DestacadosEntrevista

[Entrevista] River Omelet: «Nuestro proyecto reúne ternura, sensibilidad, armonías y potencia»

river omelet

Acostumbrados a vivir rodeados de centenares, por no decir miles de grupos de versiones, cuesta encontrar algún proyecto de los mencionados que, sin créditos ni referencias a «hits» ajenos de por medio, haya conseguido dar un paso al frente para desvincularse de ADNs añejos para así conseguir destacar por su cuenta y riesgo . Este es el caso que se empieza a palpar en River Omelet, una formación concebida por Lluís de Puig, Gina Woods y Eli Haddock a partir del (¿temporal?) fin de Shamrock Vagabonds, formación de covers que el trío conformó durante tres años y que les otorgó cierta fama dentro de dicho mundo hasta bien llegado 2020.

El paso al lado está dando sus frutos: con solo un año de existencia, River Omelet ya está generando ruido en medios y algoritmos virtuales gracias a singles como ‘Aidan & Molly’, ‘No Filter’ o un single tan radiado como ‘Wild Darts’, todos ellos extraídos de un álbum debut – «Come in, you’ll see the flat» – editado en plena pandemia. Folk armónico, floreado y de estrecha consonancia con el sonido coral del álbum debut de The Head And The Heart se impone en una propuesta acuñada por Acqustic que continúa yendo a más en 2021 gracias al aterrizaje de sencillos como ‘A Waste Of Time’ o un ‘Closer’ cuyo videoclip justo ha sido publicado en YouTube esta misma semana. Con tal de conocer más sobre el cronograma de River Omelet y la llamativa transición profesional vividas por sus músicos, disparamos 1001 cuestiones a la banda en un distendido encuentro que mantuvimos en la acogedora morada «gracienca» de Lluís.

He estado indagando por la red y aún no existe una entrevista entera sobre vosotros.

Lluis: El motivo de esto pasa por el hecho de que este grupo en realidad solo tiene un año de vida. Nosotros teníamos un álter ego, Shamrock Vagabons, y de este sí que existe un poco de información. Es cierto que hemos hecho alguna entrevista local pero no mucho más. Pero como era un proyecto de versiones no encajaba en los medios. En ese momento todo lo que salía era simplemente lo que tocaba. Con River Omelet es diferente. Todo empezó con el grupo el primer día de la pandemia. Literalmente.

¿El primer día?

Lluís: Sí, sí. El primer día. Nuestro primer single salió el día que se declaró el estado de alarma.

Gina: Nos quedamos heladas.

Lluís: Llevábamos meses y meses preparando esto, ese lanzamiento en concreto. Existía mucho esfuerzo. Y el día que sacamos eso… Vimos las noticias y todo estaba colapsado por lo que estaba aconteciendo en el país. Al final todo lo que teníamos programado, gira incluida, se vino abajo…

Eli: Videoclips también…

Lluís: Pese a todo, estamos muy contentos. Luchamos mucho para volcarnos en el ámbito digital. No nos conocía nadie y si nos conocía alguien era por Shamrock Vagabonds, así que les comunicamos a aquellos pocos que nos conocían que nos siguiesen igualmente, que íbamos a hacer algo propio. Pero claro: no lo podíamos demostrar. No podíamos defenderlo en vivo. Teníamos montada una banda, gira… Nos encontrábamos en un momento que estábamos buscando booking, estábamos buscando management, sello discográfico… Era un momento muy importante. Todo el mundo nos decía: “cuando veamos cómo funciona, hablamos. Porque aún no os hemos podido escuchar”. Pese a todo estamos muy contentos porque hicimos mucho trabajo a nivel digital. Hicimos mucho curro en plataformas digitales. Y esto derivó, entre otras cosas, que el primer single tuviese un boom muy bestia.

‘Wild Darts’, ¿no? La verdad es que con ese sencillo estáis ya rozando las 100.000 escuchas en Spotify.

Lluís: Sí. Todo bien.

