poco con la camarera que nos sirve unas cervezas. En un momento dado incluso detiene la entrevista para que admiremos a una chica que está tomando el sol en el balcón del edificio de enfrente, mientras suelta un socarrón “Dios bendiga esta puta ciudad”. Además de feliz, Josh también va salido.

Pero bajo ese buen carácter, se percibe que Homme es, como él mismo reconoce, “un tío problemático”. Casi todas las historias que nos cuenta (algunas off the record) acaban o a hostias o con alguien muerto. Es el típico colega con el que si sales de marcha, sabes que acabarás teniéndole que frenar en algún momento. Ah, y que te gorreará tantos cigarrillos como pueda.

Lee la primera mitad de la entrevista en Rockzone

He escuchado muchos de los podcasts en los que has colaborado recientemente, y en ellos comentas que guardas una relación algo compleja con la nostalgia, especialmente por el hecho que al mirar atrás solo recuerdas cosas buenas y eso sientes que te daña. Pese a ello, hablar de Queens Of The Stone Age es también hablar de la huella que han dejado en ti algunos ex compañeros de formación. Dicho esto… ¿Guardas alguna historia personal con Mark Lanegan que recuerdes con especial cariño? (más allá de la que explicaste en AMA)
¿Os expliqué aquella en la que le pegó una paliza a un batería?

No creo.
Nos encontrábamos girando con And You Will Know Us By The Trail Of The Dead. Ellos son unos tíos muy leídos, pero desafortunadamente para ellos no lo eran más que Lanegan.

¿Fue una riña sobre literatura?
No, era una sobre creer que eres un intelectual versus no importarte una mierda que lo eres.

Me encontraba hablando con Lanegan en un callejón. Y allí, en el suelo, había un enorme charco de agua. Entonces Jason [el batería] llegó y se puso como loco. Quería hablar conmigo y con Lanegan. Yo estaba fumado pero Lanegan aún lo estaba más que yo. Así que Lanegan le dijo: “espérate un minuto o vete a la mierda”. Quizás el parafraseo no sea exacto pero fue algo así. Así que Jason le espetó “que te den” y Lanegan me miró y me dijo: “¿Vas a dejar que me hable de esta manera?”. Yo entonces le contesté “que te jodan”, por lo que él se dirigió a Jason y le comentó:“ok, ya está. O te alejas de mí o te pego una paliza en este callejón”. En ese punto este crío intelectual dijo que no se iba a ir por lo que Lanegan lo reventó. Le pateó el culo y Jason acabó con la cabeza metida de lleno en ese charco de agua que comentaba antes.

Yo me estaba riendo porque eran dos tíos arreglando sus problemas. ¿Qué voy a hacer? No era mi asunto, así que al final Lanegan, que era un fumeta de los grandes y también un yonki o algo así, se dirigió a mí y me dijo: “Joder, ¿has visto lo que me has hecho hacer?”. Yo me parto, y Jason se las pira. Pasa un día y vuelvo a hablar con Lanegan. Sin discutir, eso sí. Mark y yo estábamos manteniendo una conversación seria y entonces veo a Jason viniendo con la cola entre las piernas. Nos dijo que sentía interrumpirnos de nuevo, algo que me pareció increíble. Que nos volviese a interrumpir me pareció maravilloso, ya que por eso fue por lo que le pateó Mark. Bien, entonces Jason se dirigió a Mark para disculparse por lo que había pasado el día anterior. Y Lanegan me habla y dice que “perdona por haberte pateado el trasero”. Apenas le miré.

Joder, él era el mejor. Era un auténtico capullo.

