DestacadosRadiografías

La entrevista más personal de… Michael Shuman (Queens Of The Stone Age, Mini Mansions)

Abordando desde sus primeros pasos con Wires On Fire hasta el nuevo EP compuesto con Mini Mansions

Cuando solemos pensar en Queens Of The Stone Age irremediablemente se nos suele venir a la mente la figura de Josh Homme. Sí, aquel tío fornido, de seguridad inquebrantable y mirada altiva cuya pelirroja cabellera empezamos a divisar tras dar sus primeros pinitos con Kyuss en Palm Desert. Porque está más que claro: Josh es el cerebro, y también el corazón en las reinas de la edad de piedra. Él es el alma máter, el “dealer” creativo del asunto. La pieza más importante de un rompecabezas en el que también existen engrasados otros elementos de magna relevancia.

Porque pese al magnetismo y la omnipresencia de Homme existe oculto más, mucho más, en la identidad de los cimientos sobre los que se contruyeron sólidas obras como “…Like Clockwork” o “Villains“. Como la siempre encandiladora figura de Troy Van Leeuwen, caballeresca donde las haya. O la de Mike. Michael Shuman, el bajista. “Mikey Shoes”, para los amigos. El integrante más joven de toda la formación que con apenas 21 años de edad abandonó, al menos temporalmente, sus incursiones posthardcoretas para empezar a girar con el grupo de sus sueños.

En trece o catorce años Mike ha conseguido dar más pasos en terreno musical que algunos otros en toda una vida. El californiano arrancó al timón del navío de Wires On Fire para posteriormente agarrarse a Queens Of The Stone Age cual liana en plena concreción de “Era Vulgaris”. A partir de entonces el polifacético artista se ha abierta a todo: desde coquetear con la alquimia psicodélica inherente a Mini Mansions hasta concebir bandas sonoras para videojuegos y producciones cinematográficas de todo tipo.

El pasado mes de julio aprovechamos el paso de Queens Of The Stone Age en Barcelona, y el inminente lanzamiento del delicioso nuevo EP de Mini Mansions (“Works Every Time”, 28 de septiembre) para tratar de concertar un encuentro físico con Mike en la localidad costera catalana. Afortunadamente nuestras plegarias fueron escuchadas: unos 30 fueron los minutos de cara a cara que dispusimos con el carismático bajista en un pequeño bar del hotel Arts catalán. Escudado bajo unas estilizadas gafas de sol, Shuman dio respuesta a todas aquellas dudas que teníamos sobre su figura. Desde los puntos clave de su formación como músico hasta la gestación de su próximo disco con Zach Dawes y Tyler Parkford, sin olvidarnos tampoco de su evolución en la segunda línea de Queens Of The Stone Age, o su trabajo en la banda sonora de Grand Theft Auto V. Todo esto, y mucho más, a continuación.

Hola Mike. En primer lugar nos gustaría hablar un poco sobre tu vida. Concretamente sobre tus orígenes.  ¿Cuáles son tus primeros recuerdos relacionados con la música?

Si me voy muy atrás en el tiempo recuerdo escuchar el “Nevermind” y, lo típico, Green Day… En esa época es cuando empecé a tocar en un grupo por primera vez. No sabíamos muy bien lo que hacíamos, pero bueno, tenía mi grupo con mis amigos y teníamos unos ocho años. Así que así empecé a aficionarme al punk rock. Con 11 monté mi primer concierto en un club con mi banda. Y solíamos hacer flyers porque internet no existía.

 ¿Cómo aprendiste a tocar?

Empecé con el piano y luego tuve mi primera guitarra con 7 u 8 años. Y pensaba: “Quiero tocar en un grupo”.

¿Sí? Eras muy joven para decidir algo así.

Ya, y no ha cambiado nada. Mi trayectoria siempre se ha mantenido igual.

¿Y tus padres eran músicos o sabían tocar?

No, muy poco. Solo teníamos un piano en casa y querían que tocásemos igual que tocaban ellos, pero no son músicos. Tengo una hermana, y ambos aprendimos a tocar el piano hacia los 4 o 5 años de edad.

Guau.