Eli: Por un lado consideramos que la pandemia fue una gran hostia a muchos niveles. Pero por otra creo que el hecho que la gente estuviese encerrada, y frente a las pantallas, nos ayudó. A mí personalmente lo que me daba más miedo era el cambio de Shamrock Vagabonds a River Omelet. Que la gente no entendiese nada en esa conversión y ese cambio de ADN. Cuando haces un concierto es mucho más fácil que la gente entienda lo que está pasando pero si no lo ven es más complicado.

¿En general teníais miedo en esa transición? Porque vuestro caso es muy llamativo: de grupo de versiones a grupo propio y todo empieza a fluir de forma bastante rápida.

Lluís: Sí, de hecho existe una anécdota que nos perseguirá siempre. Sucedió el día en el que decidimos qué hacer con la cuenta de Instagram de Shamrock Vagabonds. Y con el Facebook. Porque teníamos una base de fans considerables (unos 2500 aproximadamente). Era o abandonarlo o hacer un cambio de nombre. Cuando haces un cambio de nombre sucede algo: aquellos que les gustas tú te seguirán porque confían en ti, como músico. Si no cambias el estilo de música encaja. También estaban los que nos seguían porque hacíamos versiones. Nos daba mucho miedo obligar a la gente a seguir pese al cambio. Existió una disparidad de opiniones muy grande y al final apostamos por empezar de cero, creando un nuevo canal. Eso es lo que nos daba más miedo: comenzar de cero. Tuvimos un gran número de gente que dio el paso inmediatamente pero llegó un punto en el que nos dijimos: “quizás es menos de la que nos esperábamos. Ya que de 2500 han pasado unos 500”. El resto se ha tenido que luchar o se han quedado allá. Creo que hicimos bien porque esos probablemente no hubiesen acabado siguiéndonos.

Eli: También creo que parte de nuestros seguidores nos seguían desde la distancia, desde lejos. O de fuera, de redes y ya. Pero también queríamos conservar el proyecto de Shamrock Vagabonds, la verdad. Lo dejamos un poco ahí al lado.

Lluís: Para nosotros es muy diferente. Yo siempre pienso en… ¿Sabes Love Of Lesbian? Tenían un grupo llamado Los Niños Imantados. Tocaban bajo ese proyecto todo el petardeo que no les entraba en el otro concepto. Se lo pasaban genial… En el fondo es lo que hacíamos nosotros. Nos gustaba y nos gusta mucho tocar temas de fiesta, pero no es algo que queramos hacer nuestro. Que queramos hacer en nuestro proyecto. Con Shamrock Vagabonds podíamos coger un tema de Britney Spears y tocarlo como si fuese Mumford & Sons. Pero en el momento de composar no sentíamos esa orientación hacia la fiesta. No podíamos tenerlo todo.

Eli: Era como si nos hubiésemos hecho mayores (risas).

Lluís: Al final creo que a base de comunicarlo mucho conseguimos diferenciación. Ayudó mucho que Eli y Gina la toquen mucho en temas de imagen, etc. Hemos pedido ayuda externa puntual pero generalmente nos lo cocinamos todo nosotros. Gracias a eso hemos conseguido separar los dos conceptos.

¿Cuál de los tres era el que estaba más preocupado en ese momento?

Eli: Yo no sé si lo que me preocupaba más era la pandemia o qué.

Lluís: La Gina, por ejemplo, habría preferido mantener Shamrock Vagabonds.

Gina: Yo me habría quedado con el nombre de Shamrock Vagabonds anunciando que haríamos temas propios. O hubiese dicho que nos pasábamos a llamar River Omelet manteniendo el Instagram de Shamrock Vagabonds.

Eli: Veo bien lo que dice Gina y veo bien lo que dice Lluis. No puedes pensar que vas a decidir algo sabiendo qué pasará. Eso es imposible. A día de hoy me alegro de haber hecho en su día esa diferenciación. Y si algún día queremos recuperarlo… Seguro que la gente se acordará.

Entonces entendéis que Shamrock Vagabonds ha quedado definitivamente en un pasado.

Lluís: Sí. No sale a cuenta.

Eli: Y ahora como Shamrock no tendríamos futuro. En plena pandemia… Estamos a contracorriente pero estoy contenta.

Si tuvieses que marcar los pros y los contras de una transición como esta… ¿cuáles serían los que anotaríais en el listado? A buen seguro que otros grupos similares al vuestro, que han pasado de ser uno de versiones a otro con material original, debe ser vuestro caso con mucha curiosidad.

Lluís: Creo que de puertas para afuera no se ven demasiado los contras, pero de puertas para adentro hay bastantes. Nosotros hemos sufrido bastantes altibajos en esta decisión. Hemos discutido algunas veces.

Gina: Por suerte hemos acabado yendo todos a una para tirar las cosas hacia adelante.

Lluís: Se hizo complicado a momentos contemplar cómo empezábamos de cero de nuevo. Claro: en esos instantes piensas “ojalá haber mantenido lo de antes”. Pero a su vez creo que los pros son muy acertados. Creo que el público que nos está conociendo y nos conocerá es un público al que le gusta mucho más la música. Eso me gusta mucho y eso es algo que no lo teníamos antes. Creo que hemos ganado con esto. La gente que nos escucha ahora nos escucha por lo que hacemos al 100%. Antes parte del mérito era de Britney Spears o Mumford & Sons. Ahora sentimos en el grupo que todo es genuino. Ahora te cantan lo tuyo. Antes cantaban mucho más fuerte pero no eran canciones tuyas. Eso lo echábamos mucho de menos. Ahora nos sentíamos mucho más seguros en ese sentido. Porque si hacemos un sold out nos lo merecemos solo nosotros.

Claro, supongo que eso genera un cambio importante en el nivel de confianza que siente uno.

Eli: Por supuesto.  

Gina: Sí, sí. Y te conecta de otra manera con el público. No es lo mismo conectar con el público con un tema de Mumford & Sons que con uno tuyo.

Lluís: Yo había estado en otros proyectos propios y la verdad es que ese sentimiento lo conocía.

Es verdad: que cada uno de vosotros proviene de backgrounds diferentes.

Lluís: Yo venía de un grupo de pop rock catalán. Indie pop, se podría decir. Se acabó en su día. Y es verdad que ese sentimiento es diferente.

Eli: Con Shamrock Vagabonds siempre pasaba que, cuando diseñábamos el setlist, lo hacíamos pensando en el público. Y eran bombazos muy enérgicos. Ahora, en cambio, podemos decidir tocar cinco canciones muy rebajadas y tranquilas. Piensas en lo que la gente querrá escuchar, pero confías en que ellos vayan en tu línea.

Antes deduzco que jugabais siempre con la euforia de los espectadores.

Eli: Claro. Ese era mi sentimiento.

Gina: Buscábamos la fórmula.

Eli: Habían versiones que las teníamos que tocar porque sabíamos que si las tocábamos lo iban a petar.

Lluís: Y mantener los BPMs.

Eli: Ahora no pensamos en eso. Pensamos con un foco más musical.

Lluís: Ahora ya no nos vienen para escuchar algo y estar de fiesta. Ahora vienen a escuchar música. Eso nos permite hacer algo que me flipa: coger una guitarra y estar allí, sobre el escenario, a tres voces. Estamos todo el rato haciendo armonías. No existe ningún momento de euforia pero estás disfrutando de las sensaciones. Tenemos canciones que son así y nos consta que son las favoritas de mucha gente. Ahora cubrimos diferentes tipos de público y eso me llena mucho más. Creemos que nuestro proyecto reúne ternura, sensibilidad, armonías y potencia. Porque nos gusta jugar con las armonías para subir y bajar cuando nos plazca. Esas dinámicas son muy nuestras. Y ves que la gente lo disfruta.

¿Cuál fue vuestro primer concierto?

Eli: En el Castell de Montjuic.

Gina: Bueno, en la Apolo.

Eli: ¡Es verdad!

¿Cómo lo encarasteis?

Eli: Hicimos de teloneros de A Contra Blues en la Apolo. Eso fue en noviembre de 2019.

Lluís: Fue un preestreno que hicimos en un formato reducido.

Eli: De gente había un poco más de la mitad del aforo. Y todo esto era sin haber publicado ni una sola canción nuestra.

Lluís: Esto fue heavy. Porque conservábamos los fans.

Gina: La gente vino por 1) A Contra Blues. Y 2) para vernos. Llevábamos tiempo diciendo que haríamos temas propios por lo que hubo gente que se apuntó para ver cómo sonaban.

Lluís: Es bastante bestia pensar que vendimos bastantes entradas ese día. Fue un bolo muy cortito, de solo media hora, pero fue muy intenso.

Esto fue en noviembre. Después hasta la cita en junio-julio en el Castell de Montjuic no hicisteis ningún otro show ¿no?

Eli: Inicialmente teníamos prevista una actuación en Barcelona en la Moritz. Y también habíamos agendado otro después en la CAT de Gràcia. Los dos se cayeron. A raíz de eso salió lo del Castell de Montjuic.

¿Había bastante gente en ese directo, no?

Eli: Unas 250 personas aproximadamente. Solo habíamos hecho como una actuación en casi dos años así que imagínate cómo estábamos… Y encima estábamos con banda. Llevábamos teclista y también percusionista.

Lluís: Fue muy accidentado todo porque la semana anterior La Generalitat dijo que no se podían hacer conciertos y se rogaba a la gente que se quedase en casa. Todo por motivo de un rebrote. Por eso mucha gente se echó atrás. Sala.Cat, Curtcircuit y Ada Colau defendieron la música en vivo en Barcelona, por lo que pudimos acabar realizando el directo.

Eli: Recuerdo que estábamos de mal rollo entre nosotros. Estábamos demasiado nerviosos. “Que no, que sí…”. Fue una movida.

Lluís: Fue un poco heavy. Pero nos vaciamos… (risas). Extremadamente emotivo para nosotros.

Gina: Recuerdo que al empezar me temblaba la voz. Como si fuese el primer concierto. Encima en ese sitio, pensando que era el primer concierto en mucho tiempo, con amigos… Yo solo pude relajarme cuando se estaba acabando la actuación.

A partir de entonces os habéis dedicado a ir pasando página con la publicación de nuevos singles.

Lluís: En ese momento en 2020, al ver cómo iba la cosa, pensamos algo como “vale, en vez de sacar el disco de golpe lo sacaremos por fascículos”. Que es lo que hacen todos ahora. Fuimos sacando la movida poco a poco. Al principio una serie de singles, un EP… Al final cambiamos toda la estrategia. A partir de eso llegó el tercer o el cuarto rebrote y se volvió a complicar el asunto de nuevo. Todo se canceló pero conseguimos hacer una mini gira en septiembre. Esto fue justo antes de que se volvió a chapar todo en octubre. Hicimos una segunda presentación en CAT y dos bolos más. En 2021 ha empezado el año mucho mejor. Hemos hecho dos sold outs en la sala Upload que fue algo brutal.

Eli: Dos pases en el mismo día.

Lluís: Ahora tenemos unas siete fechas confirmadas para este verano. Tenemos programados algunos singles hasta bien entrada la temporada otoñal. En verano llegará una bastante veraniega, y en septiembre sacaremos una canción que creo que sorprenderá a la gente. Se acerca más a Lana Del Rey, por decir algo, que no a Mumford & Sons. Trabajamos sobre cuatro «estacionalidades» que acompañaremos de una estética. Ahora con ‘Closer’ estamos con una estética en blanco y negro pero en el fondo es muy veraniega. El videoclip así lo refleja, con una transición de color. Esta es nuestra idea de futuro. Pero no queremos hacernos muchas ilusiones porque no tenemos ni idea de cómo acabará. Ya acabamos escaldados en su momento por lo que queremos ir paso a paso…

Eli: Antes acabamos haciendo muchas cosas de golpe. Ahora tenemos trabajo pero creo que lo estamos gestionando bien.

Lluís: Antes con Shamrock Vagabonds teníamos tres conciertos por semana.

Gina: Era duro. Recuerdo que en verano casi no podíamos salir de Barcelona.

¿Y vuestro objetivo como grupo pasa por vivir de la música?

Lluís: ¿Vivir de la música? Al revés: nuestro objetivo pasa por vivir la música.

Eli: Si ya hemos pasado una pandemia, ¿qué más hemos de pasar?

Lluís: Ahora lo que quiero es disfrutar de todo lo que hagamos. Que todo lo que ha pasado hasta ahora ha ido un poco atropellado. Entre los tres años de Shamrock Vagabonds y la pandemia llegamos a un nivel de saturación personal e interna tan heavy que tuvimos que replantearnos todo… «Esto es insostenible», pensamos. Creo que hemos hecho muy bien al aprender a darle la vuelta a la situación. Lo que queremos es disfrutar lo que se nos presenta y ya. Hemos hecho mucho trabajo este año, eso sí.

Agrada mucho escuchar el mensaje que transmites. Existen muchos grupos obsesionados únicamente por hacer de su pasión su profesión.

Lluís: Es que hemos pasado por allá.

Eli: Estamos más tranquilos utilizando un poco esto como válvula de escape que haciendo otra cosa.

Gina: La música es lo que más quiero. Pero es ver situaciones como la pandemia y es fácil que se te gire tu concepción de aquello que tanto amás por la angustia. Para mí es: ir haciendo y todo lo que llegue, bienvenido sea. Y si no existe un boom, pues oye, es lo que hay.

Lluís: Con Shamrock Vagabonds vimos que lo más sano era no vivir de esto. Cada uno de nosotros tenemos otros trabajos y lo llevamos de forma tranquila.

River Omelet parece un grupo perfecto para festivales y eventos veraniegos. Pero también encaja muy bien en otros perfiles de eventos. De hecho tiene un punto muy transversal. Hablando ya de influencias y esencias… ¿Consideráis que existen muchos grupos como vosotros aquí?

Eli: No me gusta decirlo pero no (risas). Mis amigos no escuchan todo lo que he escuchado a lo largo de mi vida. Solo por eso ya se marca cierta diferencia. No digo que sea mejor o peor… No hay grupos.

Lluís: Creo que los tres tenemos una educación musical muy antigua.

Eli: Sí, muy anticuados (risas).

Lluís: Por eso es divertido comprobar de dónde sale un tema cuando estamos componiendo. Tranquilamente puede salir uno que mezcla Dire Straits, Johnny Cash, Bruce Springsteen… e incluso algún que otro grupo actual.

¿Cómo cuales?

Lluís: Yo la verdad es que soy de los que escucho menos cosas actuales del grupo. Menos “amplio abanico”, por decirlo de una manera. Escucho mucho a Josiah Johnson y cosas del rollo folkie. También Manel, Clara Peya, jazz de fusión…. No escucho reggaeton, techno…

Gina: ¡Para eso estamos nosotras! (risas).

Lluís: … no escucho urbano. Sí que me gusta el rock… Aún escucho The Vaccines. O Patrick Watson, que es totalmente diferente. Creo que ellas escuchan mucha más música actual.

Gina: Les pasé mi playlist de lo mejor del año y vamos… No sé si en el número uno estaba Rosalía o Johnny Cash, o algo muy de folk puro y clásico. Escucho mucho a Joni Mitchell o Don McLean…

Eli: Yo soy como Gina, que no existen barreras en lo que escucho. Escucho música de todos los tipos y me acaba seduciendo cualquier cosa. Mira… Lo que estaba escuchando hoy era ‘To My Love’ de Bomba Estéreo.

Lluís: Pese a todo, y es curioso, cuando componemos los tres sale a flote todo lo que arrastramos desde el pasado. Pese a escuchar esto componemos basándonos algo en artistas como Bob Dylan… Creo que nos encontramos entre nosotros en ese tipo de música porque era lo que escuchábamos cuando éramos pequeños. Por eso creo que conseguimos que fácilmente las canciones encajen en un mismo disco. Eso es algo muy fuerte porque generalmente cuando componen dos personas acabas identificando fácil qué temas ha compuesto cada uno de ellos. Con nosotros no pasa eso.

Desde fuera la verdad que todo suena tan cohesionado que de alguna extraña manera todo parece encauzado en un mismo modo.

Lluís: Es que nos sale así. Cada uno de nosotros tiene su propio sello y creo que nos deberías conocer un montón para atisbar esos ramalazos creativos propios tanto de Eli o Gina como míos.

Os seguiremos escuchando con atención. ¡Un placer haber compartido este rato con vosotros!

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.