¿Recuerdas a qué edad sentiste que dejaste de ser un niño para convertirte en un hombre?
Bueno, sí. Casi me ahogo cuando estaba conduciendo una barca en un lago enorme. Acabé saliendo disparado fuera de ella y tuve que nadar. Llevaba toda mi ropa, estaba lloviendo, caían rayos y era el único tío que estaba ahí fuera. Resumiendo el asunto: en el último minuto; tras nadar unos cuatro o cinco kilómetros, cuando sentía que ya no podía nadar más, una mano me agarró de la cabellera  y me sacó del agua. Eran unos policías en un puente. Recuerdo que mi abuelo se acercó, me abofeteó y me dijo: “no te vuelvas a morir”. En ese punto pensé “no creo que vuelva jamás a esperar a que alguien me salve”. También que no iba a esperar a hacer algo que quiera hacer. Respetaré la sabiduría, pero no la edad, y haré lo que crea es correcto, y también lo que no lo sea. Seré un buen oyente, pero no seré un buen seguidor. Sí, la verdad es que me alegra que casi muriese ese día. Pero diría que hasta este punto ya he estado a punto de morir en varias ocasiones. Cada una de esas veces experimento un sentimiento de lo más extraño. Han sido cuatro en total. Cuatro.

También hay algo que pasa, en lo que a momentos me he sentido bajo asedio, ¿sabes? Está ese sentimiento de darte cuenta que el bombardeo ha finalizado. Que no recibirás más hostias, y que es tu momento para levantarte y responder. Siempre me siento orgulloso de sobrevivir a eso y poder decir aquello de “allá vamos”. Creo que es por eso por lo que tengo esta marca en mi cabeza [se la señala]. Me la hice con un micrófono. Me gusta levantarme. No puedo decir que me guste sentirme sobre la lona, pero sí adoro levantarme.

¿Crees que es algo adictivo este sentimiento de levantarse tras sufrir la adversidad?
Sí, y eso puede ser un problema. Ese puede ser mí problema. A veces, tú sabes, miro atrás y siento como que cada pocos años necesito alguien que me eche abajo, para que así tenga que ponerme en pie de nuevo. Y si no son ellos los que me echan abajo, ya lo hago yo. Desearía que eso se desvaneciese porque deseo aprender lo suficiente como para estar en paz. Creo que es por eso que quiero acabar en jodido Pals (localidad de la Costa Brava -ndr.). Si pudiese llegar a estar allí, estaría en paz. Entonces sería esa persona.

Foto: Kevin Zammit (Binaural.es)

Volviendo al tema relativo a Queens Of The Stone Age, especialmente a aquello que te ha marcado en el grupo, Tiempo atrás tuve la suerte de poder hablar en varias ocasiones con Alain Johannes. Es un buen tío.
Es el mejor que hay.

Siempre ha hablado muy bien de ti. Siempre ha dicho que has sido un gran apoyo en este último tramo de su vida. ¿Qué idea tienes respecto a él y qué consideras que ha aportado Alain a tu vida?
Alain es como mi hermano de otra madre, algo así como lo que es Billy Gibbons. Son gente muy gentil, con una antena frágil. Siento la necesidad de proteger a Alain. Da mucho a todo a su alrededor, y él se queda con nada. Y él tiene mucho que dar.

Hay gente que no es buena gente. Estos son los que se lo llevan todo y te dejan con nada. Eso no es justo, sea que lo que sea lo que me des. Eso no es importante.  Si yo conecto contigo, tú consigues todo de mí. Alain es igual en ese sentido. Una vez él acuerda estar contigo, tú obtienes todo de Alain. ¿Y quién es más talentoso que Alain? Nadie. Es una locura. No importa lo mucho que él se involucre en algo, él siempre consigue, simplemente por el hecho de estar ahí, que eso acabe siendo exponencialmente mejor. Alain también es divertido, y muy buen oyente. Sabe escuchar. Y es dulce y amable, y también puede ver dentro de ti, incluso cuando no estás bien. Él puede ver la parte buena de ti. Alain ha estado rodeado de gente que han sido unos capullos, y que no merecían nada.

Por lo que sea, yo puedo utilizar tanto el lado izquierdo de mi cerebro como el derecho. Un tío como Alain solo un lado. Si puedo ayudarle intentaré que no le jodan. Una de las cosas que más me han preocupado en estos últimos cinco años ha sido el hecho que he perdido contacto con Alain debido a mis problemas personales. Aún hablo con él bastante, pero no lo he visto apenas nada en un lustro. He estado demasiado ensimismado en la mierda con la que he tenido que lidiar. Echo de menos a Alain.

Nunca es tarde.