Ya. Empezamos muy pronto, que creo que es algo inteligente.

Sí, por supuesto. ¿Y cómo empezaste a meterte dentro de la escena rockera angelina en los noventa?

Solía ir a ver a la gente guay a la que admiraba, como The Icarus Line que en su momento tenían unos 20 años. Ellos formaban parte de toda esa escena que surgió a partir de la discográfica Buddyhead Records. Bandas como esa fueron las que nos introdujeron en la escena real. La verdad es que no sé si sigue existiendo una escena de música de este tipo en Los Ángeles. Yo no la identifico. Pero en aquella época había algo especial, forjado en clubes como The Smell por grupos como No Age.

Ah, joder, sí, No Age, claro.

Todos esos grupos eran los que estaban surgiendo en ese momento cuando yo apenas era un chaval.

¿Y en aquel momento tú tenías más o menos 16 años o así, verdad?

Sí, estaba como en décimo curso, así que debía tener 16 o 17 años. Hicimos nuestra primera gira cuando tenía 17. Fue entonces cuando tocaba en Wires On Fire.

¿Cómo surgió la oportunidad de unirte a ese mundo cuando creaste dicho conjunto?

Pues esa era la cuestión; solíamos ir a The Echo o The Smell para a ver en concierto a nuestros grupos favoritos, cuyos miembros tendrían como 21 años o una cosa así. Y a nosotros nos parecían lo mejor del mundo. Íbamos mucho a verlos y pasábamos el rato allí. De hecho les acabamos conociendo como fans. Estábamos ahí en plan “Tenemos un grupo”. Al final se compadecieron de nosotros o yo qué sé, y acabaron cogiéndonos cariño hasta el punto de elegirnos para tocar en conciertos. Recuerdo uno… Antes de que nos llamásemos Wires On Fire éramos The Fallen, teníamos un póster y todo, y fuimos teloneros de Yeah Yeah Yeahs en The Troubadour. Teníamos como 18 años.

The Troubadour debe ser un sitio increíble para tocar.

Sí, y Yeah Yeah Yeahs eran en plan “Madre mía”, ¿sabes?

Sí.

Así que esa gente nos dio una oportunidad al actuar como nuestros hermanos mayores en la escena musical de Los Ángeles, y esto me llevó a conocer a Alain. Y bueno, una cosa llevó a la otra hasta que creamos el grupo.

Claro. Los Ángeles es uno de esos sitios en los que parece que todo está conectado de alguna forma, ¿no?

Sí, sí. Bueno, yo creo que al menos lo era. Ahora es… Ahora puede que simplemente yo me haya hecho mayor y ya esté cansado, no sé.

Somos mayores. Yo soy del 84, ¿tú del 85…?

Del 85, sí.

Estamos ahí ahí…

¿Verdad? Empezamos a perder perspectiva. Y yo creo que además con el mundo de la música actual, el negocio,  y cómo encuentras música… Ahora está todo en internet.

Sí.

Antes teníamos MySpace, pero…

Bueno, depende. Tenemos algún recuerdo de las cintas de cassette.

Ah, cassettes, sí, por supuesto.

CDs.

Por supuesto.

Y los inicios de Napster.

Claro.

Hemos vivido un cocktail de experiencias un tanto extraño.

Sí.

Es como…

Estuvimos al final…

…y al principio.

Sí, al final de lo bueno y cuando empezó a hacerse raro.

Sí, totalmente. Así que esos fueron tus primeros pasos, pero ¿cuándo empezaste a fondo con Queens Of The Stone Age? Porque previamente a entrar a tocar con ellos eras fan, ¿no?

Sí, muy fan. Eran uno de mis grupos favoritos.

¿Y cómo conseguiste dar ese paso en 2007? Porque tú venías de Wires On Fire y el sonido era un poco diferente, quiero decir, era más post hardcoreta.

Era muy experimental, como sea que quieras llamar a ese género. Lo que pasó fue que Aaron, que tocaba en The Icarus Line y era dueño de Buddyhead Records, se fue de gira con Nine Inch Nails y Queens Of The Stone Age. Y Alain y él hablaron y le dijo que estábamos buscando a alguien que  produjera nuestro nuevo disco y Alain acabó produciendo el disco de Wires On Fire con su mujer Natasha en… 2005, ¿puede ser? ¿2005? Mientras Alain estaba con esto también estaba de gira con Queens, en la gira de “Lullabies To Paralyze”. Recuerdo que hablaba de ello y decía que él no quería estar de gira con el grupo. Realmente no quería estar haciendo “tours” pero participaba en la grabación de los discos. Así que básicamente me recomendó, les dijo “Deberíais probar con este tío”, y lo mismo hizo mi amigo Aaron. Y fui a conocerles cuando estaban mezclando “Era Vulgaris.

¿Y cómo fue eso para ti?

Yo tenía 21 años, tío, así que imagínate… Fue una locura. Eran uno de mis grupos favoritos y yo era un niño.

 ¿Hiciste una audición?

Solo fui a conocerles. Y entonces ellos ya se hicieron una idea.

Vieron que había química…

Sí, y entonces vinieron a ver a Wires On Fire en una pequeña sala de Los Ángeles que se llama Three Clubs. Alain me avisó. Me dijo: “Van a ir a verte” y yo estaba… Sientes algo de presión…

 Me imagino, cuando ves ahí a Josh Homme…

Estaban todos sentados, Josh, Joey y Troy, estaban sentados en una mesa en una esquina.

Y tú estarías en plan “¡Joder!”.

Nosotros íbamos a tocar lo que sabíamos tocar. Éramos un grupo bestia, ¿sabes? Así que tampoco íbamos a cambiar nada. Hacíamos lo que hacíamos, y esa es un poco la razón por la que me quisieron en el grupo. Porque si hay algo que tienes que saber sobre Queens es que para todos nosotros se trata de ser tú mismo. Básicamente todo se reduce a eso. Esa es la razón por la que estamos todos en el grupo. Si no eres tú mismo, no lo vas a conseguir. Y… Bueno, sí, en realidad así es cómo ocurrió. Así me contrataron para la gira.

 ¿Te sentiste un poco como un mercenario en ese punto concreto de tu trabajo con Queens?

Un poco, pero para mí eso no importaba porque tenía 21 años. Era en plan “esto es una pasada”, ¿sabes? Este es mi puto grupo favorito y pensaba: “Esto es genial”.  Y bueno, entonces, cuando ya terminamos ese ciclo… O sea, yo me sentí muy cómodo desde el principio, pero una vez terminamos esa etapa y empezamos a hablar de grabar un nuevo disco, es cuando se me empezó a tratar como un miembro del grupo, ¿sabes? Eso fue un gran paso.

¿Cuándo palpaste esas sensaciones?

Hacia el primer o segundo año ya sentía que era un miembro del grupo. Pero cuando empezamos a componer, yo estaba en plan “vale, esto es real”. Josh pedía mi opinión sobre qué deberíamos hacer y ahí… ahí es cuando sentí, ya sabes, que aunque él es el líder éramos un equipo a la hora de crear ese disco. Así que ahí fue cuando lo sentí, con “…Like Clockwork. Y bueno, obviamente teníamos una relación mucho más cercana también como amigos y eso también afecta al proceso de creación de las canciones. Pero sí, esa fue la primera vez. Antes tocaba riffs que ya estaban escritos y en “…Like Clockwork” pude componer mi propio material. Cada vez que tocas o cantas tu propia música es mucho mejor, porque te sientes más cómodo. Así que en aquel momento también cambió mi forma de tocar, porque podía hacer lo que quisiera, ¿entiendes?

¿Qué canción del grupo es aquella que consideras más tuya de los dos últimos discos?

Mmm… Yo creo que algo así como “The Evil Has Landed”. Ahí tuve la oportunidad de hacer lo que quería. Para mí, ahora, esa es una de las canciones que es como “Vale, este soy yo, esta es mi forma de tocar”.

Una forma de tocar que ha imperado de lleno en uno de tus proyectos musicales más importantes: Mini Mansions. ¿Era hacia el 2009 o 2010 cuándo sentiste que tenías que empezar a trabajar en una banda así al margen de Queens Of The Stone Age?

Sí, bueno, realmente yo habría seguido con Wires On Fire, estaba tratando de seguir conla banda y, durante un tiempo, también tuve Jubilee que no era nada demasiado bueno. Lo de Jubilee fue algo un tanto efímero. Realmente no funcionaba del todo. Recuerdo que se suponía que íbamos a empezar a grabar “… Like Clockwork”, y Josh me llamó un día y me dijo: “Sé que íbamos a empezar… pronto, pero acabo de hablar con John Paul Jones y Dave y estamos pensando en hacer esta banda (Them Crooked Vultures), así que vamos a tener que esperar un poco”. Y yo en plan “Vale, eso es genial para ti”…

“Pero para mí”…

Sí, ahora tenía tiempo. Así que pensé: “Vale, no me voy a quedar aquí parado, eso está claro”. Jamás. No es que necesitase algo propio, simplemente necesitaba encontrar algo en lo que centrar mis energías. Así que ahí fue donde empezó.

 ¿Cómo surgió la posibilidad de trabajar con Zach y Tyler?

Zach y yo habíamos tocado juntos en un grupo antes. Por otro lado Tyler y yo nos conocimos y pensé que era una persona muy diferente. Era un tío muy inteligente a temprana edad. Y yo pensaba que me encantaría hacer algo con él en algún momento. Así que se mudó de nuevo a Los Angeles y hablamos sobre ello.

En septiembre sacáis un nuevo EP. Suena realmente fresco. De hecho parece que se desvía un poco del rollo psicodélico que habíais hecho antes. ¿Cómo lo concebisteis?

En realidad el EP lo hicimos bastante rápido. Habíamos compuesto las canciones anteriormente. El proceso en gran medida fue el siguiente: Tyler compone un tema, acordamos entre todos tirarlo adelante y acabamos trabajándolo de forma conjunta. Canciones como “Works Every Time” surgieron así. Esta canción era una demo y era como “vale, sabemos básicamente qué es esto que tenemos, vamos a desarrollarlo”. Yo creo que no nos llevó mucho tiempo materializarlo, la evolución era natural. Nuestro primer disco era bastante… psicodélico.

Sí. Sobre ese perfil de sonido… Sabes, hay una cosa curiosa que sentía que te tenía que preguntar. Fui a ver a Arctic Monkeys como hace 3 semanas al Royal Albert Hall.

Sí.

Y mientras escuchaba su música, me acordé de esta canción vuestra, “Creeps”. Recuerdo que este tema es de 2015 y era totalmente ese rollo de psicodelia setentera nada estridente. Vamos, todo “Tranquility Base Hotel & Casino”. Cuando escuchaste el nuevo LP de Arctic Monkeys, ¿no te lo pareció? Que hay como cierto parecido, supongo que por Zach… [Zach Dawes es bajista de The Last Shadow Puppets]

Bueno…

Lo puedes decir (risas).

Bueno, no me corresponde a mí decirlo (risas). Yo creo que… Es gracioso porque mucha gente, cuando salió el disco, me mandó un mensaje, a mí o a Zach diciendo: “Suena como Mini Mansions”.  Entiendo lo que dice la gente.

Ya.

Puedo entenderlo.

Yo tuve esa sensación…

Mucha gente la tuvo. Y no sé, yo creo que si eso fuese cierto, es algo natural. Somos todos amigos, ¿sabes?  Así que… Alex había hecho cosas con nosotros antes y Zach acabó participando en The Last Shadow Puppets con Tyler, y luego Tyler y Zach también acabaron tocando en el disco de los Monkeys. Creo que de forma natural los grupos cogen cosas de tus amigos. Sabes, simplemente por girar con Arctic Monkeys y con Tame Impala yo me quedé con pequeñas cosas. Incluso de forma inconsciente. Aprendes de otras personas y eso acaba apareciendo en tu propio trabajo de alguna forma.

Ya que estamos, ¿qué te pareció la “no campaña” promocional que Arctic Monkeys hicieron de “Tranquility Base Hotel & Casino”?

Creo que fue inteligente. Sentían la necesidad de hacer algo distinto con este álbum, no solo desde el punto de vista musical, sino también en la forma en que lo presentaban al mundo. Yo creo que Alex tenía una visión muy clara y sé, porque le conozco, que tenía esta visión desde hace mucho. Con el artwork… con todo, ¿sabes?  Está todo muy pensado. Las letras de este disco son excelentes.

 Hay quien dice que son un poco del estilo de Bowie.

Sí, no sé tío, es inteligente. A mí me gusta mucho. Es como “¿Sabes qué? Somos los Arctic Monkeys”. Son un buen ejemplo de que no tienes por qué seguir la misma fórmula que sigue todo el mundo de: sacas una canción, la pones en streaming, y esto y lo otro. Ellos sacaron el álbum directamente el día de su lanzamiento. Y ahí ya escuchas el disco. Funcionó.

Con Queens no se ha llegado a eso pero habéis ido variando la forma de promocionar los discos.

Sí, sí.

¿Ha pensado Josh hacer algo como lo de “Tranquility Base Hotel & Casino” con Queens Of The Stone Age?

No sé, realmente no hemos hablado sobre ello. Creo que con “… Like Clockwork sacamos algo un poco del estilo…

Sí, eran como pequeños teasers, ¿no?

Lo que Josh y yo solemos hacer y que a todos nos gusta es jugar un poco con el humor. No tomárnoslo en serio, ¿sabes? Aunque algunas canciones son muy serias, nunca nos lo tomamos tan en serio.

Da esa sensación: siempre hay una delgada línea anidada a toda la estética del grupo.

Siempre hace falta poner algo de humor.

Sí. También un poco en Mini Mansions. Por ejemplo, la versión de “A Girl Like You”. Va un poco en esa línea.

Sí, a ver… A mí me encanta toca esa canción porque es un puto clásico. Un clásico. Y no quería hacerlo igual, ¿sabes? Todo el mundo la conoce. Así que tienes que buscar algo para hacer que sea diferente. Pero sí, fue divertido y acabamos con Mike Kerr de Royal Blood tocando en la versión. Tocó la guitarra también.

¿Y no hay más colaboraciones en el disco o en el EP?

Sí.

¿Cuáles?

Jon Theodore…

Ajá.

Toca la batería en “Works Every Time”. Mi amigo Darren, que tocaba en Wires On Fire, también toca la batería en tres temas. Y luego Mike Kerr toca el bajo y la guitarra en la cover.

Genial.

Pero sí, quedan otras colaboraciones por ser desveladas. hicimos unas cuantas más pero no voy a desvelarlas, al menos de momento.

Por cierto, cuando estaba mirando las letras de la primera canción se me vino algo a la cabeza. ¿Es una mera casualidad que recuerde la película “Anchorman” al escucharla? De hecho incluso habéis empleado la imagen de Will Ferrell en esa película en un teaser subido a las redes.

No había pensado en ello hasta que vi un anuncio de Colt 45. Y me quedé como: “Oh, it works every time” y pensé “Ah, está guay”. De hecho lo vi en una tienda en la que vendían alcohol, y yo ni siquiera lo sabía. Simplemente pensé que podría ser gracioso y que la gente se quedaría en plan “WTF”. Pero no, no tiene nada que ver, no tiene nada que ver con eso.

Bueno, ¿y qué planes tienes ahora? Porque ahora termináis esta gira y luego empiezas la gira con ellos en octubre, ¿no?

Gira de Queens en Australia. Y después vuelvo y ya hacemos lo de octubre, sí. [Mini Mansion girarán en octubre por Estados Unidos con Arctic Monkeys]

A partir de entonces, ¿qué os espera?

Después volvemos. Habrá más música el año que viene.

Vale, uno de esos giros inesperados de Josh, supongo…

Sí, se lo haremos saber a la gente, ya se lo haremos saber. Pero de momento, digamos que no va sobre esto.

¿No va sobre esto?

No, no va sobre esto. Es un principio.

¿Un principio?

Es una vuelta a los orígenes. Porque, claro, no hemos tocado durante mucho tiempo, ¿sabes? ¿Como 2 años o algo así?

Vale.

Así que es la forma de volver.

Pues ya veremos. Me has dejado un poco intrigado, la verdad. 

Sí, pero todo se aclarará.

Sí, guay. Genial. Bueno, tengo otra pregunta que te tenía que hacer sí o sí. Es sobre cuando tenías como 11 o 12 años. Saliste en una película…

Ya estamos (risas).

Ya estamos, sí. Lo vi ayer. En “The Wedding Singer” (risas).

¿La viste?

Sí.

Genial, ¿qué tal lo hacía?

Actuabas bien, una buena actuación ahí. Pero es como… fue muy gracioso porque estaba viendo la escena en YouTube y no me lo esperaba.

Sí.

Y la estaba viendo y pensaba: “¿Dónde coño está Mikey aquí? No le veo, no le veo” y, ¡boom!

Sí.

¿Cómo surgió esto?

Sabes, es gracioso. ¿Viste cuando salen todos los niños en fila?

Sí.

Lo gracioso es que Zach de Mini Mansions está en esa fila también.

¿Zach también?

Sí. Es… No soy actor y no quiero serlo, o bueno, a lo mejor algún día soy actor, ya veremos. Mi padre trabajaba en el mundo del cine, era productor, y yo estaba en plan “Papá, papá, déjame salir en esta peli”.

Una película de Adam Sandler

Sí. De hecho, Adam Sandler me dio mi segunda guitarra. Mi padre hizo esta película que se llamaba Bulletproof. No era muy buena, era una peli con él y Damon Wayans. Fui al rodaje, y acabé en su caravana. Yo tenía como 9 años. Recuerdo que tocamos él y yo “Do You Want To Know a Secret” de los Beatles. Al día siguiente mi padre vio a Adam. Y 24 horas después mi padre vino a casa con la guitarra que Adam le había dado para mí, lo cual es un detalle.

¿Y le has vuelto a ver alguna vez?

Pues precisamente le vi varias veces con el paso de los años, pero hace poco coincidimos en Hawaii. Estábamos los 2 en el mismo hotel. Y yo le dije: “Tío, ¿sabes que mi padre era productor?”.

 “¿Te acuerdas de mí?”

Sí.

¿El chico de la guitarra?

Ahora yo también toco. Han pasado 20 años.

Qué bueno. ¿Y has tenido algún otro tipo de relación con el mundo del cine?

No, no como actor. He empezado a hacer alguna banda sonora…

Sí, vi lo de Grand Theft Auto V.

Bueno, está eso. Pero tío, sinceramente solo toqué el bajo un par de días.

Pero tuvo que ser muy guay tocar ahí porque es es el videojuego más importante de los últimos años. Una macroproducción.

Lo sé, pero yo no juego, la verdad. Mi amigo hizo la banda sonora. Yo solo fui, toqué e improvisé con los baterías durante dos días. Es un mundo esto de los videojuegos… Yo creo que es un mundo raro.

Sí, he visto que Alain…

Alain hizo la banda sonora de un “Call Of Duty”. Es mucho trabajo. Es mucho trabajo.

La gente que te rodea, en este sector, está empezando a meterse en el mundo del cine, de las bandas sonoras y eso.

Sí, yo he hecho 4. Hice 3 por mi cuenta… “Feed” fue la primera que hice. Después Josh, Troy y yo hicimos esta película alemana que se llama “In The Fade”. Tengo otra que va a salir. Y también hice una para una film televisivo…

¿Una película de la tele?

Sí, era horrible.

¿Pero va a salir?

Ya salió. Se llama “Escaping Dad”.

Guau… suena prometedor.

Horrible, horrible. Pero sabes, yo solo quiero mancharme las manos, ¿entiendes? Hago cosas de estas pero no por el dinero. Solo quiero aprender… Seguiré intentándolo.

¡Nos vemos pronto, Mike! Un placer. Gracias por la entrevista.

A ti.

Entrevista: Pablo Porcar
Transcripción: Bea Ezquerra

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. Llevo ocho años escribiendo sobre música alternativa para esta web, y también colaboro puntualmente en la revista nacional Rockzone . Amante del folk, rock alternativo y el indie en general. Twitter | @pabloporcar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.