No, lo sé, aunque a veces es demasiado tarde. Pero no es demasiado tarde ahora mismo. Hablamos de forma frecuente pero me gustaría… Me he dado cuenta que he pasado muchos años siendo así… He estado demasiado nervioso respecto a ser como realmente me siento. Cuando veo a Alain pienso: “ojalá consiguiese acceder a una parte de mí mismo de la misma manera que Alain consigue hacerlo”. No de una forma celosa. Lo quiero demasiado. Podrías rebuscar por una ciudad entera, podrías rebuscar en Los Ángeles… Él es… Él es un tío de puta madre.

Nos acaban de decir que nos quedan cinco minutos. Quería preguntarte sobre aquello que sucedió en 2018 cuando tocaste en Mad Cool. En plena actuación invitaste a la gente a saltar la valla que separaba la pista estándar de la sección VIP. En general parece que el rock and roll se ha vuelto demasiado corporativo, y supongo que la percepción para los fans es que los fans se han vuelto avariciosos. O que los managers se han vuelto avariciosos, o que los promotores también. Es como que la diferencia entre clases respecto a la sociedad se ha adentrado de lleno en los conciertos de rock. ¿Qué opinas respecto a esto?
Sí. La razón por la que lo hice es porque es una mierda que los fans más acérrimos acaben lejos. También creo que un festival es un momento en el que estamos todos mezclados.

Me gusta ir a ferias renacentistas. Pese a que no vaya vestido para la ocasión me gusta ir porque todo el mundo se disfraza, y cuando ellos lo hacen no existen diferencias entre la gente. No importa cuanto gana nadie, ni nada por el estilo. Somos solo un buen grupo de capullos reunidos. Al hacer eso, todos se convierten en uno solo. Para alguien al que le cuesta sentirse integrado, me gusta cuando eso pasa. Yo lo haría. Yo sería parte de eso. Si tú arriesgas algo, yo haría lo que se requiera. Entonces: no me gustó lo que ví [en el Mad Cool]. Además: el cuerpo de seguridad trabaja para mí. Y no sé, esa mierda me molesta. Quiero un momento en el que no me sienta solo. En esos momentos, en los que todo el mundo se siente unido, están jodidamente unidos. No lo frenes y déjales que se sientan como tal. Casi me pone enfermo el hecho que a veces podría hacer cualquier cosa. Me siento totalmente fuera de control. Es por eso que he recibido mucha mierda de eso. De promotores y mierdas así. Pero no creo que eso fue un error. No sé lo que pasó cuando abandoné el escenario. Volvería a hacerlo de nuevo, pese a que adore el Mad Cool, y su increíble cartel y demás. Volvería a hacerlo en cualquier festival británico. De hecho lo hice hace poco en uno estadounidense.

Como he dicho antes: siento que pienso demasiado con dos partes diferentes de mi cerebro. El lado empresarial me importa porque el hecho que el dinero que surja no debe ir a la persona equivocada. Debe ir a Alain. No debería ir a nadie más. O debería ir al artista. No debería ser tan caro para que gente de a pie pueda ir [a los conciertos]. Además: entiendo que sea un negocio. Que tenga que ir bien para que continúe, por lo que entiendo que es jodido encontrar un equilibrio. Pero diré lo que dije al entrar en un sitio en el que no tengo demasiada idea de lo que sucede. Por lo que si me preguntas: siento que en esos momentos no sé lo que hace la gente.

No hago eso. Si fuese una distinción entre bebedores y no bebedores, lo entiendo. Pero esto va de “rings” de diamante. Allá vamos, lo diré: romantizo todo este asunto. Siento que es algo romántico el “venga, chicos, id a por ellos”. Lo amo demasiado. Sienta bien dejarse llevar porque… ¿a dónde vas a ir si de todo un planeta si al final “eso” no está allí? Créeme: me han tachado de problemático. “Has sido demasiado problemático”, me han dicho. Esto es algo un poco moderno. Pero creo que también es algo bastante sexy. Soy definitivamente problemático. Creo que eso bueno. Probablemente lo sea. Si toco allí de nuevo, lo haré de nuevo. Y amo a ese festival. No es algo exclusivo.

PABLO PORCAR & JORDI MEYA

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar